Es noticia
Menú
La OTAN y la UE atan en corto a Orbán en su visita a Putin en plena operación de apoyo a Kiev
  1. Mundo
Desfile de diplomáticos

La OTAN y la UE atan en corto a Orbán en su visita a Putin en plena operación de apoyo a Kiev

La visita de Orbán a Moscú deja ver las divisiones en el bloque europeo en la crisis ucraniana, aunque el líder húngaro se ha puesto en una posición delicada sin quererlo

Foto: El primer ministro húngaro Viktor Orbán en Moscú durante su rueda de prensa junto a Vladimir Putin. (EFE/Yuri Kochetkov)
El primer ministro húngaro Viktor Orbán en Moscú durante su rueda de prensa junto a Vladimir Putin. (EFE/Yuri Kochetkov)

En plena escalada de tensión entre Kiev y Moscú, y justo cuando líderes y representantes de los aliados visitan en procesión al Gobierno ucraniano para mostrarle su apoyo, Viktor Orbán, primer ministro húngaro, se ha reunido en la capital rusa con Vladimir Putin. La visita ha estado en el radar de todos los aliados en un momento en el que Rusia ha acumulado a unos 100.000 efectivos militares en la frontera con Ucrania y amenaza con una nueva agresión tras la anexión ilegal de Crimea en 2014.

Orbán siempre ha sido visto como el socio de Europa central más cercano al Kremlin. Y con razón: precisamente en 2014 defendió que iba en contra de los propios intereses europeos el imponer sanciones a Rusia por la anexión de la península de Crimea. El resto de Estados miembros de la región, liderados por Polonia, representan precisamente el núcleo duro de las posiciones más enfrentadas a Rusia. Por eso, cuando el pasado 20 de enero el Gobierno húngaro confirmó que el primer ministro seguía manteniendo su intención de viajar a Moscú para reunirse con Putin, saltaron las alarmas.

Foto: Banderas de Ucrania y Rusia. (EFE/Julian Stratenschulte)

La agenda era clara: Hungría quiere más gas ruso y Orbán quería hablar con Putin sobre la construcción de una central nuclear en suelo húngaro por la empresa pública rusa Rosatom. Pero la visita muestra las divisiones en el bloque europeo, donde una de las claves precisamente pasa por reducir la dependencia energética de Moscú para tener las manos más libres a la hora de hacer frente a las presiones rusas. En estos mismos días, la Comisión Europea está buscando alternativas al gas ruso, manteniendo reuniones con el Gobierno estadounidense, pero también con Qatar e incluso con una visita a Azerbaiyán de Kadri Simson, comisaria de Energía, con la que se tiene la esperanza de lograr que Bakú se comprometa a enviar más gas a Europa.

En los últimos días, la Alianza Atlántica y la Unión Europea, que públicamente no han calificado el viaje de Orbán a Moscú o que incluso lo han apoyado en algunos casos, pero que en privado ven como un inconveniente y una muestra de división, han decidido atar en corto al primer ministro húngaro antes de su viaje. Este lunes, le telefoneó Jens Stoltenberg, secretario general de la OTAN, y también estuvo en Budapest Ben Wallace, ministro de Defensa británico. Orbán también ha tenido llamadas con otros líderes de la Unión, que han remarcado que a Moscú hay que llevar un mensaje unido.

Foto: El presidente francés, Emmanuel Macron, en la Tumba del Soldado Desconocido, bajo el Arco del Triunfo de París. (Reuters)

Los contactos con Putin no son extraños y no son negativos. Emmanuel Macron, presidente francés, se telefoneó con su homólogo ruso el lunes, y otros líderes han hablado con Moscú en los últimos días y lo harán también en los próximos. Forma parte del esfuerzo diplomático que están realizando los aliados para convencer a Rusia de que no agreda a Ucrania y apueste por la vía diplomática. Pero existe una gran desconfianza hacia Orbán, por su historial de choques con Ucrania y de apoyo a Moscú, y porque las cuestiones que lleva en agenda son precisamente las que se quieren evitar en estos momentos.

Justo en el momento en el que se produce este viaje, son muchos los representantes aliados que están desfilando por Kiev. Una delegación de eurodiputados ha viajado al país, y también lo ha hecho Valdis Dombrovskis, vicepresidente ejecutivo de la Comisión Europea, para formalizar la aprobación del paquete de ayuda en forma de transferencias y créditos por valor de 1.200 millones de euros para Ucrania. También ha visitado la capital ucraniana Boris Johnson, primer ministro británico, y en los próximos días varios ministros de Exteriores, como el francés y la alemana, visitarán Kiev. Mark Rutte, primer ministro de Países Bajos, también ha volado este martes a la capital ucraniana.

En plena escalada de tensión entre Kiev y Moscú, y justo cuando líderes y representantes de los aliados visitan en procesión al Gobierno ucraniano para mostrarle su apoyo, Viktor Orbán, primer ministro húngaro, se ha reunido en la capital rusa con Vladimir Putin. La visita ha estado en el radar de todos los aliados en un momento en el que Rusia ha acumulado a unos 100.000 efectivos militares en la frontera con Ucrania y amenaza con una nueva agresión tras la anexión ilegal de Crimea en 2014.

Viktor Orban Vladimir Putin Ucrania
El redactor recomienda