Es noticia
Menú
Militares disuelven el Gobierno y Parlamento de Burkina Faso tras arrestar al presidente
  1. Mundo
Golpe de Estado condenado por la ONU

Militares disuelven el Gobierno y Parlamento de Burkina Faso tras arrestar al presidente

Los golpistas han anunciado que han puesto fin al poder del presidente burkinés, Roch Kaboré, quien gobernaba este país de África occidental desde 2015

Foto: Imagen del discurso televisado de los militares en Burkina Faso. (Reuters)
Imagen del discurso televisado de los militares en Burkina Faso. (Reuters)

Los militares de Burkina Faso han confirmado hoy en la televisión estatal la toma del poder y han anunciado la disolución del Gobierno y el Parlamento. En dos comunicados leídos por un portavoz, capitán Sidsoré Kader Ouédraogo, los golpistas han declarado haber puesto fin al poder del presidente burkinés, Roch Kaboré, quien gobernaba este país de África occidental desde 2015.

El secretario general de la ONU, António Guterres, ha condenado este lunes el golpe de Estado en Burkina Faso y ha urgido a los militares sublevados a dejar las armas y a garantizar la seguridad del presidente Kaboré, que fue arrestado tras una jornada de manifestaciones contra el Gobierno en la que varios cuarteles militares del país de África Occidental vivieron motines y una noche de intensos disparos alrededor de la residencia presidencial en la capital, Uagadugú.

Foto: Una mujer embarazada que huyó de los ataques de un grupo armado camina por un campamento de desplazados en Dori, Burkina Faso. (Reuters)

En nombre del Movimiento Patriótico por la Salvaguarda y la Restauración (MPSR), el portavoz de los militares ha indicado que la decisión de deponer a Kaboré ha sido tomada "con el único objetivo de permitir a nuestro país volver al buen camino y reunir todas sus fuerzas para luchar por su integridad territorial (...) y su soberanía".

"Ante la continua degradación de la situación de seguridad que amenaza los cimientos de nuestra nación, la incapacidad manifiesta del poder de Roch Marc Christian Kaboré de unir a los burkineses para afrontar la situación con eficacia, y siguiendo las aspiraciones de los diferentes estratos sociales de la nación, el MPSR ha decidido asumir sus responsabilidades ante la historia", agregó. Los comunicados están firmados por el presidente del MPSR, que parece ser el nuevo hombre fuerte del país, el teniente coronel Paul-Henri Sandaogo Damiba.

placeholder Militares patrullan las calles de Uagadugú tras el golpe de EStado. (Vincent Bado/Reuters)
Militares patrullan las calles de Uagadugú tras el golpe de EStado. (Vincent Bado/Reuters)

Los golpistas anunciaron también la suspensión de la Constitución, el cierre de fronteras aéreas y terrestres y la instauración de un toque de queda desde las 21.00 hasta las 05.00 hora local (misma GMT) en todo el territorio nacional "hasta nueva orden". Igualmente, aseguraron que la toma del poder se llevó a cabo "sin derramamiento de sangre y sin ningún tipo de violencia física sobre las personas detenidas, que se encuentran en un lugar seguro y respetando su dignidad". Los militares se comprometieron a proponer, "dentro de un plazo razonable, previa consulta con las fuerzas vivas de la nación, un calendario para el retorno al orden constitucional".

El Gobierno, ahora disuelto según los militares, había desmentido a lo largo de la jornada anterior que se estuviera produciendo un golpe de Estado en el país y rechazó reportes anteriores de la detención de Kaboré. Sin embargo, varios vehículos blindados de la flota presidencial amanecieron acribillados a balazos cerca de la vivienda del mandatario en la mañana de este lunes. Uno de ellos estaba salpicado de sangre. Según la citada fuente, las autoridades mantuvieron durante la pasada noche unas negociaciones con los amotinados que han fracasado.

placeholder Uno de los coches acribillados frente a la residencia presidencial. (Reuters)
Uno de los coches acribillados frente a la residencia presidencial. (Reuters)

Al igual que en los vecinos Malí y Níger, la frustración ha aumentado en Burkina Faso en los últimos meses debido a los frecuentes asesinatos de civiles y soldados por parte de los militantes, algunos de los cuales tienen vínculos con el Estado Islámico y Al Qaeda. La violencia de estos grupos ha dejado más de 2.000 muertos en casi siete años y ha obligado a 1,5 millones de personas a huir de sus hogares en el país.

Foto: David Beriain (izq.) y Roberto Fraile, asesinados en Burkina Faso mientras grababan un documental sobre caza furtiva. (EFE)

En abril de 2021, los periodistas españoles David Beriain y Roberto Fraile fueron asesinados cuando preparaban un documental sobre la caza furtiva y la preservación de la naturaleza en el sur del país, cerca de la zona de la frontera con Benín. El juez de la Audiencia Nacional Ismael Moreno investiga sus muertes por delito de terrorismo yihadista, al tener indicios suficientes de que se trató de uno de los grupos islamistas que operan en la zona.

Nuevo golpe en África

Si se confirman los reportes, esta sería la quinta vez desde el comienzo de 2021 en la que los militares han forzado la mano de un Gobierno africano.

En Mali, país vecino de Burkina Faso, el coronel de 37 años Assimi Goïta se declaró presidente interino tras deshacerse de los líderes civiles del consejo de transición. Una transición que él mismo había forzado en 2020 al dirigir un golpe de Estado contra el entonces mandatario Ibrahim Boubacar. La junta militar dirigida por Goïta ha rechazado organizar elecciones el próximo 27 de febrero, como correspondería legalmente, y ha manifestado su intención de establecer una prórroga de hasta cinco años para volver a poner las urnas.

Foto: Protestas en Jartúm (Sudán) contra el golpe de Estado militar. (EFE)

En Guinea, otra nación de África Occidental, un grupo de militares detuvo el pasado mes de septiembre al entonces presidente de Guinea-Conakri, Alpha Condé, en un golpe de Estado tras meses de tensiones políticas por la decisión del mandatario de modificar la constitución para presentarse a un tercer mandato. El líder de la junta militar instaurada tras la asonada, Mamady Doumbouya, asegura a día de hoy que esta se trató de "una expresión de la voluntad del pueblo guineano" y ha instaurado un periodo de transición sin fechas concretas para el retorno a la normalidad democrática.

En Chad, tras la muerte en abril del presidente Idriss Déby Itno —que llevaba más de tres décadas gobernando— en circunstancias confusas y, supuestamente, "en el campo de batalla", su hijo Mahmat se puso al frente del Consejo Militar de Transición. Lo hizo prometiendo que celebrará elecciones libres y democráticas en un margen de 18 meses y una nueva constitución. La maniobra, que no respeta los procesos constitucionales previos y que fue posible gracias al respaldo del Ejército, ha sido apodada como "golpe dinástico".

Finalmente, en Sudán, el Ejército derrocó el 25 de octubre al Gobierno del primer ministro Abdalla Hamdok, trastocando la transición del país hacia la democracia después de tres décadas de represión y aislamiento internacional bajo el autocrático presidente Omar Al Bashir, quien se vio obligado a abandonar el poder tras una serie de protestas masivas en 2019. Hamdok fue reinstaurado en el poder poco después, pero hace tres semanas dimitió al ser incapaz de reconciliar las presiones castrenses con las manifestaciones constantes en las calles que exigen la salida de los militares del Gobierno. Decenas de personas han muerto en estas marchas diarias desde entonces, víctimas de la represión.

Los militares de Burkina Faso han confirmado hoy en la televisión estatal la toma del poder y han anunciado la disolución del Gobierno y el Parlamento. En dos comunicados leídos por un portavoz, capitán Sidsoré Kader Ouédraogo, los golpistas han declarado haber puesto fin al poder del presidente burkinés, Roch Kaboré, quien gobernaba este país de África occidental desde 2015.

Burkina Faso Al Qaeda Terrorismo