Boris solo acepta pasaportes: a partir de este viernes, no se podrá viajar a UK con DNI
  1. Mundo
Nuevas normas de entrada tras el Brexit

Boris solo acepta pasaportes: a partir de este viernes, no se podrá viajar a UK con DNI

Las autoridades británicas solo reconocerán el pasaporte. Los que intentan ignorar la nueva normativa migratoria terminan en un Centro de Internamiento de Extranjeros

Foto: Nigel Farage muestra un pasaporte británico durante la campaña del Brexit previa al referéndum. (EFE)
Nigel Farage muestra un pasaporte británico durante la campaña del Brexit previa al referéndum. (EFE)

Desde este viernes, el DNI deja de ser un documento válido para entrar en el Reino Unido. Solo los españoles residentes registrados en el Programa de Asentamiento podrán seguir utilizándolo hasta 2025. La larga telenovela del Brexit ha estado marcada por diferentes extensiones y todo un año de periodo de transición donde, en la práctica, todo seguía igual. De ahí la confusión ciudadana. Pero en enero, el divorcio europeo se materializó y la vida ahora cambia. Para todos. El Brexit marca una nueva era. Se acabó la libertad de movimiento, los planes de última hora, la aventura de aprender inglés mientras trabajas de camarero o 'au pair'. Geográficamente el Reino Unido sigue en Europa. Pero cruzar la frontera es ya una experiencia totalmente distinta. Desde este viernes 1 de octubre, las autoridades británicas solo reconocerán el pasaporte.

Muchos no son conscientes aún de ello. Pero el desconocimiento de la ley no exime de su cumplimiento. Sin pasaporte, no pasas. Las autoridades británicas están siendo muy tajantes respecto a su nueva normativa migratoria. De hecho, los que aterrizan ahora en el aeropuerto explicando a los agentes que su intención es ponerse a buscar trabajo terminan retenidos en un Centro de Internamiento de Extranjeros. No hay que dejar de repetirlo: el Brexit cambia por completo las reglas de juego.

Foto: Imagen de archivo de pasajeros llegando al aeropuerto de Gatwick, donde aterrizó María el pasado lunes. (Reuters)

“Queremos asegurarnos de que los españoles puedan seguir viajando cómodamente a mi país, y por eso es importante que sean conscientes de este cambio y tomen medidas si les hace falta”, avanzó ya a principios de septiembre el embajador británico en España, Hugh Elliott. “Más de dos millones de españoles visitaron el Reino Unido en 2019 y, al igual que España, estamos deseando que el turismo pueda regresar, siempre que la normativa para hacer frente a la Covid lo permita”, agregó.

El día después del Brexit

Los españoles residentes en el Reino Unido que han regularizado su situación tras el divorcio europeo mediante el Programa de Asentamiento podrán seguir utilizando el DNI hasta al menos el 31 de diciembre de 2025. Todos los comunitarios residentes en suelo británico han tenido que realizar estos trámites para conservar sus derechos, entre ellos, el acceso a la sanidad pública. No obstante, diferentes organizaciones, como The Three Million, denuncian que al no recibir ningún tipo de prueba física —a modo carné— algunos se están encontrando con problemas a la hora, por ejemplo, de encontrar trabajo o vivienda de alquiler.

Foto: Un hombre camina frente a un retrato de Salvador Dalí en Londres. (EFE)

A pesar de que el pasado 31 de diciembre el Reino Unido salió ya a efectos prácticos del bloque, gracias a un “periodo de gracia”, los comunitarios residentes tuvieron hasta el 30 de junio de este año para legalizar su residencia y no quedar como inmigrantes ilegales. Debían hacerlo todos, sin excepción. Sin importar las décadas que llevaran viviendo en el país. Los casados con británicos y también los cónyuges no comunitarios de europeos. Porque, de otra manera, por poner un ejemplo, el estadounidense casado con una española también queda en situación ilegal. Al fin y al cabo, su derecho de residencia estaba antes vinculado a la normativa de la UE.

Todo aquel que llevara cinco o más años en el Reino Unido debía pedir el llamado 'Estatus de asentamiento'. Eso sí, cada vez que cambie ahora de dirección, renueve pasaporte o tenga cualquier cambio en tus datos personales, debe notificarlo a las autoridades. Y si está fuera del país durante cinco años pierde todos sus derechos. En caso de que quisiera volver, tendría que hacerlo ya bajo los requisitos de la nueva ley de inmigración que entró en vigor el pasado 1 de enero. Por su parte, todo el que hubiera llegado al Reino Unido antes del 31 de diciembre de 2020, y llevara residiendo menos de cinco años, tenía que solicitar el 'Pre Estatus de Asentamiento' y esperar al lustro para finalizar los trámites. Y si ahora está fuera del país durante seis meses (dentro de un periodo de un año) deja de ser candidato para conseguir el 'Estatus de asentamiento'.

Las nuevas normas de entrada

Ahora, todo aquel que quiera entrar en el Reino Unido debe hacerlo bajo la nueva normativa migratoria inspirada en el estricto sistema de puntos australiano. Entre otros requisitos, debe tener previamente una oferta de empleo, ganar una media de 30.000 euros anuales y hablar inglés. Eso sí, el nuevo sistema introduce el llamado 'visado de talento global' y elimina el límite de 21.700 personas que pueden entrar al año en el país para hacer frente a la actual escasez, por ejemplo, de sanitarios en el sistema nacional de salud público. Hasta un tercio de los médicos que ejercen en el Reino Unido son extranjeros.

Foto: Boris Johnson, primer ministro británico. (Reuters) Opinión

Ante el caos en la gasolineras por la falta de combustible debido a la carencia de transportistas —se calcula que hay un déficit de 100.000— el Gobierno de Boris Johnson también ha ofrecido ahora 5.000 visados temporales hasta navidades a camioneros. Con la nueva ley de inmigración, aquellos que quieran venir como turistas podrán hacerlo por un periodo de seis meses. Sin embargo, si quieren luego quedarse a trabajar deberán salir primero del país y pedir un visado propio de trabajo.

Kate Nicholls, directora ejecutiva de la Asociación de la Hostelería del Reino Unido, ya adelantó en su día los problemas que ahora se están viendo para encontrar mano de obra para los trabajos menos cualificados, como empleados del hogar, camareros y cocineros. Pero las nuevas normas también se aplican a los estudiantes, que tienen que demostrar que son capaces de “vivir por sí mismos” (en definitiva, que no suponen un coste para el sistema), aunque pueden permanecer en el Reino Unido y trabajar durante dos años después de la graduación.

El Ejecutivo ha tratado de satisfacer las preocupaciones de la industria hortícola permitiendo que alrededor de 10.000 inmigrantes poco cualificados puedan venir cada año durante un periodo de seis meses para las cosechas. Según las estimaciones oficiales del Gobierno, se espera que unas 140.000 personas, alrededor del 70%, de los 200.000 comunitarios aproximadamente que se mudaban cada año al suelo británico queden excluidos con el nuevo sistema migratorio.

Reino Unido
El redactor recomienda