La apatía del 93%: ¿qué dice el referéndum más vergonzoso de AMLO sobre su futuro?
  1. Mundo
ANÁLISIS DE GZERO MEDIA

La apatía del 93%: ¿qué dice el referéndum más vergonzoso de AMLO sobre su futuro?

Solo un 7% de los votantes mexicanos participó en la consulta popular en la que se preguntaba si los expresidentes del país debían ser investigados por corrupción

placeholder Foto: Una mujer vota en la consulta popular en México. (Reuters)
Una mujer vota en la consulta popular en México. (Reuters)

Si tu país hubiera sufrido décadas de corrupción galopante, ¿no te gustaría enjuiciar a los líderes políticos responsables? Por supuesto que sí. Por eso, el pasado domingo, casi el 98% de los mexicanos que votaron en un referéndum nacional sobre este tema exclamaron al unísono: "¡Sí, por favor, procesen a los últimos cinco presidentes por corrupción!". El problema es que la participación solo fue un deprimente 7%, lo que significa que el plebiscito estuvo muy por debajo del umbral de participación del 40% requerido para que su resultado sea vinculante.

La consulta fue impulsada por el presidente Andrés Manuel López Obrador, conocido como AMLO, un populista de izquierda elegido en 2018 en gran medida por su compromiso de erradicar la corrupción y devolver el poder del Gobierno al pueblo. Desde entonces, ha celebrado una serie de referendos no vinculantes sobre sus políticas y prepara una votación revocatoria sobre su propia presidencia a finales de este año.

Pero casi a la mitad de su mandato de seis años, la baja participación en el referéndum plantea serias preguntas sobre la viabilidad del estilo político de AMLO y sobre el futuro de su partido gobernante, Morena, después de que deje el cargo.

Foto: El presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, valora los resultados electorales. (EFE)

Los opositores al referéndum dicen que fue inútil. Sin duda, llevar a los expresidentes a juicio por corrupción sería un gran problema para México, que actualmente ocupa el puesto 124 de 179 países en la percepción de corrupción, de acuerdo con Transparencia Internacional. En cambio, la pregunta es si la votación era necesaria en primer lugar.

Nada impide al Gobierno investigar a los expresidentes —o a quien quiera— sin la ayuda de consulta popular alguna. Y los críticos señalan que AMLO no ha hecho grandes avances en la lucha contra la corrupción en el país. No ayuda que su hermana y su cuñado hayan sido acusados de aceptar sobornos y que el propio López Obrador haya exigido a Estados Unidos que deje de financiar a las ONG mexicanas anticorrupción que, según él, están en su contra. Los sectores más escépticos de la oposición se han llegado a plantear que todo haya sido realmente una estratagema para, precisamente, tener una excusa para no indagar a los expresidentes, con quienes AMLO, al fin y al cabo, prefiere no enzarzarse.

Para sus partidarios, el objetivo del referéndum era darle al actual presidente un mandato claro para perseguir a los exmandatarios, incluyendo a su predecesor, Enrique Peña Nieto. Pero casi nadie apareció. Ni siquiera el propio AMLO votó, afirmando, en su típico estilo mesiánico, que prefiere el perdón al castigo.

Además, someter todo a votación popular es parte de la apariencia de 'líder del pueblo' de AMLO, uno que quiere que los mexicanos decidan directamente sobre temas de importancia nacional en lugar de a través de sus representantes electos. Sus partidarios, acudan a las urnas o no, aprecian que los consulten porque durante mucho tiempo se han sentido desatendidos por la clase política tradicional.

Sin embargo, el hecho de que este plebiscito fracasara tan espectacularmente nos muestra que quizá parte del toque mágico de AMLO se está agotando. Hace apenas dos meses, Morena perdió su supermayoría en el Parlamento en las elecciones legislativas. Todo esto pone en peligro los planes del presidente de llevar a cabo lo que él llama la "cuarta transformación" de México, porque necesita para ello que su sucesor sea elegido en 2024.

Foto: Vista aérea que muestra el colapso de los vagones del metro en la línea 12. (EFE)

Aun con ello, el presidente sigue siendo inmensamente popular. Aunque sus índices de aprobación cayeron un poco por su manejo de la crisis del covid-19 y la economía, se han mantenido por encima del 60% durante la pandemia. A pesar de los niveles récord de contagios, crimen, crisis económica y violencia relacionada con los cárteles de la droga, los mexicanos, particularmente los mayores y los habitantes de zonas rurales, todavía adoran a AMLO como un ‘outsider’ sincero y frugal que lucha por ellos.

Esa popularidad es muy útil, pero si el presidente no puede movilizar a sus partidarios para que se presenten a un referéndum sobre un tema tan candente como este, ¿estamos ante una crisis más profunda? AMLO todavía tiene tres años para solucionarla, pero la segunda mitad de su mandato parece mucho más desafiante que la primera.

* Este artículo fue publicado originalmente en inglés en GZERO Media. Si te interesa la política internacional, pero quieres que alguien te la explique, suscríbete a la 'newsletter' Signal aquí.

López Obrador Referéndum México
El redactor recomienda