Italia confinada… por festivo: la tradición que paraliza el país cada agosto desde el 18 a.C.
  1. Mundo
VUELVA USTED MAÑANA

Italia confinada… por festivo: la tradición que paraliza el país cada agosto desde el 18 a.C.

El país se paraliza por la festividad de Ferragosto. Algunas voces tachan de irresponsabilidad esta costumbre y otras hablan de derecho arraigado

Foto: El Ferragosto de 2019 en el Coliseo de Roma. (EFE)
El Ferragosto de 2019 en el Coliseo de Roma. (EFE)

Esta semana que viene será imposible. Yo quería venir hasta el martes, pero como no hay casi pacientes me voy de vacaciones el lunes. Regreso ya el 23 de agosto (conversación del 6 de agosto).

-¿Y quién se queda en la clínica para seguir el tratamiento?

-Nadie, cierra la planta entera, es que es Ferragosto, responde la fisioterapeuta de la clínica Korian del barrio de Prati, en Roma.

Foto: Celebraciones en la Piazza Duomo tras la victoria de Italia contra Inglaterra en la Eurocopa 2020. (Reuters)

Hay tradiciones sagradas para los italianos. La fiesta de Ferragosto, que viene de los tiempos del emperador Augusto, es una de ellas. Un derecho para algunos mientras que, para otros, es una absoluta inconsciencia, especialmente en medio de una crisis como esta, que paraliza un país por la costumbre de tomar las vacaciones todos juntos en el mismo periodo.

Aquí no trabaja ninguno. Basta ya de vacaciones hasta Ferragosto”. La frase del ingeniero Salvatore D’Urso, director del departamento de Energía de Sicilia, sacudió el año pasado los cimientos de la estereotipada dolce vita italiana.

Foto: Trajano y Octavio Augusto

Tanto como para ganarse un titular y un reportaje en 'Il Corriere della Sera' ante algo inconcebible en la hermosa isla mediterránea que veía como se cuestionaban los cimientos de la pausa y disfrute. El ingeniero, incluso, emitió una circular en la que decía que debido al atasco que había de expedientes por el cierre de varios meses por el covid-19 quedaban suspendidas las vacaciones tras el 15 de agosto. La respuesta de todos los sindicatos fue que “los trabajadores tienen derecho a las vacaciones, incluso por motivos psicológicos”. D’Urso replicó que “¿tras cuatro meses en casa se permiten decir que psicológicamente no están preparados para trabajar? Esto es de locos”.

Porque Italia lo vale

Hay otra anécdota sobre este “conflicto” que narró el famoso ejecutivo Sergio Marchionne de cuando fue nombrado director de la empresa Fiat. En medio de una conferencia a estudiantes de la Universidad Bocconi de Milán, donde el empresario hablaba de que Italia debía acabar con ciertos provincianismos, dijo: “Nosotros las vacaciones las hacemos en agosto. En 2004, la Fiat perdía cinco millones al día y regresé tras una gira de trabajo en agosto y en la oficina no había nadie. Pregunté: ¿dónde está la gente? Y me dijeron que estaban todos de vacaciones. Yo los miré y respondí: ¿en vacaciones de qué? ¡No había una sola persona en una empresa internacional! Porque en Brasil no les importa agosto, y en EEUU se sigue trabajando…, pero la Fiat cerraba. Cinco millones al día…”.

Foto: Estatua de Augusto en el Museo Nacional de Roma. (EFE)

La charla, que se ha convertido en viral, incide en alguno de los puntos débiles, según él, de un país demasiado ensimismado con su belleza: “Qué importa que Italia sea bella, que sepamos cantar… Todo eso son cosas que a nivel internacional no cuentan nada. Los americanos me dicen que aman venir de vacaciones a Italia, pero cuando les pregunto si invertirían aquí me dicen que no”.

Marchionne, uno de los empresarios más famosos que ha habido en Italia, nombrado 'Cavaliere del Lavoro' en 2006 por el presidente Giorgio Napolitano, acabó salvando la Fiat de la quiebra y falleció con 66 años, cerca de una ya hipotética jubilación, siendo presidente de Ferrari, sin apenas haber disfrutado de una semana de vacaciones en toda su vida.

Foto: El Coliseo, en Roma. (EFE)

La reconocida antropóloga Amalia Signorelli, fallecida también en 2017, escribía en 2015 un artículo en el periódico 'Il Fatto Quotidiano' que se titulaba: “Jóvenes, ¿trabajáis en Ferragosto? Mejor disfrutad las vacaciones”. Su tesis, en contra de lo que puede apuntar el título, incide sobre el fracaso de un modelo neoliberal que quiere convencer a los jóvenes de entrar en un mercado laboral con salarios bajos, sin garantías de futuro, con despidos frecuentes y contratos a tiempo parcial. “¿Puede identificarse uno con un trabajo que puede perder en seis meses? O, paradójicamente, no es más sabio decir: mientras tanto puedo irme de vacaciones, disfruto, y luego ya se verá”.

El debate en Italia, en todo caso, no es sobre el derecho a tener vacaciones, sino sobre la idoneidad de cerrar un país entero durante dos semanas porque una mayoría se traslada en masa a playas y montañas. “Se pueden escalonar más las vacaciones para no paralizar un país entero”, dicen los que abogan por un cambio de rutinas y mentalidad que viene de los tiempos del emperador Augusto.

“Jóvenes, ¿trabajáis en Ferragosto? Mejor disfrutad las vacaciones”

Ferragosto viene del latín Feriae Augusti, reposo de Augusto, y es una festividad impuesta en el 18 a.C por el emperador Augusto que celebraba el fin del trabajo en los campos. Como tantas tradiciones paganas, la Iglesia Católica lo que hizo es adaptarla a sus ritos y pasó del 1 de agosto original en época romana al actual 15 de agosto, festividad de la Asunción. Fue en todo caso el fascismo de Mussolini el que, con incentivos para los trabajadores rebajando el precio de los trenes, convirtió estas fechas en el momento en el que todo el mundo en Italia se iba de vacaciones.

Esa costumbre hoy se mantiene intacta, pese a que ahora esta semana es cuando los precios turísticos, por la elevada ocupación, son más altos. Hasta la pandemia ha tenido el año anterior, y podría suceder lo mismo este, en Ferragosto su punto de inflexión. El año pasado fue tras pasar la festividad cuando se empezaron a aumentar controles y restricciones en determinadas zonas de playa, discotecas y bares. Parece que este año podía suceder lo mismo. El Gobierno estudia cambiar a finales de mes las restricciones en las regiones con mayores índices de infecciones como Sicilia, Lazio o Cerdeña.

Foto: Dos postales de Roma

-¿Podría hablar con el alcalde?, preguntamos tras dos días de continuas llamadas a un municipio de Los Abruzos por otro reportaje que estamos realizando.

-Es que hoy tampoco ha venido. Dijo que quizá se pasaba a las 9:30, pero parece que no va a venir.

-Bueno, ¿y con quién podríamos hablar entonces?

-Pues es que esta semana no va a venir nadie. Mejor inténtelo ya el 23, nos responden.

2039 años de rutinas no son fáciles de cambiar por una pandemia o porque se hunda la Fiat.

Sindicatos