Australia pagará cientos de millones a las "generaciones robadas" de los indígenas
  1. Mundo
Entre 1910 y 1970

Australia pagará cientos de millones a las "generaciones robadas" de los indígenas

Miles de niños fueron secuestrados durante décadas en varios estados australianos con el objetivo de "eliminar todo rastro de cultura indígena"

placeholder Foto: La cultura aborigen es muy importante en Australia (EFE EPA/Dean Lewins)
La cultura aborigen es muy importante en Australia (EFE EPA/Dean Lewins)

Entre 1910 y 1970, uno de cada tres niños indígenas fueron separados a la fuerza de sus familias en Australia. Así lo asegura una investigación oficial del gobierno australiano y que certifica lo que era un secreto a voces: que los funcionarios robaron a miles de niños, sobre todo a los que eran de raza mixta, para mandarlos a internados y misiones dirigidas por la iglesia.

Se les conoce como las "generaciones robadas" y, ahora, Australia ha decidido pagar 280 millones de dólares australianos, unos 175 millones de euros, a los supervivientes que fueron arrebatados a sus familias décadas atrás. Afectará al Territorio del Norte y al Territorio de la Capital y seguirá una tendencia que ya se hizo anteriormente con los estados de Nueva Gales del Sur, Victoria y Australia del Sur.

Foto: Masái mirando la sabana. (J. B.) Opinión
Pueblos indígenas: ¿500 millones de víctimas?
Javier Brandoli Mapa: Cristina Suárez

La Comisión de Derechos Humanos e Igualdad de Oportunidades de Australia publicó un informe en 1997 donde reconocía que el objetivo de aquellos secuestros de niños era "eliminar todo rastro de cultura indígena" de ellos. De hecho, aquel programa dejó secuelas durante décadas a quienes lo sufrieron en sus carnes.

Vidas robadas

Uno de los casos más conocidos es el de Eileen Cummings. En el año 1948, cuando vivía en el Territorio del Norte, una remota zona de Australia, fue secuestrada con solo 4 años por un hombre que se ofreció a llevarla a casa en su coche. No volvió a ver a su madre hasta 15 años después y hoy es un símbolo de lo que sucedió en aquellas trágicas décadas en su país.

Eileen Cummings ha sido el rostro de una campaña que, durante muchos años, ha exigido al gobierno australiano una política de reparaciones y que terminó con una demanda colectiva contra el gobierno federal que se presentó el pasado mes de abril. Hasta ahora, las autoridades del Territorio del Norte no habían querido compensar económicamente a los afectados, pero, finalmente, han accedido a hacerlo.

En el año 2008, el entonces primer ministro Kevin Rudd se disculpó públicamente en el Parlamento por las "generaciones robadas". Ahora, más de una década después, el actual primer ministro, Scott Morrison, ha dado su propia versión: "Este es un paso que se pidió desde hace mucho tiempo. Decir formalmente no solo que lamentamos profundamente lo sucedido, sino que asumiremos la responsabilidad de ello".

El objetivo era "eliminar todo rastro de cultura indígena"

Tal y como publica el Washington Post, ese dinero está destinado a evitar la pérdida del idioma y la cultura indígena. Actualmente siguen viviendo 800.000 indígenas en Australia, pero su esperanza de vida sigue siendo más corta en comparación con el resto de los ciudadanos y, según la estadística, sufren más hospitalizaciones que otros australianos.

Australia Derechos humanos
El redactor recomienda