Es noticia
¿Qué está pasando en la frontera entre Bielorrusia y Polonia?: por qué hay miles de migrantes intentando entrar en la UE
  1. Mundo
Migrantes: "rehenes del juego político"

¿Qué está pasando en la frontera entre Bielorrusia y Polonia?: por qué hay miles de migrantes intentando entrar en la UE

Esta semana se han aglomerado miles de migrantes en la frontera bielorrusa- polaca que tratan de entrar de manera irregular a la UE, pero ¿por qué y qué consecuencias está teniendo?

Foto: Los migrantes se agolpan para recibir ayuda humanitaria en su campamento de la frontera bielorrusa-polaca en la región de Grodno. (EFE)
Los migrantes se agolpan para recibir ayuda humanitaria en su campamento de la frontera bielorrusa-polaca en la región de Grodno. (EFE)

Esta última semana se ha intensificado el flujo de migrantes que acuden a la frontera entre Bielorrusia y Polonia y se calcula que desde octubre cada semana llegan miles de migrantes que tratan de entrar de manera irregular a territorio polaco. Una columna de varios miles de inmigrantes, en su mayoría kurdos de Siria e Irak, se dirigió el lunes por la mañana por una autopista hasta un puesto fronterizo con Polonia en la región de Grodno. Esta crisis migratoria ha escalado de tal forma que se ha presenciado amenazas tanto de la UE y Polonia como de las autoridades bielorrusas, ya sea mediante sanciones económmicas y de tráfico aereo o por cortes de suministros. La Unión Europea está definiendo el conflicto como un "ataque híbrido" de parte de Bielorrusia, pero ¿cómo suurgió este conflicto y cual es el objetico y la postura de los actores involucrados?

Se calcula 30.000 intendos de entrada de paso ilegal al territorio polaco desde principios de año. Incluso se ha relatado que algunos migrantes iban acompañados de agentes fronterizos bielorrusos. Además, las autoridades fronterizas polacas informaron un aumento de columnas de migrantes a lo largo de esta semana e incluso la concentración de 800 personas junto al límite entre los dos países y en imágenes hechas públicas por el Gobierno se puede ver cómo decenas de personas, entre ellas muchos niños, se han instalado en campamentos en la zona. La tensión entre Bielorrusia y la UE ha llegado hasta el punto de que el líder bielorruso ha amenazado con cortar el suministro de gas a los países europeos dependientes del gaseoducto de Yamal.

¿Cómo surgió la crisis migratoria?

Hasta ahora la ruta migratoria más transitada para acceder a la UE recorría los países balcanes, sin embargo desde este año han incrementado la cantidad de migrantes que optan atravesar la frontera bielorrusa y muchos expertos indican que los migrantes se están empleando como armas de parte de los gobiernos de Putin y Lukashenko a raíz de las polémica desatada en las elecciones bielorrusas llevadas a cabo en 2020.

Estas elecciones fueron cuestionadas por fraude electoral por autoridades europeas y la oposición provocando a la población movilizarse en masa, pero Lukashenko negó rotundamente las estas acusaciones y desetimó unas reelecciones en los comicios. El gobierno de Lukashenko incluso llegó a encarcelar líderes de la oposición que habían llevado a cabo exhaustos informes sobre el nivel democrático de dichas elecciones. Consecuentemente, el comportamiento del gobierno bielorruso hizo escalar las tensiones entre ambos países y la gota que colmó el vaso fue que las autoridades bielorrusas, en mayo de este año, obligaron a aterrizar a un avión de la aerolínea irlandesa Ryanair que cubría un trayecto entre Atenas y Minsk para, al parecer, detener a un periodista opositor exiliado.

Uso de migrantes como armas

La serie de incumplimientos de derechos humanos por parte del estado bielorruso provocó una imposición de sanciones impuestas por la UE en materia económica y de viajes contra el régimen liderado por el presidente autócrata Alexander Lukashenko. No obstante, a partir de ese momento, se desató una tormenta y desde el pasado verano se comenzó a notar un aumento de migrantes que intentaban ingresar a Polonia y Lituania a través de la frontera por Bielorrusia y desde octubre, la cifra de inmigrantes ha escalado de forma peligrosa. Desde la UE, en su reunión con Biden, Von der Leyen, La presidenta de la Comisión Europea (CE), ha definido recientemente la crisis entre Polonia y Bielorrusia como "un desafío a toda la Unión Europea", negó que se trate de una "crisis migratoria", y aseguró, es un intento de "instrumentalizar a los migrantes" para mermar a los países europeos.

Por su parte, la abogada bielorrusa Aliona Chéjovich, experta en inmigración, no duda de que fue el régimen bielorruso quien organizó el flujo de irregulares de los últimos meses con destino a los Veintisiete. "Las autoridades fueron quienes lanzaron hace varios meses una campaña publicitaria en la que Bielorrusia figuraba como el país de tránsito hacia la UE", comentó a Efe desde Minsk. En dicha campaña, según Chéjovich, participaría y se beneficiarían las agencias turísticas y los turoperadores que dependen de la Administración presidencial.

"Pagaron, les concedieron visado de turista, reservaron una habitación de hotel o un apartamento en Minsk, e intentaron cruzar a Europa a través del bosque"

La activista habló con varios inmigrantes que en las últimas dos semanas intentaron cruzar infructuosamente la frontera con la UE. "En su mayoría son kurdos de Irak, pero también los hay sirios e iraníes. Nos contaron que pagaron, les concedieron visado de turista, reservaron una habitación de hotel o un apartamento en Minsk, e intentaron cruzar a Europa a través del bosque", relata.

Algunos llegaron a la capital bielorrusa a través de Rusia. Sea como sea, "los polacos los detuvieron y los devolvieron por la fuerza". "Hubo casos en que los policías polacos incluso pagaron un soborno a los guardias de fronteras bielorrusos para que les permitieran expulsarlos", explicó. Ella teme por la vida de los inmigrantes, a los que considera "rehenes del juego político", ya que en Bielorrusia "son utilizados exclusivamente como instrumento de presión" a la UE. "Ahora, todos los interesados saben que por Bielorrusia se puede cruzar", añadió.

placeholder migrantes tratando de calentarse en su campamento en la frontera bielorrusa-polaca en la región de Grodno. (EFE)
migrantes tratando de calentarse en su campamento en la frontera bielorrusa-polaca en la región de Grodno. (EFE)

Rusia y Bielorrusia: aliados

Cabe explicar que Bielorrusia y Rusia cuentan con una relación estrecha y aunque sean dos estados distintos, desde la caída de la unión soviética se estableció el Estado de la Unión o la Unión de Rusia y Bielorrusia, es decir, una entidad supranacional entre Rusia y Bielorrusia, ratificada el 8 de diciembre de 1999 durante los gobiernos de Borís Yeltsin y Aleksandr Lukashenko. El Estado de la Unión tiene como objetivo la unificación de ambos países, pero tras muchos intentos de finalizar el proceso dos décadas después siguen sin ultimar el tratado de integración.

Existe una relación entrelazada entre ambos países y en este sentido, frente a esta "presión de sanciones en aumento", Bielorrusia mira a Rusia en busca de una "respuesta conjunta" que, por el momento, se circunscribe a la retórica política. El ministro de exteriores Uladzimir Makei ha defendido las relaciones con Moscú como un modelo, ejemplo de una buena sintonía que también expusieron el martes Lukashenko y su homólogo ruso, Vladimir Putin, en una conversación telefónica.

El ministro de Exteriores de Rusia, Sergei Lavrov, ha defendido por su parte que las sanciones económicas deben ser una medida de "último recurso", para contener amenazas para la paz y la seguridad internacionales, y solo previo acuerdo del Consejo de Seguridad Nacional de la ONU. Por ello, considera que la adopción de sanciones de forma "unilateral", refiriendose a las impuestas por la UE, van en contra del Derecho Internacional y únicamente sirven para añadir presión a gobiernos cuestionados desde Occidente, como sería en este caso la Administración encabezada por Lukashenko.

placeholder El presidente ruso Vladimir Putin y su homólogo bielorruso Alexander Lukashenko se dan la mano durante una rueda de prensa tras sus conversaciones en el Kremlin. (Reuters)
El presidente ruso Vladimir Putin y su homólogo bielorruso Alexander Lukashenko se dan la mano durante una rueda de prensa tras sus conversaciones en el Kremlin. (Reuters)

El Ministerio de Exteriores de Rusia también ha salido al paso de las acusaciones vertidas desde el Gobierno polaco y que vinculan a Moscú con este repunte de las llegadas de migrantes a las fronteras de países de la UE. Además, el portavoz del Kremlin, Dimitri Peskov, también ha tachado de "inaceptables" estas acusaciones, según la agencia de noticias Sputnik.

Militarización de la frontera polaca

Según el viceministro del Interior polaco, Maciej Wasik, este lunes había unos 12.000 militares, 4.000 guardias fronterizos y 1.500 agentes de Policía desplegados en la frontera con Bielorrusia. Las autoridades polacas estiman en más de 30.000 los intentos de paso ilegal en la frontera desde principios de año, según la agencia de noticias PAP y las autoridades de Polonia informaron este martes de que han aumentado sus efectivos militares en la frontera con Bielorrusia ante lo que ya denominan una "amenaza" a la seguridad del país propiciada por la llegada masiva de inmigrantes apoyada por el régimen de Minsk.

placeholder El primer ministro polaco Mateusz Morawiecki (R), durante una reunión con soldados y oficiales de los servicios que participan en la seguridad de la frontera polaca con Bielorrusia. (EFE)
El primer ministro polaco Mateusz Morawiecki (R), durante una reunión con soldados y oficiales de los servicios que participan en la seguridad de la frontera polaca con Bielorrusia. (EFE)

Por su parte, el coronel Marek Pietrzak, portavoz de las Fuerzas de Defensa Territorial polacas, anunció que hay 8.000 efectivos de este cuerpo de voluntarios "listos para movilizarse de inmediato", en lo que constituye un paso más en el despliegue de fuerzas en una zona a la que se ha prohibido el acceso. Mientras, el presidente polaco, Andrzej Duda, hizo un llamamiento a la cooperación de todas las fuerzas políticas del país para afrontar lo que ha llamado "un asunto demasiado serio para hacer política" y calificó como "ataque sin precedentes" por parte de Bielorrusia. Además, el Gobierno polaco decretó este martes y "hasta nuevo aviso" el cierre al tráfico civil de las carreteras de la zona donde se produjeron esos incidentes, una medida aún más estricta que el estado de emergencia vigente desde el 2 de septiembre en los casi 200 municipios fronterizos con Bielorrusia.

Piden financiación: muros y vallas

Debido al gran flujo de migrantes en las fronteras, países europeos como Polonia y Lituania han solicitado a la UE que se financie la construcción de muros o vallas como medida reguladora en las entradas a la UE. Estas propuestas fueron cuestionadas por otros países miembros, organizaciones de derechos humanos e incluso dirigentes de la UE, entre ellos la jefa del Ejecutivo comunitario que negó la financiación de las arcas comunitarias para dichas barreras físiicas, "Se discutió (...). Se habló de infraestructuras físicas pero fui muy clara respecto a que no habrá financiación de alambradas ni de muros" aseguró esta semana en rueda de prensa Von der Leyen.

El debate ha servido para constatar que persisten las diferencias entre los países de primera línea de entrada, que reclaman mayor solidaridad de sus socios en la acogida de migrantes y más recursos, y aquellos que rechazan esa responsabilidad, como Hungría o Polonia, o los que temen el movimiento secundario y presionan por una vigilancia más severa en la frontera exterior, como Alemania o Países Bajos. Cabe destacar que durante la gestión de este aumento de flujos migratorios también se han especulado incidentes graves con migrantes y acusaciones de devoluciones en caliente con el endurecimiento del control de la frontera de Polonia.

Tensiones UE y Bielorrusia

Tras el anuncio de Von der Leyer este miércoles de ampliar aún más las sanciones impuestas a Bielorrusia, que ella calificó como un estado autoritario, a partir de la próxima semana, Lukashenko ha hecho de todo menos recular, ya que ha respondido con la amenaza de cortar el suministro de gas a Europa.

"Proporcionamos calefacción a Europa y nos amenazan con el cierre de la frontera. ¿Qué pasa si bloqueamos el tránsito de gas natural?

El líder bielorruso ha declarado, "Proporcionamos calefacción a Europa y nos amenazan con el cierre de la frontera. ¿Qué pasa si bloqueamos el tránsito de gas natural? Recomendaría a los líderes de Polonia, Lituania y otra gente estúpida que se lo pensara mucho [antes de hacer algo así]" refiriéndose al cierre el grifo del gasoducto de Yamal, un punto debil debido a la subida de precios de gas generalizado que está sobrellevando Europa. No obstante la reacción de la UE ante dicho comentario ha sido contundente con el comisario de Economía, Paolo Gentiloni, recalcando que "por su puesto no se dejará intimidar" por sus "amenazas".

El redactor recomienda