Es noticia
Menú
Acceso a Boris por 250.000 libras al año: así se cuela la voz de Putin en Downing Street
  1. Mundo
¿quién es Lubov Chernukhin?

Acceso a Boris por 250.000 libras al año: así se cuela la voz de Putin en Downing Street

La mujer de un cercano aliado de Putin pertenece a la llamada 'junta asesora', un grupo de 14 donantes que por 250.000 libras anuales tienen acceso privilegiado al primer ministro y el Gabinete

Foto: Johnson y Putin, en una reunión en 2020. (EFE/Alexei Nikolsky)
Johnson y Putin, en una reunión en 2020. (EFE/Alexei Nikolsky)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

El 15 de mayo de 2020, Boris Johnson y su mujer, Carrie Symonds, quedaron inmortalizados en una fotografía en los jardines de Downing Street departiendo amigablemente, entre vinos y quesos, con distintos colaboradores, mientras a los británicos se les pedía respetar las restricciones sociales por la pandemia. Esa fue la primera instantánea que destapó el escándalo del 'Partygate', que ahora amenaza la continuidad del primer ministro. Sin embargo, aquel viernes de mayo, dentro del Número 10 de Downing Street, se celebraba una reunión de manera 'online' mucho más importante y de la que, hasta ahora, no había trascendido ningún detalle.

A las 15:00 hora local, Lord Udny-Lister, 72 años, uno de los confidentes más veteranos de Johnson —y en ese momento, su asesor— abría el ordenador para conectarse a una conferencia en la que escucharía atentamente a algunos de los mayores donantes del Partido Conservador, entre ello, a Lubov Chernukhin. Lubov se presenta como “banquera”, “directora de inversiones” y “consultora de gestión”. Pero cuando su figura toma relevancia es en 2007, después de casarse con Vladímir Chernukhin, un hombre con estrechos vínculos con el SVR —servicio de Inteligencia exterior de Rusia—. Con solo 32 años, Vladímir Putin le nombró viceministro de Finanzas, poco después de convertirse en presidente en diciembre de 1999. En 2004, el mandatario le otorgó la Orden de Honor, uno de los premios civiles más importantes de Rusia, poco antes de mudarse ese mismo año a Reino Unido.

Lubov Chernukina pertenece a la llamada 'junta asesora', un poderoso e influyente grupo creado bajo el liderazgo de Johnson compuesto por 14 generosos donantes del Partido Conservador quienes, por sumas de 250.000 libras anuales, pueden tener acceso privilegiado al primer ministro y diferentes miembros del Gabinete, influenciando en la dirección del Gobierno. Durante la pandemia, por ejemplo, mientras Johnson tomaba algunas de las decisiones más controvertidas y difíciles que jamás haya enfrentado un líder británico en tiempos de paz, los miembros de este selecto club tuvieron oportunidades únicas para cuestionar determinadas medidas, presionar para que se adelantara el fin de las restricciones o demandar impuestos más bajos para los ultrarricos. Algunos utilizaron su estatus para exigir nombramientos públicos. Otros recibieron diferentes honores.

Foto: El primer ministro británico, Boris Johnson, saluda al secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg. (EFE/François Mori)

El grupo había permanecido en secreto. Pero, por primera vez, Lord Udny-Lister ha reconocido ahora su existencia, tras una exclusiva de 'The Sunday Times' que pone aún más presión sobre el inquilino de Downing Street. No solo porque deja al descubierto la cultura de “capitalismo de acceso” que ha implantado en el corazón del 'establishment' británico, sino porque, además, deja en evidencia los estrechos vínculos que el 'premier' mantiene con figuras muy cercanas al Kremlin, precisamente cuando Putin tiene en vilo a la comunidad internacional por la crisis de Ucrania.

El nexo con los ultrarricos

La presidenta del Partido Laborista, Anneliese Dodds, ha denunciado que estas revelaciones “plantean serias dudas de seguridad nacional”. “[Johnson] Ha optado, una y otra vez, por hacer la vista gorda ante conflictos de intereses inaceptables. Debe explicar ahora qué obtuvieron los donantes con vínculos con la Rusia de Putin a cambio de su cuota anual de seis cifras y aclarar si estas reuniones tuvieron algún impacto en la política del Gobierno en el punto álgido de la pandemia”, exigió.

Pero aún hay más. La persona que dirige esta 'junta asesora' —también presente en la reunión del 15 de mayo de 2020— es Ben Elliot, de 46 años, quien resulta ser sobrino de Camila, la mujer del príncipe Carlos, el mismísimo heredero al trono. Por lo tanto, el conflicto de intereses toma una derivada mayor porque también involucra a la monarquía, en un momento en que tampoco está falta de escándalos.

En el año 2000, Elliot fundó Quintessentially, una compañía que pretende hacer más fácil la vida de aquellos que están en el selecto grupo del 0,01% de la sociedad (desde aviones privados rosas, entradas para Wimbledon en zona vip o actuación privada de Elton John). Johnson quedó anonadado con la facilidad que tenía para desenvolverse con los ultrarricos y recaudar donaciones, por lo que en 2019 le fichó como copresidente del Partido Conservador.

Foto: El príncipe Carlos en bebe whisky en una visita a Escocia (Reuters)

No defraudó. En los tres meses previos a las elecciones generales de diciembre de 2019, cuando los conservadores obtuvieron su mayor mayoría desde 1987, Elliot recaudó un récord de 37,4 millones de libras, el 63% del total recaudado por todos los partidos políticos. Bajo el liderazgo de Theresa May, los donantes, especialmente los euroescépticos ricos, se sintieron marginados porque sus propuestas fueron ignoradas en la cúpula del Gobierno. Así que había llegado el momento de traerlos de vuelta al redil.

Los 'tories' ya habían tenido foros similares durante mucho tiempo, como el 'leader's group', que ofrece recepciones con los miembros del Gabinete a partir de donaciones de 50.000 libras. Las actividades y miembros de este grupo dejaron de ser públicos cuando Johnson tomó las riendas de la formación. Sin embargo, para los ultrarricos había que ofrecer un plus. Se pensó que aquellos que estuvieran dispuestos a pagar 250.000 libras al año podrían formar parte de un club mucho más selecto, con muchos más beneficios y mucha más privacidad. No solo se les pediría opinión sobre el partido y la política del Gobierno, sino que también tendrían acceso privilegiado a todo lo que está sucediendo en Downing Street y Whitehall, donde se encuentran los ministerios.

En definitiva, se reunirían en la sede del partido y serían tratados como miembros de una organización formal. En lugar de simplemente asistir a recepciones con champán y mezclarse brevemente con los ministros, ellos tendrían el privilegio de tener relación directa con la cima del poder y, además, a título personal. Según 'The Times', la manera en que les planteó la membresía fue la siguiente: “Ustedes nos van a dar el dinero y los consejos que necesitamos para permanecer en el poder”.

Foto: Boris Johnson. (Reuters)

Todas las actividades y miembros de la 'junta asesora' habían permanecido hasta ahora en secreto. En agosto del año pasado, salieron algunas referencias después de que Mohamed Amersi, multimillonario británico de origen keniata y uno de los principales donantes, se mostrara defraudado después de que no le nombraran presidente de una organización. Rompió las reglas de juego, violando la discreción que pide a los ultrarricos. Pero ha sido ahora cuando el Partido Conservador ha reconocido por primera vez la existencia de este selecto grupo.

El club de los 30.000 millones de libras

Lubov Chernukhin, de 50 años, exbanquera y esposa del exviceministro de Finanzas del presidente Putin Vladímir Chernukhin, es la única mujer del selecto club. Se estima que su riqueza, gran parte de ella en el extranjero, supera los 366 millones de libras. Otro de los miembros es Lawrence Jones, un empresario de 53 años y con un patrimonio neto de 700 millones de libras que actualmente se enfrenta a un juicio por violación y agresión sexual. Fue invitado repetidamente a reuniones de la 'junta asesora', incluso después de que se supiera que la policía lo había entrevistado en relación con las acusaciones, que él niega.

En 2019 y 2020, los 14 miembros de la junta, sus empresas y sus familias tenían una riqueza combinada de al menos 30.000 millones de libras. Cuatro son multimillonarios y seis han aparecido en 'The Sunday Times Rich List'. En total, han donado 22 millones de libras al Partido Conservador, incluidos 10 millones bajo el liderazgo de Johnson.

El Gobierno británico anunció la semana pasada la eliminación, con carácter inmediato, de las llamadas 'visas doradas' que permitían —hasta ahora— a los extranjeros ricos dispuestos a invertir millones de libras en el Reino Unido una vía rápida para establecerse en el país. El sistema llevaba tiempo bajo revisión ante las preocupaciones de abuso por parte de grupos criminales y magnates de varios países, incluidos Rusia, China y Kazajistán. Pero es el desafío que Putin plantea ahora en la frontera con Ucrania lo que ha llevado a Downing Street a tomar la decisión final.

El Ejecutivo de Johnson llevaba tiempo bajo presión por las acusaciones de presentar una “doble moral”, ya que, mientras se vanagloria de ser el eje de la Alianza Atlántica, suministrando gran cantidad de armas a Kiev ante un posible ataque, los oligarcas con vínculos con el Kremlin llevan años usando Londres para conseguir influencia a través de fortunas de dudosa procedencia.

Foto: Boris Johnson y Vladimir Putin en una imagen de archivo. (Reuters)

La visa de nivel 1 ofrece residencia a quienes invierten un mínimo de dos millones de libras en Reino Unido y permite también la entrada al país de familiares. Fue un sistema creado en 2008 por el Gobierno laborista de Tony Blair para atraer inversión tras la crisis financiera.

En un principio, se esperaba que Downing Street anunciara la cancelación de estas visas más adelante; pero, tras filtraciones a los medios, la decisión se tuvo que adelantar. Eso sí, la ministra de Interior, Pitri Patel, no mencionó en ningún momento a Moscú y recalcó que todo era “parte de su nuevo plan para la inmigración”. “Tengo tolerancia cero hacia el abuso de nuestro sistema de inmigración. Bajo mi nuevo plan, quiero asegurarme de que el pueblo británico tenga confianza en el sistema, lo que incluye detener a las élites corruptas que amenazan nuestra seguridad nacional y mueven dinero sucio en nuestras ciudades”, recalcó la semana pasada.

Desde que se introdujo el esquema en 2008, el Ministerio del Interior ha emitido 2.581 visas de nivel 1 a ciudadanos rusos. En 2020, el Comité de Inteligencia y Seguridad de Westminster ya abogó por un enfoque “más sólido” hacia las “visas doradas” como parte de un informe sobre la influencia rusa en el Reino Unido.

El 15 de mayo de 2020, Boris Johnson y su mujer, Carrie Symonds, quedaron inmortalizados en una fotografía en los jardines de Downing Street departiendo amigablemente, entre vinos y quesos, con distintos colaboradores, mientras a los británicos se les pedía respetar las restricciones sociales por la pandemia. Esa fue la primera instantánea que destapó el escándalo del 'Partygate', que ahora amenaza la continuidad del primer ministro. Sin embargo, aquel viernes de mayo, dentro del Número 10 de Downing Street, se celebraba una reunión de manera 'online' mucho más importante y de la que, hasta ahora, no había trascendido ningún detalle.

Vladimir Putin Boris Johnson Conflicto de Ucrania
El redactor recomienda