Es noticia
Menú
Rusia y Marruecos nos amenazan y la OTAN nos protege: así ven el mundo los españoles
  1. Mundo
Nuevo enemigo número 1

Rusia y Marruecos nos amenazan y la OTAN nos protege: así ven el mundo los españoles

La última edición del Barómetro del Real Instituto Elcano (BRIE) revela cómo ha cambiado la percepción de los españoles respecto a la política exterior a raíz de la crisis en Ucrania

Foto: Un paracaidista ondea una gran bandera de España durante el desfile del Día de la Hispanidad en Madrid. (Getty/David Benito)
Un paracaidista ondea una gran bandera de España durante el desfile del Día de la Hispanidad en Madrid. (Getty/David Benito)

Los movimientos militares rusos en torno a la frontera ucraniana ha provocado un giro drástico en la percepción que los españoles tienen de Moscú. En cuestión de meses, el número de personas en nuestro país que consideran a Rusia como una amenaza ha pasado del 5% a un 34%, un aumento dramático de 29 puntos que ha convertido al gigante euroasiático en el primer problema de seguridad de España, según sus ciudadanos.

Esta es una de las conclusiones reveladas por la edición número 42 del Barómetro del Real Instituto Elcano (BRIE), realizado entre los meses de octubre y noviembre de 2021 y en febrero de este año y que ha sido presentado este viernes. La diferencia entre los datos de las encuestas efectuadas el año pasado y los de este mes demuestra lo repentino y brusco del cambio en la opinión pública española. Por aquel entonces, el terrorismo ocupaba el primer lugar de la lista de amenazas exteriores percibidas con un 54%, mientras que la opción de Rusia era muy marginal. A día de hoy, el panorama es totalmente distinto, con Moscú ampliamente percibido como la mayor amenaza (34%), Marruecos como la segunda (20%) y el terrorismo relegado a un cuarto puesto (14%).

El Gobierno de Vladimir Putin ha conseguido así algo realmente inusual en las últimas décadas: arrebatar a Rabat el puesto de país que los españoles consideran como la mayor amenaza. Marruecos siempre ha tendido a ser considerado por la opinión pública de España como el Estado más peligroso para su seguridad. Otra encuesta diferente incluida en el BRIE 42 —pero que únicamente fue realizada en la primera ola del campo de trabajo en octubre y noviembre, antes del estallido de la crisis rusa— refleja esa realidad: un 35% de los consultados ven a Marruecos como la principal fuente de peligro, el primero de la lista. Sondeos del ya desaparecido Instituto de Cuestiones Internacionales y Política Exterior (INCIPE) que se remontan a la década de los 90 permiten ver resultados similares durante la década de los 90.

Este año se celebra el 40 aniversario de la entrada de España en la OTAN y se puede constatar un gran respaldo en la opinión pública española hacia el organismo, con una gran mayoría, de en torno al 80%, a favor permanecer en él. "Esta mayoría es ahora muy superior a la obtenida en el referéndum sobre la permanencia de España en la OTAN, celebrado en 1986 y que se saldó con un 57% a favor", recuerda el informe. Tres cuartas partes de los entrevistados considera que estar dentro de Alianza le ha dado a España seguridad ante las posibles amenazas exteriores. Sin embargo, se puede percibir un ligero descenso de 4 puntos (de 79% a 75%) en las opiniones positivas respecto a la OTAN entre noviembre de 2021 y febrero de 2022. "Esta diferencia es visible sobre todo entre las personas situadas más a la derecha", ha explicado Carmen González Enríquez, directora del barómetro, durante la presentación del documento.

Foto: El presidente de EEUU, Joe Biden, junto al presidente de España, Pedro Sánchez. (EFE/EPA/Riccardo Antimiani)

Respecto si España debería intervenir militarmente junto a la OTAN en caso de conflicto con Ucrania, la población española se encuentra dividida casi exactamente por la mitad. Un 52% de los encuestados rechazan esta medida, mientras que el 48% la respaldan, una diferencia que queda dentro del margen de error del sondeo.

Cambio climático, prioridad absoluta

A la hora de valorar cuáles deben ser las prioridades de la política exterior española, la lucha contra el cambio climático sigue, como en años anteriores, claramente a la cabeza de la lista, aunque ha descendido en su valoración con respecto a 2020 (7 puntos frente a los 7,7 del barómetro de entonces). Le siguen la ayuda al desarrollo (6,2), el apoyo a las empresas españolas en el extranjero (6) y, por primera vez en una posición tan destacada (5,9 frente al 5,1 de 2020), el abastecimiento de gas, petróleo y electricidad, una muestra de cómo la crisis de los precios de la energía que Europa lleva meses atravesando ha alterado la percepción de riesgo de los españoles.

El objetivo que ha experimentado mayor crecimiento es el de impedir la inmigración irregular, que se mantiene en la parte baja de la tabla con 4,1 puntos, pero que suma 0,9 con respecto a los 3,2 del último barómetro, probablemente a raíz de la crisis en Ceuta de mayo del año pasado. En el estudio puede apreciarse una drástica diferencia en el terreno ideológico a la hora de establecer prioridades. Para los encuestados que se identifican con la izquierda, la lucha contra el cambio climático supone una importancia mucho mayor que para aquellos que se consideran de derechas (9,2 frente a 4,1). Lo mismo se produce a la inversa en el caso del tema migratorio (2,1 para la izquierda, 5,9 para la derecha).

Los entrevistados consideran que la promoción de las energías renovables es la principal medida que las instituciones públicas deberían tomar para combatir el cambio climático, una respuesta que supera con creces a cualquier otra en todos los grupos ideológicos y sociodemográficos y que en el caso de los más jóvenes (de 18 a 29 años de edad) llega al 51%.

La UE y EEUU, cada vez más importantes

Respecto a las áreas geográficas que los españoles consideran que su país debe priorizar en sus relaciones internacionales, la UE destaca con amplia diferencia sobre el resto. El club europeo siempre ha estado en cabeza en los barómetros de Elcano, pero lo está aún más en este año. "Este es probablemente el resultado del protagonismo de la UE en la lucha contra la pandemia y de la aprobación de fondos europeos destinados a la recuperación económica", valora el análisis del Real Instituto. También se puede apreciar un incremento considerable de la atención prestada hacia EEUU que coincide con el final del mandato de Donald Trump, el cual erosionó nuestra percepción del país norteamericano. El ascenso de Bruselas y Washington en la lista de prioridades de los encuestados se produce en detrimento de América Latina y África, especialmente en lo relativo a Marruecos y la zona del Magreb.

En total, un 91% de los españoles consideran hoy en día que la pertenencia de España a la Unión Europea es beneficiosa y tan solo un 8% la ve como perjudicial. Se trata de un nivel de confianza especialmente destacable si se tiene en cuenta que en 2014, hace apenas ocho años, más del 40% de los ciudadanos manifestaban posiciones negativas hacia la UE. Una muestra de cómo la estrategia de Bruselas a la hora de afrontar la pandemia, tan diferente a la respuesta austera a la crisis económica de la década anterior, ha ayudado a su imagen. "La actuación de la UE ante la crisis sanitaria y, sobre todo, ante la crisis económica causada por la sanitaria, parece haber provocado este aumento del apoyo", señala el barómetro.

Sin embargo, "el europeísmo de los españoles convive con un bajo conocimiento de las políticas europeas y, en general, con todo lo relacionado con la UE", ha advertido González. Por ejemplo, únicamente un 25% de los encuestados dice saber qué son los Fondos de Nueva Generación, el principal mecanismo de recuperación pospandemia de Bruselas, a pesar de la enorme importancia que jugarán para la economía española. Por otra parte, solo un 7% de los españoles sabe qué es la Conferencia sobre el Futuro de Europa, un foro abierto de participación ciudadana donde reflexionar sobre el rumbo que se quiere que tome la UE que ya se encuentra en curso y que la aplastante mayoría desconoce. "Es algo decepcionante", ha lamentado la investigadora del Real Instituto Elcano.

Los movimientos militares rusos en torno a la frontera ucraniana ha provocado un giro drástico en la percepción que los españoles tienen de Moscú. En cuestión de meses, el número de personas en nuestro país que consideran a Rusia como una amenaza ha pasado del 5% a un 34%, un aumento dramático de 29 puntos que ha convertido al gigante euroasiático en el primer problema de seguridad de España, según sus ciudadanos.

Vladimir Putin