Es noticia
Menú
El presidente kazajo afianza su posición mientras las tropas rusas estabilizan el territorio
  1. Mundo
¿conflicto entre élites?

El presidente kazajo afianza su posición mientras las tropas rusas estabilizan el territorio

Muchos analistas ven en los recientes movimientos la confirmación de que los enfrentamientos han sido espoleados por las luchas de poder internas

Foto: Policías kazajos, durante las protestas. (EFE)
Policías kazajos, durante las protestas. (EFE)

Continúa la purga en el Comité de Seguridad Nacional (CSN) de Kazajistán: dos vicepresidentes han sido destituidos de la agencia de inteligencia por el presidente kazajo, Kasim-Yomart Tokáyev, después de que ayer se conociera el arresto de Karim Masímov, quien fuera jefe del CSN cuando estallaron las protestas, acusado de alta traición. Muchos analistas ven en los recientes movimientos la confirmación de que los enfrentamientos han sido espoleados por las luchas de poder entre las élites del país, si bien el aislamiento generado por la suspensión de internet hace difícil saber con seguridad lo que ocurre en el territorio.

La portavocía de la presidencia kazaja ha anunciado además que el martes se darán a conocer los primeros nombres del nuevo Consejo de Ministros, después de que Tokáyev destituyera el Gobierno al completo cuando estallaron las protestas. Aunque algunos rumores iniciales apuntaban a una posible pugna entre el actual presidente y Nursultán Nazarbáyev, considerado el padre de la nación —gobernó durante casi 30 años, desde el ocaso de la URSS—, la portavocía de Nazarbáyev ha asegurado que el expresidente se encuentra en permanente contacto con Tokáyev. Nazarbáyev fue destituido como presidente del CSN el día en que estallaron las manifestaciones, un puesto que ahora ocupa Tokáyev.

Uno de los cargos recientemente purgados, de hecho, según recoge 'The New York Times', es el sobrino de Nazarbáyev, Samat Abish, quien ejercía de jefe adjunto del Comité de Seguridad. El periódico cita a un experto ruso en Asia central, Danil Kislov, quien asegura que el sobrino del expresidente habría tenido un papel central a la hora de espolear las protestas como estrategia para "evitar el ocaso" del clan Nazarbáyev.

Foto: Fuerzas de la OTSC enviadas a Kazajistán. (EFE)

Varios medios recogen además historias de manifestantes pacíficos que han visto cómo las protestas se llenan de pronto de grupos violentos, bien organizados, espoleados por personalidades controvertidas como el gánster Arman Dzhumageldiev. Aunque sobre este último punto cabe destacar que es realmente difícil acceder a información sobre lo que ocurre realmente en el país debido al bloqueo.

Tokáyev ha responsabilizado de la violencia a "bandas terroristas internacionales, con entrenamiento en el extranjero", un requisito para poder solicitar la asistencia militar de la OTSC —la versión rusa de la OTAN—. Tras la llegada de las tropas, compuestas principalmente de soldados rusos, la situación se ha estabilizado rápidamente. Las autoridades aseguran que ya se han liberado todos los centros administrativos que habían sido objeto de ataques. El propio Tokáyev aseguraba ayer a Putin durante una llamada telefónica que las cosas se estaban calmando.

Foto: El valor del bitcoin se ha despeñado por la crisis en Kazajistán. (EFE)

Aunque todavía no hay un balance oficial de víctimas, el Ministerio de Sanidad kazajo aseguraba el domingo que durante las protestas han muerto 164 personas, entre ellas tres menores de edad. La cifra de arrestados alcanza ya las 5.800 personas.

La llegada de las tropas rusas a Kazajistán no ha sentado bien en Washington. El secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken, ha asegurado durante una rueda de prensa que "una lección de la Historia reciente es que cuando los rusos entran en tu casa, es difícil que se marchen", asegurando que todavía tienen "dudas" sobre por qué Kazajistán ha visto necesaria la presencia de soldados extranjeros. Rusia ha rechazado el comentario, asegurando que sus fuerzas se mantendrán en el país hasta que la situación se haya estabilizado por completo. Según el portavoz presidencial kazajo, Berik Yali, esto ocurrirá en no más de una semana.

Foto: El secretario de Estado de EEUU, Anthony Blinken, y el ministro de asuntos exteriores ruso, Sergei Lavrov, durante su encuentro en Estocolmo. (Reuters/Jonathan Nackstrand)

El diálogo entre Rusia y Estados Unidos por la situación en Ucrania comienza este lunes con un encuentro entre la subsecretaria de Estado estadounidense, Wendy Sherman, y el viceministro de Asuntos Exteriores ruso, Serguéi Riabkov, aunque los estadounidenses ya han rebajado las expectativas sobre sus posibles resultados. El Kremlin quiere pactar un nuevo marco para la seguridad en Europa, mientras que Washington ha asegurado estar dispuesto a discutir sobre el despliegue de misiles en Europa y las maniobras militares, aunque trazan una línea roja: no evitarán un posible acercamiento de Ucrania a la OTAN.

Si bien algunos medios mantienen la esperanza de que la reciente inestabilidad en Kazajistán haga más improbable una ofensiva rusa en Ucrania, otros consideran que tan solo contribuye a enrarecer el ambiente: la acusación kazaja de influencia extranjera en las protestas podría convencer aún más a las autoridades rusas de la necesidad de blindarse ante lo que percibe como intentos de desestabilización por parte de occidente.

De cualquier manera, el asunto no será tratado en la reunión bilateral: Riabkov ha sentenciado este domingo que la situación en la ex república soviética "no les concierne a los americanos en absoluto".

Continúa la purga en el Comité de Seguridad Nacional (CSN) de Kazajistán: dos vicepresidentes han sido destituidos de la agencia de inteligencia por el presidente kazajo, Kasim-Yomart Tokáyev, después de que ayer se conociera el arresto de Karim Masímov, quien fuera jefe del CSN cuando estallaron las protestas, acusado de alta traición. Muchos analistas ven en los recientes movimientos la confirmación de que los enfrentamientos han sido espoleados por las luchas de poder entre las élites del país, si bien el aislamiento generado por la suspensión de internet hace difícil saber con seguridad lo que ocurre en el territorio.

Kazajistán Vladimir Putin OTAN
El redactor recomienda