Autoridades israelíes entran en las oficinas de NSO por la investigación sobre Pegasus
  1. Mundo
Ante el escrutinio internacional

Autoridades israelíes entran en las oficinas de NSO por la investigación sobre Pegasus

Israel afronta una creciente presión diplomática debido a las revelaciones sobre el abuso del 'software' espía creado y distribuido por una compañía del país

placeholder Foto: Protesta en el exterior de la sede de NSO, cerca de Tel Aviv, Israel. (Reuters)
Protesta en el exterior de la sede de NSO, cerca de Tel Aviv, Israel. (Reuters)

Autoridades israelíes visitaron esta semana las oficinas del grupo de vigilancia NSO Group en respuesta a las revelaciones recientes sobre Pegasus, el 'software' producido por la empresa que habría sido utilizado para espiar los teléfonos de miles de periodistas, activistas y opositores políticos por los clientes gubernamentales de la compañía.

Según confirmaron este jueves fuentes de NSO, funcionarios del Ministerio de Defensa entraron en las oficinas de la compañía cerca de Tel Aviv coincidiendo con la visita del ministro de Defensa, Benny Gantz, a París en la que discutió sobre el escándalo con su homólogo francés. El presidente galo, Emmanuel Macron, aparece en la base de datos de 50.000 números de teléfono que, de acuerdo con la investigación llevada a cabo por un consorcio de 17 medios internacionales, fueron seleccionados como candidatos para una posible vigilancia por los clientes de NSO.

La compañía israelí niega que Macron fuera un objetivo y ha defendido reiteradamente que el hecho de que un número de teléfono aparezca en esta base de datos no significa que haya sido víctima de Pegasus. Sin embargo, un análisis realizado por el laboratorio de seguridad de Amnistía Internacional descubrió rastros de actividad relacionada con el 'software' espía en 37 de los 67 teléfonos que estaban en la lista y a los que pudieron acceder.

Foto: Activistas protestan en la India contra las presuntas escuchas telefónicas de periodistas y políticos mediante el 'software' Pegasus. (EFE)

La llegada de funcionarios a las oficinas de NSO fue reportada originalmente como una redada, pero la empresa publicó un comunicado en el que afirmaba que las autoridades habían "visitado" sus instalaciones en lugar de allanarlas. "La compañía está trabajando con total transparencia con las autoridades israelíes", aseguró, de acuerdo con 'The Guardian'.

Israel afronta una creciente presión diplomática internacional para que explique con detalle la naturaleza de la relación entre NSO y las instituciones gubernamentales durante los mandatos del ex primer ministro Benjamin Netanyahu. Una investigación descubrió que el Gobierno israelí dio permiso explícito a NSO en 2017 para tratar de vender su 'software' espía a Arabia Saudí, pese a que la compañía defiende que solo distribuye Pegasus a clientes gubernamentales no autoritarios a quienes solo se les permite usarlos para investigaciones legítimas sobre crimen y terrorismo.

Cembrero denuncia el espionaje

El periodista Ignacio Cembrero interpuso este miércoles una denuncia ante la Fiscalía española por el espionaje del que fue víctima a través de Pegasus. El colaborador de El Confidencial, quien lleva décadas reporteando sobre el Magreb y cuyo número aparece en la lista de objetivos de Marruecos en la base de datos filtrada, exigió a las autoridades que identifiquen a los responsables. Informaciones recientes apuntan que la Direction Générale de Surveillance du Territoire, una de las autoridades policiales marroquíes, fue quien dio la orden de espiarlo.

“Denuncié ante Fiscalía el espionaje de mi móvil por cuenta, según 'Le Monde', de Rabat. Lamento como ciudadano español que Gobierno de Pedro Sánchez no sea solidario con Emmanuel Macron, también espiado, ni deplore las condenas en julio de 3 periodistas marroquíes”, publicó el veterano reportero en Twitter.

Inmediatamente después de anunciarse la denuncia, la ONG Reporteros Sin Fronteras publicó una declaración de apoyo incondicional a Cembrero en su lucha contra el espionaje masivo, tanto en sus acciones en España como en las que la organización prepara a nivel internacional.

“El acoso que lleva sufriendo Ignacio Cembrero por parte de las autoridades marroquíes desde hace años da un paso más con el espionaje de su teléfono móvil. RSF le apoya y apoyará, tanto a nivel español como internacional, en todos los flancos en los que nos necesite, como lo haremos con los 200 periodistas víctimas del infame 'software' Pegasus. No pararemos hasta que se haga justicia, en todas las instancias y todos los países donde podamos actuar”, manifestó Alfonso Armada, presidente de RSF España.

Arabia Saudí Emmanuel Macron Israel Espionaje Ciberespionaje