Es noticia
Menú
Revés estratégico para España: la OTAN mirará aún más el flanco oriental y no al sur
  1. Mundo
Cumbre en Madrid en junio

Revés estratégico para España: la OTAN mirará aún más el flanco oriental y no al sur

La crisis ucraniana desbarata la esperanza de la diplomacia española de que la cumbre de la Alianza Atlántica en Madrid sirva para poner el énfasis en el Sahel y en el Magreb

Foto: Pedro Sánchez. (EFE/EPA MONCLOA)
Pedro Sánchez. (EFE/EPA MONCLOA)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

El Gobierno de España aspiraba a que la cumbre de líderes de la OTAN, que acogerá en Madrid en junio, sirviera para que la organización de defensa transatlántica pusiera un poco más el foco en su flanco sur, en el mundo árabe y en el Sahel, que atraviesa grandes turbulencias. El ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel Albares, formuló ese anhelo con claridad en la entrevista que concedió, a finales de enero, al diario 'Financial Times'. “El Mediterráneo, el Magreb, el Sahel y África subsahariana son vitales para la OTAN”, declaró con la mente puesta en esos Estados africanos semifallidos y asolados por el terrorismo.

La invasión de Ucrania por Rusia ha vuelto a poner el énfasis en el que ha sido tradicionalmente el flanco prioritario de la Alianza Atlántica: Europa del este. Los vecinos de Rusia pertenecientes a la OTAN temen que un Vladímir Putin con delirios de grandeza trate también de engullirles al tiempo que se preparan para acoger a decenas de miles de refugiados ucranianos.

Foto: Eduardo Serra, exministro de Defensa español, en su despacho en Madrid. (David Brunat)

"La actual crisis ucraniana ha dado a la OTAN un nuevo rumbo: disuadir y defenderse de Rusia en el flanco oriental", escribió el 11 de febrero Thierry Tardy, director de investigación del Colegio de Defensa de la OTAN en Roma. "La alianza ha adoptado documentos doctrinales y ha tomado medidas para hacer efectiva esa agenda", añadía en un artículo publicado en la web del German Marshall Fund. "No existe nada parecido con respecto al flanco sur", recordaba. Los textos sobre esa área "no son estratégicos ni definen un nivel de ambición para la OTAN en la región". "Esto es una señal de que los aliados quieren concentrarse en el flanco oriental y tal vez después en China".

Participa en todas sus misiones, excepto la de Kosovo, un país cuya independencia no reconoce

El principal asunto de la cumbre de Madrid será "la adaptación de la planificación de fuerzas a corto plazo para disuadir dinámicamente los despliegues de fuerzas militares rusas a lo largo del flanco oriental de los aliados" de la OTAN, según 'Jane’s', la prestigiosa publicación británica especializada en defensa.

España es un alumno modélico de la OTAN excepto en lo que concierne a su presupuesto de defensa, inferior al requerido por la organización. Participa en todas sus misiones, excepto la de Kosovo, un país cuya independencia no reconoce. En Bulgaria, y dentro de poco Lituania, sus cazabombarderos cumplen las misiones asignadas por la organización. Cuenta con media docena de carros de combate y 14 vehículos blindados en Letonia y con tres barcos de guerra en el Mediterráneo oriental, cerca del Mar Negro.

Ha llevado su celo hasta vetar, la última vez en agosto de 2021, a la Armada rusa repostar en Ceuta pese a los pingües ingresos que esas escalas reportaban a la ciudad autónoma; no solo a su puerto sino a las tiendas en las que se abastecían oficiales y marinería. Ceuta y Melilla no forman parte del territorio OTAN, para no molestar a Marruecos, pero el exministro español de Exteriores, José Manuel García-Margallo, pidió el jueves 24 que se solicitara su inclusión "en correspondencia por el apoyo" brindado en Ucrania. No parece que esa sea la intención del Gobierno español cuando se celebre la cumbre de Madrid.

Foto: El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg. (Reuters/Yves Herman)

España paga un precio por ser solidaria con los miembros septentrionales de la OTAN. "Alfa Scramble" es el grito de alarma que se lanza cuando hay un riesgo de incursión aérea rusa en el espacio aéreo de un país miembro de la Alianza. Lo pronunciaron los militares españoles cuando, el 21 de febrero, la ministra española de Defensa, Margarita Robles, visitaba la base Graf Ignatiev (Bulgaria) donde se instaló el destacamento del Ejército del Aire. Otro tanto le sucedió al presidente Pedro Sánchez cuando, el 8 junio, se encontraba en la base Siauliai (Lituania) y los militares españoles le guiaron hasta el refugio.

"Alfa Scramble" con cada visita

Estas alarmas coincidentes con las visitas son anécdotas reveladoras de una relación nada cordial entre España y Rusia. Hay otros episodios más graves o menos conocidos. Los cazas rusos Sukhoi Su-35 han sobrevolado el Cantábrico en múltiples ocasiones bordeando el espacio aéreo español. Agentes de la inteligencia rusa mantuvieron durante meses contactos con el entorno de Carles Puigdemont, sobre todo con su jefe de gabinete, Josep Lluis Alay, según reveló a principios de septiembre una investigación del diario 'The New York Times'.

Peor aún, entre las democracias occidentales España es, después de EEUU y Alemania, el tercer blanco de ciberataques, según el informe 'Cyber Attack Trends: 2021 Mid Year de Ironhack', un 'bootcamp' vinculado a Apple. El año pasado crecieron un 125%. Entre los más graves registrados en 2021 figuran el que padeció, en marzo, el Servicio Público de Empleo Estatal infectado con un 'ransomware' (virus que impide el acceso aparte del sistema operativo) que paralizó durante días 700 oficinas y bloqueó 200.000 citas. Tres meses después, fueron los Ministerios de Trabajo y Economía los que sufrieron a su vez ataques, aunque de menor gravedad.

Por ahora no se han incrementado los ataques, quizás porque los 'hackers' rusos están muy concentrados en Ucrania

Es prácticamente imposible determinar el origen de estas acometidas en el ciberespacio excepto, en algunos casos, con la ayuda de la National Security Agency de EEUU. Las sospechas y, algunos indicios, apuntan a que tienen su origen en Rusia o países afines. No los perpetran las agencias de inteligencia sino 'hackers' que reciben esos encargos y que son remunerados al ejecutarlos.

Desde que hace algo más de dos semanas se agudizó la crisis ucraniana, el general Miguel Ángel Ballesteros, director del Consejo Nacional de Seguridad, preside a diario un grupo de coordinación del que forman parte varios ministerios desde Exteriores a Transición Energética pasando por Industria. Evalúa los riesgos que supone para España en varios ámbitos, empezando por la ciberseguridad. Por ahora no se han incrementado los ataques, quizás porque los 'hackers' rusos están muy concentrados en Ucrania.

Foto: Ciudadanos ucranianos se refugian en el sótano de un colegio en Kiev. (EFE/ EPA/ Sergey Dolzhenko)

La crisis desatada por Rusia tendrá también consecuencias económicas para España como para los demás países de la OTAN y de la Unión Europea. En un alarde de sinceridad Pedro Sánchez lo reconoció, el jueves 24, en la declaración que hizo tras la celebración del Consejo Nacional de Seguridad que presidió el rey Felipe VI. "Este conflicto va a tener un impacto en nuestro país", señaló Sánchez. Mencionó a continuación la energía y la recuperación económica.

Es el país al que más maíz y aceite de girasol compra. Aunque en menor cantidad, también adquiere trigo ucraniano

Los precios del petróleo y del gas ya han subido. España goza, en este ámbito, de una pequeña ventaja porque un 30% del gas que consume le llega desde Argelia, a través del gasoducto Medgaz, a un precio inferior al del mercado porque fue fijado en contratos a largo plazo. Aun así, el auge del precio de la energía acentuará la inflación que el año pasado ya fue, con un 6,5%, la más alta de la UE.

España apenas compra gas a Rusia (menos del 10% de su consumo), pero recibió en 2019 a 1,3 millones de turistas rusos. Sí es, en cambio, gran importadora de productos agrícolas ucranianos. Es el país al que más maíz y aceite de girasol compra. Aunque en menor cantidad, también adquiere trigo ucraniano. No está claro si podrá seguir abasteciéndose allí o deberá buscar proveedores alternativos. En todo caso la cesta de la compra se encarecerá.

El Gobierno de España aspiraba a que la cumbre de líderes de la OTAN, que acogerá en Madrid en junio, sirviera para que la organización de defensa transatlántica pusiera un poco más el foco en su flanco sur, en el mundo árabe y en el Sahel, que atraviesa grandes turbulencias. El ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel Albares, formuló ese anhelo con claridad en la entrevista que concedió, a finales de enero, al diario 'Financial Times'. “El Mediterráneo, el Magreb, el Sahel y África subsahariana son vitales para la OTAN”, declaró con la mente puesta en esos Estados africanos semifallidos y asolados por el terrorismo.

Ucrania Vladimir Putin Lituania Unión Europea OTAN
El redactor recomienda