Los juegos de la ruina: Tokio acaba los Juegos Olímpicos de verano más caros de la historia
  1. Mundo
el coste será de 21.250 M de euros

Los juegos de la ruina: Tokio acaba los Juegos Olímpicos de verano más caros de la historia

El coste de su realización se elevó más de tres veces del presupuesto inicial y acaba rodeado de sospechas por sobornos en su elección como sede olímpica

Foto: La ceremonia de apertura de los JJOO de Tokio. (EFE)
La ceremonia de apertura de los JJOO de Tokio. (EFE)

La noticia de que el Comité Olímpico Japonés (COJ) asumía los 200 millones de yenes (1,55 millones de euros) de coste de la defensa del expresidente de la institución, Tsunekazu Takeda, investigado por las autoridades judiciales francesas por presunto soborno en la candidatura de los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de Tokio a pocas horas de la celebración de la ceremonia de clausura revolucionó las redes sociales niponas. La revelación que el COJ resolvió asumir los costos judiciales del entonces presidente en la reunión de la junta en marzo de 2019 y se hará cargo de todo hasta el final de la investigación a partir de este año es, para muchos, una asunción implícita de las acusaciones y otro montante que añadir a los recargos que ha tenido que ir asumiendo la organización de la cita olímpica.

Si hasta la fecha, los de Londres fueron los Juegos Olímpicos de verano más caros de la historia, el retraso de un año implicó no solo un descenso en el ánimo del pueblo anfitrión por albergar a los deportistas. Según datos del Comité Olímpico Internacional (COI) y del propio gobierno nipón, se estimó que el coste del aplazamiento en más de 6.631 millones de euros, aunque otras cifras destapadas por 'Associated Press' señalan que el coste del retraso de un año se elevaría unos 13.466 millones de euros. Sea como sea, una minucia si se comparan con los más de 46.417 millones de euros que se estimó que costaría una cancelación de los juegos.

Foto: Teresa Portela, plata en K-1 200 metros en Tokio. (EFE)

El presupuesto del evento fue aumentando desde 2013, cuando se hizo público que Tokio acogería los juegos batiendo a Madrid. Si en 2019, la cifra del presupuesto de los Juegos Olímpicos ascendía a 10.712 millones de euros desde los 6.375 millones iniciales de 2013. Sin embargo, auditorías internas realizadas por el mismo gobierno nipón aseguran que el coste total de los Juegos Olímpicos de Tokio será, al menos, de 21.250 millones de euros, una cifra que es más del triple de la cantidad inicialmente presupuestada.

El exprimer ministro japonés, Shinzo Abe, consideró la cita olímpica una prioridad que buscaba entonces no solo recrear la magia y los avances tecnológicos y sociales que supusieron los Juegos de Tokyo 1964 y demostrar que el país salía adelante después de la triple catástrofe de Fukushima, sino que introdujo el evento en su ecuación económica de ‘Abenomics’ para tratar de finiquitar la deflación económica en que estaba Japón después de la crisis de finales de la década pasada. Nadie entonces se hubiera imaginado en el panorama una pandemia mundial causada por un virus.

Foto: Imagen: Irene de Pablo.

Las autoridades judiciales francesas acusan a la entonces candidatura olímpica de Tokio de haber pagado unos 230 millones de yenes (casi 1,8 millones de euros) a la empresa consultora de Singapur Black Tiding para influir en los miembros del COI con derecho a voto de la ciudad anfitriona, algo que el COJ asegura que no es ilegal. Pero esta no es la única ni, seguramente, será la última que empaña todo lo relacionado con Tokio 2020.

Horas antes de oficializarse las nuevas fechas de la cita olímpica después de su aplazamiento el año pasado, una investigación de la agencia Reuters desveló que un hombre de negocios japonés llamado Haruyuki Takahashi recibió casi 7 millones de euros para asegurar que la candidatura de la capital nipona contara con el apoyo de varios integrantes del COI en detrimento de Madrid, siendo luego recompensado con un puesto en el Comité Organizador.

El propio Takahashi, un antiguo alto ejecutivo de una gran agencia de publicidad tokiota de 76 años, reconoció haber sobornado con regalos a miembros del COI, como cámaras digitales y relojes. “Fueron regalos baratos”, se excusó el exejecutivo asegurando que era algo normal proporcionar obsequios como una forma de lograr buenas relaciones con funcionarios importantes. “No vas con las manos vacías, es algo de simple sentido común”, reconoció el veterano hombre de negocios japonés.

“Fueron regalos baratos”, se excusó el exejecutivo asegurando que era algo normal proporcionar obsequios para lograr buenas relaciones

La investigación de la agencia aseguró que los 7 millones de euros salieron de fuentes privadas, principalmente empresas japonesas. Después de la campaña en que se descabalgó a Madrid de su cuarta candidatura olímpica, Takahashi fue nombrado miembro de la junta del Comité Organizador del Tokio 2020, compuesto por miembros de varias organizaciones, incluido el COJ, el Comité Paralímpico Japonés, el Gobierno Metropolitano de Tokio y el gobierno nacional.

Por su parte, Takeda tiene a disposición un equipo de abogados japoneses y franceses que representó un gasto de 60 millones de yenes (unos 463.000 euros) el 2018 cuando se iniciaron las investigaciones y 140 millones (1.080.000 euros) en los ejercicios posteriores. El propio expresidente del COJ dijo al periódico 'Asahi Shimbun' a través de un abogado que “me convertí en presidente según las reglas y no tengo intereses o motivos personales. Estoy profundamente agradecido por la comprensión de la junta directiva del COJ, incluido a su presidente Yashuhiro Yamashita, y me gustaría estar a la altura de esta confianza demostrando mi inocencia”.

Foto: Haruyuki Takahashi habría recibido 8,2 millones de dólares del comité de la candidatura de Tokio. (EFE)

Pero esto solo supondrán una parte de los gastos que, a causa de la situación sanitaria, no han tenido la contraparte de los ingresos en el balance. La prohibición de entrada a Japón de turistas extranjeros desde marzo del año pasado y la decisión de celebrar todos los eventos deportivos que se celebraran en la región metropolitana de Tokio a puerta cerrada supone que las pérdidas económicas sean enormes.

Las cifras de costos reales de los juegos de Tokio no se anunciarán hasta después de los Paralímpicos. Sin embargo, empresarios de todos los niveles aseguran que tendrán enormes deudas y no los beneficios económicos que se esperan de un evento de esta magnitud. Hay incluso quien teme que pueda llegar a pasar lo que sucedió a Grecia la década pasada, que después de los Juegos Olímpicos de Atenas 2004 el país entró en una crisis de deuda que llegó a cuestionar su pertenencia al euro y a la UE. El economista del Nomura Research Institute, Takahide Kiuchi, asseguró que “no tener turismo nacional ni internacional significará un costo de 146.800 millones de yenes ( unos 1.133 millones de euros)”.

La decisión de tirar adelante la cita olímpica sin la presencia del público fue un duro golpe para quienes habían apostado por invertir en el evento. Más de 60 empresas japonesas han gastado un récord de más de 2.550 millones euros en este evento y ahora muchas de estas compañías tienen serias dudas sobre el retorno de la inversión. El CEO de la empresa de bebidas nipona Suntory, Takeshi Niinami, aseguró que si se hubiera permitido acceder al menos a una parte de público en los estadios, las empresas hubieran tenido alrededor de un 10% de incremento de ventas.

Foto: Imagen: El Confidencial Diseño.

Uno de los líderes empresariales más destacados de Japón llegó a afirmar que los Juegos Olímpicos están perdiendo su valor comercial. La mayor evidencia es que en el último proceso de designación de sede olímpica del verano de 2032 solo hubo una candidatura como ciudad anfitriona, Brisbane.

Sea como fuere y a la espera de las cifras oficiales que nos ofrezca la ciudad anfitriona, Tokio se está jugando la medalla de oro para devenir los Juegos Olímpicos más caros de la historia, rivalizando con la ciudad rusa de Sochi, que albergó los juegos de invierno de 2014. Un dato que no conseguirá borrar esta imagen de compra de votos y voluntades muy alejada de la visión de integridad, humildad y honestidad de los japoneses.

Juegos Olímpicos Japón
El redactor recomienda