Los independentistas sardos, ¿y Salvini?, exigen que se libere a Puigdemont
  1. Mundo
Reacciones desde Italia

Los independentistas sardos, ¿y Salvini?, exigen que se libere a Puigdemont

El expresidente catalán había sido invitado para intervenir el domingo en un encuentro con separatistas de Cerdeña

Foto: Una manifestante en Alguer, Cerdeña, ondea la bandera de Cerdeña. (EFE)
Una manifestante en Alguer, Cerdeña, ondea la bandera de Cerdeña. (EFE)

El presidente Puigdemont venía a Cerdeña a un encuentro de cultura catalana en Alguer y a un encuentro con independentistas sardos que se iba a producir el domingo a las 11 de la mañana en la localidad de Oristán. El presidente había sido invitado por la Asociación Corona de Logu”, explica a El Confidencial Adriano Sollai, abogado de Cagliari y secretario general de Progetu Republica, movimiento aglutinador del independentismo sardo.

Desde los movimientos independentistas sardos, muy cercanos al independentismo catalán, como ocurre con todos los movimientos separatistas europeos (pese a que el pasado común entre ambos viene de la conquista de la isla en el siglo XIV por el Reino de Aragón y su posterior dominio militar durante cuatro siglos), la detención del expresidente catalán Carles Puigdemont se considera una agresión y una falta de respeto del estado italiano. “Hemos convocado una manifestación esta mañana ante la Corte de Sassari para protestar por el arresto”, explica Sollai.

Foto: Alguer. (iStock)

Desde la Asociación Corona de Logu, la que formalmente invitó al presidente a la isla, lanzaron ayer noche un comunicado en su página de Facebook que dice: “Nos vemos mañana para tener reacciones más reflexivas. De momento, basta el horror que se siente ante una actuación policial quirúrgica, destinada a golpear no solo a Puigdemont y a los catalanes, sino a todos los independentistas y por tanto también a nuestro movimiento en Cerdeña". El texto agrega que "nada más puede decirse de una detención que afecta a un hombre protegido por la inmunidad de un eurodiputado y que hasta ayer realizaba su acción política libremente por toda Europa sin ningún impedimento".

"Tuvo que llegar a Italia para descubrir que no todos tienen los mismos derechos, que las reglas no se aplican igual en todas partes, que la ley es cuestionable. Bueno, tomamos nota. Nuestra plena solidaridad a Puigdemont. Nos preparamos para continuar nuestra lucha en paz, de acuerdo con la democracia. Y por supuesto sin miedo. Las naciones apátridas algún día verán cumplidas sus aspiraciones. Aspiraciones legítimas y sacrosantas”, concluye el comunicado. Algunos lectores comentan la noticia y escriben: “Italia... ¡Qué país tan corrupto! Que liberen a Puigdemont. Un hombre valiente en busca de libertad. No un criminal, sino un político pacifista y honesto. Si el Gobierno italiano entrega a Puigdemont a España será un gesto de cobardía”.

Desde el movimiento Progetu Republica califican también la detención como una agresión hacia los independentistas sardos. “Estamos ofendidos por la actuación del Estado italiano que ha detenido al presidente Puigdemont de forma injusta. Exigimos su inmediata liberación. Yo mismo ayer por la noche me he ofrecido para ser su representante legal, pero yo estoy en Cagliari, al sur, y necesitan un abogado de la zona”, explica Sollai.

Foto: Carles Puigdemont, entrevistado en el Parlamento Europeo. (EFE)
Puigdemont confía en quedar libre gracias a la protección de la Justicia europea
Beatriz Parera Pablo Gabilondo Nacho Alarcón. Bruselas

Finalmente, Puigdemont tiene un abogado sardo del norte, Agostinangelo Marras, que le representa y que esta mañana ha declarado que “aún no se sabe cuándo será la audiencia. Podría ocurrir esta tarde de hoy o mañana. Depende de cuándo lleguen los documentos que los jueces y yo debemos consultar”, según explica el periódico 'La Nuova Sardegna'. Por su parte, el alcalde de Alguer, Mario Conoci, del regionalista Partido Sardo d’Azione, ha dicho que “la detención de Puigdemont es un hecho gravísimo y que haya sucedido en Alguer es aún más doloroso”.

Para el independentismo sardo, esta detención es, de alguna manera, un altavoz para una causa que hasta ahora es minoritaria. “No tenemos representación en el Parlamento regional, pero porque las leyes aplican lo que llamamos sistema turco, que exige más del 10% para sentarse en la Cámara. Ahora, gobernamos en municipios pequeños y vamos creciendo en apoyos dentro de la isla”, reconoce Sollai.

La postura de Salvini

Italia tiene una patata caliente, muy mediática en España, con la que lidiar. Ayer noche todos los medios digitales italianos abrían con la noticia. Desde el punto de vista del relato, como ha sucedido durante todo el proceso independentista catalán a nivel internacional, el mensaje que llega en los artículos es el del entorno del expresidente.
En lo que respecta a la esfera más alta de la política italiana, resulta especialmente interesante la posición de uno de los socios esenciales en el nuevo Gobierno de Mario Draghi, Matteo Salvini y su partido, la Lega. “Espero que Italia no sea protagonista de la justicia o la venganza a petición de otros países”, ha manifestado el exvicepresidente italiano y líder del partido favorito en las encuestas en intención de voto. "Nos cuesta detener a delincuentes italianos y arrestamos a parlamentarios de otros países", ha agregado.

Foto: Matteo Salvini y Santiago Abascal. (Twitter)

Históricamente, Salvini y su formación, convertida bajo su liderazgo en partido de extrema derecha y antieuropeo, han sido simpatizantes del movimiento independentista catalán. Hay fotos en el pasado de Salvini con esteladas y varias declaraciones en las que apoyaba el movimiento. Hace años, eso lo hacía abiertamente y ahora de forma más comedida porque la Lega, originalmente una formación independentista del norte que soñaba con generar la República de Padania, se ha convertido en un partido nacionalista italiano donde su líder ha pasado de cantar que “llegan los perros napolitanos” a bajar allí a envolverse con la bandera tricolor y pedirles el voto.

Ese apoyo de Salvini al independentismo catalán provocó, de hecho, la ruptura con su socio español europeo, Vox, que ha preferido aliarse en la UE con el otro partido de extrema derecha italiano, Fratelli d’Italia que apoya la unidad española e italiana. Por ahora, no hay declaraciones de ningún miembro del Gobierno italiano en un asunto que se ve en todo caso como meramente judicial y en el que, probablemente, el Ejecutivo Draghi no quiera entrar, dejando que sean los tribunales quienes lo resuelvan.

Carles Puigdemont Independentismo Catalán