Es noticia
Menú
"Espero que Dinamarca vuelva a ser un país humano con la migración"
  1. Mundo
Entrevista a Kira Marie Peter-Hansen

"Espero que Dinamarca vuelva a ser un país humano con la migración"

Kira Marie Peter-Hansen (1998, Dinamarca) es la eurodiputada más joven que ha obtenido escaño en la Eurocámara, con el grupo de Los Verdes

Foto:  Kira Marie Peter-Hansen (Facebook)
Kira Marie Peter-Hansen (Facebook)

Kira Marie Peter-Hansen (1998, Dinamarca) es la eurodiputada más joven que ha obtenido escaño en la Eurocámara. En entrevista con El Confidencial analiza cómo ser una adolescente mujer puede convertirse en un arma de doble filo en la política. La estudiante repasa también la política migratoria danesa, una de las más duras de la UE.

[Si quieres leer la serie de entrevistas a eurodiputados sobre los temas claves a los que se enfrenta la UE, pincha aquí]

PREGUNTA. Es usted la eurodiputada más joven de la historia del Parlamento. Llegó con 21 años. A esa edad, la gente en España no ha terminado la carrera. ¿Cómo fue ha sido el proceso? ¿Qué le inspiró?

RESPUESTA. Fue una locura. Y lo sigue siendo. Me llevó más de un año asimilarlo. Era la tercera candidata de mi partido. El segundo se retiró y me tocó a mí, por lo que fue muy sorprendente. Yo, por entonces, estaba estudiando la carrera y tuve que aparcarlo. Así que soy también una de esas personas que todavía no la tienen. Aunque espero terminarla. Fue todo muy loco. Dos días después de las elecciones tuve que volar a Bruselas, pero ha ido todo muy bien. Siento que las cosas se mueven y que hay cambios. Todo lleva su tiempo, pero creo que hay un impacto sobre lo que hacemos aquí en el Parlamento Europeo. Y eso me levanta cada día.

Foto: Una tienda de velos islámicos, en Mjølnerparken, uno de los barrios de la lista de guetos de Dinamarca. (Reuters)

P. Tras dos años y medio de legislatura, ¿qué le dice su experiencia? ¿Ser tan joven es un beneficio o un obstáculo en su trabajo?

R. Creo que ambos. Para ser sincera, al principio me asustaba bastante cómo me vería la gente. Ves muchas cosas en el día a día, pero mi grupo, Los Verdes, es un partido feminista que cuenta con muchos jóvenes. Siempre me han apoyado y recibido con las manos abiertas. El espacio de jóvenes y de mujeres es más reducido.
Dicho esto, también he tenido experiencias negativas. En mi reunión de negociación estaba un poco perdida y uno de mis compañeros, el cual me cae muy bien, me dijo que hablara más fuerte porque había muchas personas y no podían escucharme. Son estos pequeños detalles los que marcan la diferencia. Cuando tienes una reunión, todos esperan ver a un hombre de mediana edad blanco. Ser mujer y joven rompe los patrones a las que estamos acostumbrados.

P. ¿Se siente parte de esa conocida como Generación verde y millennial? ¿Cuál es su valor añadido en la toma de decisiones europea?

R. Creo que mi generación es la mejor. Estamos asumiendo muchas responsabilidades y cargamos con el peso del mundo a nuestras espaldas. Queremos propulsar cambios positivos. El mero hecho de hablar sobre todo ello ya tiene un impacto sobre la legislación. Hace pocos años desde que Friday for Future provocó asaltó las capitales y, claramente, se puede apreciar un cambio en las políticas sostenibles. Hay muchas formas de estar comprometido, desde haciendo política hasta el activismo.

Foto: Los Verdes. (Reuters)

P. Dijo en una entrevista que no es solo otra joven activista gritando en el Parlamento. ¿Cuál es su forma de hacer política?

R. En primer lugar, siempre intento estar muy preparada. Y que mi equipo lo esté. Lo que intento es acercar la política europea a las personas. Por ejemplo, utilizo mucho Instagram para mostrar lo que hacemos. Suelo ser activa e interactuar, no solo con los daneses, sino con el resto de europeos

P. De hecho, una de las asignaturas pendientes de la UE es cómo alcanzar a las audiencias más jóvenes. ¿Son las redes sociales o métodos como el que usted plantea el futuro para ello?

R. Es importante demostrar que Europa es mucho más que grandes edificios y mostrar que las personas que trabajamos en las instituciones somos gente normal. Es importante que nos abramos y no quedarnos encerrados en los hemiciclos de Bruselas y Estrasburgo. Tanto los individuos como las instituciones tienen un papel que jugar para escuchar a los ciudadanos y tener en cuenta sus ideas y preocupaciones.

P. Entrando ya en la legislación europea, ¿cómo valora el Green Deal? ¿Va a ser Europa capaz de cumplir sus ambiciones climáticas para 2030 y 2050? ¿Puede la energía nuclear ser parte de la taxonomía?

R. Creo que sí que los alcanzaremos. La alternativa es mucho peor. Si no cumplimos los objetivos climáticos, afrontaremos un futuro muy oscuro. Así que no hay opción. Por supuesto que la situación en cada Estado miembro es diferente. Por ejemplo, Dinamarca, que es un país rico, tiene que hacer más. Tenemos una responsabilidad histórica mayor que, por ejemplo, Bangladés. Dentro de Europa el mercado productivo es muy distinto. Y estas sensibilidades hay que tenerlas en cuenta para evitar crear desigualdad en la transición ecológica.

Foto: Lorena González (cedida)

P. Junto al clima, la otra prioridad marcada en su agenda es la igualdad de género. ¿Cómo ve a la nueva presidenta del Parlamento Europeo, criticada por su posicionamiento antiabortista?

R. Es una gran victoria que haya una mujer después de más de 20 años. Hay que reconocerlo. Pero, por otro, lado estoy decepcionada con los populares por presentar a una candidata que va contra el aborto. Es un retroceso. Mira, por ejemplo, la situación de las mujeres en Polonia. Creo que Roberta Metsola será una buena presidenta, pero es ella quien tiene presionar al Gobierno polaco sobre su última legislación sobre el aborto. Me tranquiliza que se haya comprometido a dar voz a la posición dominante de esta cámara, que es la libertad de elección y la protección de los derechos. Y Los Verdes lo seguirán muy de cerca.

P. Su país, liderado por los Socialdemócratas, es uno de los que tienen una posición sobre migración más firme. Ha sido el primero en negociar la creación de centros de recepción en países terceros como Albania o Ruanda. ¿Por qué?

R. Es difícil de explicar. No estoy a favor de la postura danesa sobre migración. Algunas de las decisiones van en contra del Derecho Internacional. La explicación general es que ha habido un cambio en el tablero político, que se ha derechizado especialmente tras la crisis de refugiados de 2015. Pero también, los socialdemócratas, al contrario que en el sur, prefieren acercarse a las visiones conservadoras para asegurarse los votos. Espero que volvamos a ser un país humano con la migración y los derechos de los refugiados.

P. En los últimos días ha saltado la noticia de que Dinamarca habría chantajeado a Ruanda con vacunas para obtener concesiones en materia migratoria. ¿Cómo ha sentado esta noticia en el país?

R. Ha habido debate, especialmente tras la visita del ministro danés de Inmigración al Parlamento Europeo. Es muy cruel vincular la necesidad de vacunas con esto. El espectro político danés es que solo el 20% de los partidos nacionales están en contra de esta línea con la migración. Desafortunadamente hay una gran mayoría que cree que esto es una buena idea. Es muy complicado alterar esta narrativa y hacer entender a la gente que no deberíamos asustarnos del mundo.

Foto: Una mujer recibe la vacuna del covid en Sudáfrica. (Reuters/Sumaya Hisham)

P. Hablando de vacunas y de pandemia, su país es uno de los que ha contado en las últimas semanas con peores datos de contagios. ¿Cuál es la situación epidemiológica y de medidas allí?

R. La aproximación danesa con el coronavirus es que desde el inicio no hemos tenido esos grandes confinamientos. Estar en Dinamarca es totalmente diferente a estar en Francia, Bélgica o España. Esto es parte de la explicación, pero supongo que habrá otros factores como el tiempo. Nuestras medidas se limitan ahora a llevar las mascarillas en el transporte público y en interiores. Y los restaurantes deben cerrar a las 23:00.

P. ¿Cuáles son sus planes para el futuro? ¿Se presentará de nuevo en las elecciones europeas?

R. Me gustaría volver a presentarme. Pero hay que ver qué eligen los votantes. Creo que puedo marcar la diferencia y quiero continuar esa senda. Entretanto, para los dos próximos años y medio que restan de legislatura espero avanzar en la ley climática y la digitalización. Habrá que seguir muy de cerca también los resultados de las elecciones francesas.

Kira Marie Peter-Hansen (1998, Dinamarca) es la eurodiputada más joven que ha obtenido escaño en la Eurocámara. En entrevista con El Confidencial analiza cómo ser una adolescente mujer puede convertirse en un arma de doble filo en la política. La estudiante repasa también la política migratoria danesa, una de las más duras de la UE.

Dinamarca Parlamento Europeo Unión Europea Proyecto Parlamento Europeo