"La retirada de Afganistán ha sido una catástrofe y una humillación para Occidente"
  1. Mundo
Entrevista a Balázs Hidvéghi

"La retirada de Afganistán ha sido una catástrofe y una humillación para Occidente"

El eurodiputado del Fidesz, el partido húngaro comandado por Viktor Orbán, habla con El Confidencial sobre su polémica ley anti-LGTBI y la retirada de Afganistán, entre otros asuntos

Foto: Balázs Hidvéghi, eurodiputado húngaro. (María Zornoza)
Balázs Hidvéghi, eurodiputado húngaro. (María Zornoza)

Balázs Hidvéghi (Hungría, 1970) es eurodiputado del Fidesz húngaro, el partido comandado por Viktor Orbán, quien se ha erigido como la cara más visible de la democracia iliberal. En entrevista con El Confidencial, mantiene su firmeza sobre la controvertida ley anti-LGTBI, que prohíbe hablar a menores de la homosexualidad en la escuela o en lugares públicos. En medio de las conversaciones para formar una nueva familia política en la Eurocámara, reconoce que mantiene buenas relaciones con Vox y con el PP español.

[Si quieres leer la serie de entrevistas a eurodiputados sobre los temas clave que enfrenta la UE, pincha aquí]

PREGUNTA. La Comisión Europea mantiene retenido el plan de recuperación húngaro por sus ataques al Estado de derecho. ¿Cómo va a terminar esta disputa? ¿Se puede permitir el país perder estos miles de millones de euros?

RESPUESTA. El Gobierno húngaro está dispuesto a negociar con la Comisión sobre cualquier asunto. Tenemos un historial de negociación con Bruselas y siempre hemos estado preparados para modificar un plan económico si es necesario. Sin embargo, el debate de ahora demuestra un problema mayor y más complejo. La Comisión Europea y las instituciones europeas son cada vez menos tolerantes con las visiones políticas diferentes dentro de la UE. Y esto es un problema.

La UE es una entidad de gran cooperación entre varios Estados miembros. Cubre una gran parte geográfica de Europa. Y creo que solo puede mantenerse y tener éxito si se da cuenta de que dentro de esta Europa hay y puede haber varias visiones, ideologías y sistemas de valores que necesitan coexistir y vivir juntos. Nosotros respetamos a otros países y sus decisiones sobre migración, sistema educativo, sus visiones de la familia o impuestos, pero también esperamos que Bruselas respete las decisiones del Gobierno húngaro sobre estos temas. Todas estas decisiones solo le corresponde decidirlas a Hungría.

El Gobierno húngaro tiene un gran apoyo en el país. Tenemos elecciones libres y viviremos otras en primavera. Todos estos temas serán debatidos vivamente tanto en Budapest como en Bruselas. Pero esta idea de Europa en su diversidad tiene que mantenerse. No vamos a aceptar que la Comisión Europea dictamine a Hungría lo que tiene que hacer en temas en los que no tiene ningún papel.

Foto: Dacian Ciolos, líder de Renovar Europa en el Parlamento Europeo. (Fotografía cedida)

P. Ha dicho que están dispuestos a modificar puntos económicos. ¿También están dispuestos a negociar y retirar su controvertida ley anti-LGTBI, que ha sido uno de los grandes choques con Bruselas, el Parlamento Europeo y muchos países europeos durante los últimos meses?

R. En primer lugar, no es una ley anti-LGTBI. A algunos en Bruselas le gusta llamarla así, pero eso no lo hace cierto. La ley protege a los menores. El Parlamento húngaro tiene el derecho de aprobarla para proteger a sus niños de la mejor forma posible en concordancia con nuestras creencias sobre la sociedad, el matrimonio o la educación sexual. No hay ningún tipo de discriminación ahí. Estamos preparados para debatirlo con nuestros socios aquí, pero no vamos a aceptar que Bruselas nos dicte la definición de familia. Este es un derecho soberano de los Estados miembros. Es una responsabilidad del Parlamento húngaro decidirlo y vamos a permanecer ahí.

P. ¿No la van a retirar entonces?

R. No vamos a cambiar una ley que el Parlamento ha aceptado por una gran mayoría, no solo el partido de gobierno. No hay ninguna razón para cambiarla. El gran punto aquí es si la UE continúa siendo una cooperación entre países soberanos, que se respetan, o si camina hacia una centralización con sede en Bruselas. No estamos interesados en recibir dictámenes políticos de Bruselas. Solíamos recibirlos de Moscú. Queremos nuestra libertad. Somos un país soberano que se unió a la UE de forma voluntaria. Queremos cooperar y mantener la UE como una cooperación exitosa de Estados miembros que se respetan. Solo si respeta su propia diversidad seguirá adelante. Las restricciones ideológicas no son una opción.

Foto: El primer ministro húngaro, Viktor Orbán. (Reuters)

P. Los derechos LGTBI son derechos humanos. Su respeto y la protección de las minorías están en la savia de la UE.

R. Estoy de acuerdo. Y todo esto está incluido en la Constitución húngara. Los homosexuales u otras minorías lingüísticas o de cualquier tema están protegidos por la ley húngara. La legislación de la que estamos hablando es solo sobre niños y sobre prevenir su influencia sobre sexualidad temprana o de una forma no aceptable. Por ejemplo, la educación sexual es y será tratada. Pero no vamos a permitir que los grupos de presión LGTBI vayan a nuestras escuelas y guarderías y difundan su propaganda sobre intercambios sexuales a niños de 12 o 13 años. No es aceptable y no va a ocurrir más en Hungría. Y si en Bruselas no les gusta, no nos importa. Es la decisión del pueblo húngaro y vamos a permanecer firmes.

P. Algunos líderes europeos, como el primer ministro holandés, Mark Rutte, dijeron tras esta ley que si Hungría no respeta los valores europeos puede marcharse de la UE. ¿Está sobre la mesa la salida del país del bloque comunitario? ¿Es una posibilidad real?

R. No. Hungría ha sido un país comprometido con la UE y continuaremos siéndolo. Pero queremos una UE de países soberanos. Sobre Mark Rutte, debería aclarar las cosas en su propio país primero. No habla por la UE. Ha tenido escándalos enormes en Países Bajos sobre el Estado de derecho. Debería resolverlos antes de ir dando lecciones al resto.

"Ha habido una tendencia de proyectar la democracia como si solo fuese una democracia liberal de izquierdas. No es cierto"

P. Freedom House define el país como “parcialmente libre”. Es el único país de la UE con esta categoría. Hay informes del desmantelamiento del Estado de derecho o el cerco a la oposición o al sistema judicial en su país. Uno de ellos es el propio informe Sargentini aquí en la Eurocámara. ¿Continúa Hungría siendo una democracia? ¿Es compatible ser un demócrata y un iliberal al mismo tiempo?

R. La democracia es la democracia. No necesita adjetivos. Y este es el punto. Durante las últimas décadas, ha habido una tendencia de proyectar la democracia como si solo fuese una democracia liberal de izquierdas. No es cierto. La tradición europea, su historia, su sistema de valores cristiano continúan siendo la piedra angular. Esto también es democracia.

Menciona la Freedom House. Todo depende de a quién se escuche. Muchos otros ven Hungría como ejemplo de una sociedad civil fuerte, como un país que dice no a la inmigración ilegal y que ha defendido sus propias fronteras y las de la UE. Un país que apoya a las familias y da incentivos a los jóvenes para que tengan hijos. Es un país que es un ejemplo para muchos en España, en la UE y fuera. Hay que ver todas las opiniones. Venir al país y verlo en persona. Somos una democracia vibrante con un buen debate público y con variedad de opiniones políticas.

Foto: Manifestación en Hungría en 2016. (EFE)

P. Ya no son parte del Partido Popular Europeo. Están en conversaciones para formar una familia política con otros grupos como la Lega. ¿Cómo van estas negociaciones? ¿Están también hablando con Vox?

R. Tenemos buenas relaciones con Vox y valoramos su posición sobre asuntos importantes a nivel nacional y europeo. Son un socio importante en España. Pero también tenemos buenas relaciones con el Partido Popular. Nuestro principal problema y la razón por la que dejamos el Partido Popular Europeo es que se han ido mucho hacia la izquierda. El PPE ya no se ajusta a sus valores tradicionales. Creo que ha abandonado a muchos votantes europeos. Siempre intentan formar coaliciones con los liberales o los socialdemócratas, incluso con los verdes. No será bueno en el largo plazo. Por ello, decidimos marcharnos y buscar nuevos aliados.

¿Cómo vamos a hacerlo? Es una cuestión importante, pero no es la única. Ha mencionado la Lega o Vox, pero hay otros en el horizonte. Para nosotros, es muy importante trabajar con el PiS polaco. Iremos paso a paso. Tenemos que ver si creamos una nueva alianza en los próximos meses —aún es pronto para decirlo—. Tenemos que negociar, tantear las posiciones y fortalecer estas alianzas. Eso es lo que estamos haciendo ahora.

Foto: Cumbre UE-EEUU en Bruselas el pasado 15 de junio. (EFE)

P. Le pregunto por Afganistán. ¿Cómo valora la respuesta europea? Algunos de los líderes europeos dicen que Europa tiene una responsabilidad moral de acoger a refugiados. ¿Lo cree usted también?

R. Fue una intervención militar de Occidente en la que Estados Unidos jugó un papel crucial. La decisión de intervenir fue norteamericana, aunque contó con el apoyo de la OTAN. Terminarla de esta forma tan pobre también fue una decisión estadounidense. Soy muy crítico de cómo se ha saldado. Si estás en un país, tienes que cumplir tus compromisos. Y si te marchas, debes hacerlo de forma ordenada. Esta retirada ha sido catastrófica y una humillación para Estados Unidos y para Occidente.

¿Somos responsables de Afganistán ahora mismo? En una parte, sí. Creemos que debemos ayudar a las personas que lo necesitan y a los países vecinos. Pero no creemos en la inmigración masiva como respuesta a todos los problemas en el mundo. Ya lo vimos en 2015. No fue una opción realista para la UE invitar a millones de personas de Siria o Irak. No es sostenible. Tenemos que abordar el problema desde la raíz en que existe. En Hungría, tenemos un programa para reconstruir infraestructuras o colegios en Siria e Irak. Enviamos a especialistas o doctores. Eso es lo que debería hacer la UE con Afganistán. No es una buena idea decir a todos los afganos que pueden venir a la UE. La UE no está para ayudar al mundo entero a traer a la gente aquí. No es justo. Hay que ayudarles financieramente y ahora, y también hacerlo a los países de la vecindad.

Foto: Inmigrantes caminan hacia la frontera con Hungría en territorio rumano. (Reuters)

P. Hungría afronta elecciones cruciales en los próximos meses. La relación con la UE siempre ha sido un tema importante en la campaña del país. ¿Cómo lo afrontará el Fidesz en la campaña electoral? ¿Mantendrá la alta tensión con Bruselas o reducirá el tono?

R. El pueblo húngaro es uno de los más simpatizantes de la UE. Pero al mismo tiempo, el nivel de crítica hacia las instituciones es también elevado. Somos proeuropeos, pero criticamos cómo funciona la UE. Espero que estos debates sobre la UE continúen en la campaña. El Fidesz en un partido proeuropeo, pero mantendremos y defenderemos nuestros derechos y nuestra soberanía nacional. También nuestra posición de fortalecer la UE. Espero que podamos hacerlo y ayudar tanto a Hungría como a la UE.

Comisión Europea Eurodiputados
El redactor recomienda