Es noticia
Menú
Alemania da un paso al frente ante Putin y congela el gasoducto Nord Stream 2
  1. Mundo
La rusofilia tiene un límite

Alemania da un paso al frente ante Putin y congela el gasoducto Nord Stream 2

El Gobierno del canciller Olaf Scholz toma una decisión dolorosa que había rechazado durante años pese a las presiones de EEUU y algunos socios europeos

Foto: El canciller alemán, Olaf Scholz. (EFE/Geert Vanden)
El canciller alemán, Olaf Scholz. (EFE/Geert Vanden)

El proyecto de infraestructura más polémico de toda Europa ha llegado hoy a un final de trayecto vaticinado miles de veces y del que, sin embargo, todos dudaban. Olaf Scholz, el canciller de Alemania, anunció hoy el bloqueo del proceso de certificación del gasoducto Nord Stream 2, que conecta a Rusia con su país, en respuesta a la decisión del Gobierno de Vladimir Putin de reconocer la soberanía de las zonas separatistas de Donetsk y Lugansk y el envío de tropas a estas regiones. Se trata de la respuesta más contundente hasta la fecha por parte de una potencia occidental hacia Moscú.

"No puede haber certificación" de esa infraestructura, afirmó Scholz en una comparecencia ante la prensa en Berlín en la que aseguró que "la situación ha cambiado" al atravesar tropas rusas la frontera ucraniana. El gasoducto, destinado a llevar más gas natural directamente desde Rusia hasta Alemania —esquivando así a los países del este europeo, incluyendo a Ucrania—, ha sido criticado durante años por Estados Unidos y varios países europeos que argumentan que aumenta la dependencia de Europa de los suministros energéticos rusos. Consultada esta semana por El Confidencial, la comisaria europea de Energía, Kadri Simson, manifestó que el Nord Stream 2 "no es un proyecto de interés común europeo y no ayuda a diversificar nuestro suministro de gas".

Se trata de una decisión dolorosa para el Gobierno alemán, que durante años ha defendido que el Nord Stream 2 es, ante todo, un proyecto comercial clave para garantizar el suministro de gas alemán y europeo. El país depende de Rusia para cerca del 50% de su consumo gasístico, el cual ha aumentado en los últimos años a raíz de la descarbonización de su economía y el eventual desmantelamiento de todas las centrales nucleares del país. La respuesta rusa no se hizo esperar: "El canciller alemán Olaf Scholz ha ordenado que sea detenida la certificación del gasoducto Nord Stream 2. Bien. ¡Bienvenidos a un nuevo mundo donde los europeos pronto pagarán 2.000 euros por mil metros cúbicos de gas!", publicó en Twitter Dimitri Medvédev, expresidente de Rusia y actual vicepresidente del Consejo de Seguridad.

Scholz dijo que el Gobierno alemán y los de sus socios de la Unión Europea anunciarán "de manera coordinada" durante el día de hoy las sanciones que impondrán a Rusia por lo que denominó una "ruptura" de Rusia de los acuerdos internacionales firmados por Moscú en las últimas décadas. George Zachmann, especialista en Energía del ‘think tank’ Bruegel, con sede en Bruselas, considera en entrevista con El Confidencial que el objetivo de la difícil decisión tomada por el canciller alemán es precisamente ese: transmitir un mensaje claro al resto de Estados miembros sobre la necesidad de mantenerse unidos frente a un desafío ruso sin precedentes. "Es una señal muy importante de Alemania hacia sus colegas europeos de que el país está dispuesto a traer a la mesa medidas muy sensibles para su sistema político, de que Berlín no se pondrá de perfil y contribuirá lo que sea necesario para lograr un enfoque conjunto europeo", apuntó el experto.

"Scholz no quería poner públicamente sobre la mesa el asunto porque temía que eso animara al Gobierno ucraniano a no desescalar"

El Nord Stream 2 es un gasoducto de 1.200 km de largo que recorre el fondo del mar Báltico, conectando la costa rusa cerca de San Petersburgo hasta Lubmin, en Alemania. Corre en paralelo a otro gasoducto ya existente que continúa en funcionamiento (Nord Stream 1) y el costo del proyecto superó los 10.000 millones de euros, financiado al 50% por la paraestatal rusa Gazprom. Empresas energéticas occidentales, como Shell y ENGIE, están pagando el resto. La infraestructura había sido certificada por el Gobierno de la canciller Angela Merkel antes de que dejara el cargo y el último paso para su aprobación correspondía a un ente regulador alemán, que había previsto que el proyecto obtuviera luz verde a mediados de este año.

En la rueda de prensa posterior al encuentro entre Scholz y Joe Biden en la Casa Blanca hace dos semanas, el presidente estadounidense ya había advertido que, "si Rusia invade, y eso significa tanques y tropas cruzando la frontera de Ucrania, ya no habrá un Nord Stream 2, le pondremos fin". El canciller alemán no quiso pronunciarse entonces al respecto, visiblemente incómodo. De acuerdo con Zachmann, era una simple cuestión de estrategia. "Scholz no quería poner públicamente sobre la mesa el asunto del Nord Stream 2 porque temía que eso animara al Gobierno ucraniano —perjudicado económicamente por el Nord Stream 2— a no hacer todo lo posible por desescalar el conflicto", opina el investigador. Una vez Putin movió ficha, Berlín se puso inmediatamente en marcha.

Foto: El canciller alemán, Olaf Scholz. (Reuters)

De acuerdo con el medio alemán 'Der Spiegel', el vicecanciller y ministro de economía alemán Robert Habeck, colíder del partido de Los Verdes, lleva meses preparándose para este paso en caso de que las tropas rusas atravesaran la frontera con Ucrania. En las últimas semanas, convenció al Scholz y al resto de líderes del Partido Socialista Alemán de la necesidad de frenar el proyecto. Este martes, instruyó a la Agencia Federal de Redes (Bundesnetzagentur), bajo su control, de la retirada del certificado anteriormente positivo del Gobierno alemán.

La suspensión del proceso de aprobación no supone, necesariamente, el fin absoluto del proyecto, pero el limbo en el que acaba de entrar el gasoducto podría durar años. "El gasoducto está construido y listo. Hay espacio para que Alemania pueda maniobrar en un futuro y descongelar el proyecto", explica Zachmann. "La certificación puede alargarse durante una temporada considerable, pero sigue siendo una infraestructura estratégica que no tiene sentido destruir", agrega.

El proyecto de infraestructura más polémico de toda Europa ha llegado hoy a un final de trayecto vaticinado miles de veces y del que, sin embargo, todos dudaban. Olaf Scholz, el canciller de Alemania, anunció hoy el bloqueo del proceso de certificación del gasoducto Nord Stream 2, que conecta a Rusia con su país, en respuesta a la decisión del Gobierno de Vladimir Putin de reconocer la soberanía de las zonas separatistas de Donetsk y Lugansk y el envío de tropas a estas regiones. Se trata de la respuesta más contundente hasta la fecha por parte de una potencia occidental hacia Moscú.

Vladimir Putin Ucrania Gas natural Unión Europea