Es noticia
Bruselas expedienta a Polonia por su órdago constitucional: "La situación no mejora"
  1. Mundo
por la sentencia del 7 de octubre

Bruselas expedienta a Polonia por su órdago constitucional: "La situación no mejora"

La Comisión ha abierto un procedimiento de infracción contra Polonia después de que el TC polaco declarara que parte de los tratados europeos son contrarios a la constitución

Foto: Protesta en Varsovia contra la sentencia del Tribunal Constitucional en la que declaraba los tratados de la UE incompatibles con la constitución polaca. (Getty/Magdalena Chodownik)
Protesta en Varsovia contra la sentencia del Tribunal Constitucional en la que declaraba los tratados de la UE incompatibles con la constitución polaca. (Getty/Magdalena Chodownik)

La Comisión Europea da un nuevo paso adelante en su guerra legal con Polonia. El Ejecutivo comunitario ha abierto un procedimiento de infracción a Varsovia por la decisión del Tribunal Constitucional del país, que el 7 de octubre dictaminó que partes fundamentales de los tratados europeos, relacionados con la primacía de la Unión y con el rol del Tribunal de Justicia de la UE (TJUE) como su intérprete último, eran contrarias a la constitución polaca.

Hemos intentado entablar un diálogo, pero la situación no mejora. Deben respetarse los fundamentos del ordenamiento jurídico de la UE, en particular la primacía del Derecho de la Unión”, ha escrito en redes sociales Didier Reynders, comisario de Justicia. La Comisión y el Gobierno del ultraconservador Ley y Justicia (PiS) llevan chocando desde que el Ejecutivo polaco puso en marcha una reforma del sistema judicial que pone en riesgo la independencia de los magistrados.

En 2017, la Comisión Europea activó por primera vez en la historia el artículo 7 de los Tratados, que permite en última instancia sancionar retirando el derecho a voto en el Consejo a un Estado miembro que viole los principios fundamentales de la Unión. Sin embargo, la falta de apetito por parte del resto de capitales y el hecho de que sea necesaria la unanimidad, han hecho que el procedimiento del artículo 7 quede en vía muerta. Eso ha obligado a la Comisión a centrar casi toda su ofensiva en el otro instrumento que le queda: los procedimientos de infracción, que en su última fase, en caso de que un Estado miembro no haga los cambios solicitados por el Ejecutivo comunitario, puede terminar en manos del TJUE.

Foto: Soldados polacos en la frontera con Bielorrusia. (Reuters/Cedida)

Precisamente, y como parte de esa guerra, el Gobierno del primer ministro Mateusz Morawiecki ha movido ficha contra el TJUE, ya que la alta corte de Luxemburgo es la que tiene que dictaminar quién lleva razón, si el Ejecutivo comunitario o Varsovia. Así que Morawiecki ha intentado desactivar el rol del alto tribunal como supervisor de la independencia judicial en la Unión. Para ello lleva pidiendo desde primavera del año pasado a su Constitucional, lleno de miembros leales al PiS, varios de ellos nombrados ilegalmente según una sentencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH), que aclarara si son anticonstitucionales las partes del Tratado que permiten al TJUE emitir decisiones que puedan interferir en su reforma judicial. A nadie sorprendió que la decisión del TC polaco fuera dar la razón al Gobierno, iniciando así un nuevo frente en la guerra legal con la Comisión Europea.

“La Comisión considera que estas sentencias del Tribunal Constitucional vulneran los principios generales de autonomía, primacía, eficacia y aplicación uniforme del Derecho de la Unión y el efecto vinculante de las sentencias del Tribunal de Justicia de la Unión Europea”, señala Bruselas en un comunicado en el que, además, añade que “tiene serias dudas sobre la independencia e imparcialidad del Tribunal Constitucional y considera que ya no cumple con los requisitos de un tribunal previamente establecido por ley”.

Foto: El canciller alemán junto al primer ministro polaco en Varsovia. (Reuters)

Añade la dirección general de Justicia de la Comisión que esa sospecha está fundada: “Así lo demuestran también otras irregularidades y deficiencias como la elección del Presidente y Vicepresidente del Tribunal Constitucional, que suscitó serias preocupaciones sobre la imparcialidad de los magistrados del Tribunal Constitucional en la tramitación de casos individuales”. No es la primera vez que una institución europea señala al TC polaco. Pocos días de su polémica sentencia, la Eurocámara votó por amplia mayoría una resolución en la que indicaba que “el Tribunal Constitucional es ilegítimo” y “no puede interpretar la constitución”.

Bruselas Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) Unión Europea
El redactor recomienda