El primer ministro tunecino acepta su cese y el traspaso pacífico de poderes
  1. Mundo
Tras violentas protestas

El primer ministro tunecino acepta su cese y el traspaso pacífico de poderes

El país se encuentra en un terreno pantanoso que lo aleja del proceso democrático en el que se embarcó tras el fin de la dictadura de Ben Alí durante la primavera árabe

placeholder Foto: Protestas en Túnez, horas antes del cese del primer ministro. (Reuters)
Protestas en Túnez, horas antes del cese del primer ministro. (Reuters)

El primer ministro tunecino, Hichem Mechichi, declaró este lunes aceptar su destitución, decretada este domingo por el presidente de la República, y aseguró estar preparado para el traspaso "pacífico" de poderes con el fin de evitar convertirse en un elemento "perturbador". "Me comprometo a garantizar el traspaso pacífico de poderes a la persona que será designada por el presidente, respetando las tradiciones de la vida política en Túnez, y deseándole éxito al nuevo equipo de Gobierno", afirmó el exdirigente en una carta compartida en las redes sociales.

El presidente tunecino, Kais Said, anunció la noche del domingo por sorpresa el cese del primer ministro, Hichem Mechichi, y la suspensión del Parlamento, así como la retirada con efecto inmediato de la inmunidad parlamentaria de todos los diputados, "para recuperar la paz social y salvar el Estado y la sociedad", después de una jornada de protestas especialmente intensas por la gestión de la pandemia y la difícil situación económica tunecina.

El país entra así en un terreno pantanoso que lo aleja del proceso democrático en que se embarcó tras el fin de la dictadura de Ben Alí durante la primavera árabe. La mañana del lunes se han producido los primeros choques -de momento de baja intensidad- entre partidarios del presidente y de los partidos en el gobierno cesado, y las fuerzas de seguridad han entrado a la oficina de la cadena Al Jazeera y expulsado a los periodistas. Hasta el momento Said ha cesado además del primer ministro a los ministros de Defensa, Justicia e Interior.

placeholder La gente se lanza a las calles en La Marsa, Túnez, tras el anuncio del presidente. (Reuters)
La gente se lanza a las calles en La Marsa, Túnez, tras el anuncio del presidente. (Reuters)

"La Constitución no me da la posibilidad de disolverlo [el Parlamento], pero no me impide suspenderlo", defendió el mandatario al término de una reunión urgente con altos cargos del Ejército y de las fuerzas de seguridad. El presidente ha anunciado también que se arroga poderes totales del Ejecutivo, aunque nombrará un nuevo primer ministro que quede bajo su mando.

Foto: Kais Said, ganador de las presidenciales tunecinas. (Reuters)

Said aseguró hacer uso del artículo 80 de la Constitución, que recoge que, "en caso de peligro inminente que amenace la nación, la seguridad o la independencia del país, el presidente de la República puede tomar las medidas necesarias por las circunstancias excepcionales tras consultar con el jefe de Gobierno y el presidente del Parlamento".

"Advierto a quien esté pensando en recurrir a las armas... Cualquiera que dispare una bala, las fuerzas armadas responderán con balas", ha añadido.

placeholder La gente se lanza a las calles en Túnez después de que el presidente suspendiera el Parlamento (Reuters)
La gente se lanza a las calles en Túnez después de que el presidente suspendiera el Parlamento (Reuters)

Tras el anuncio, miles de ciudadanos salieron a las calles para celebrar la decisión del presidente, mientras una parte de la clase política denuncia un golpe de Estado constitucional. Pese al toque de queda, impuesto entre las 20 horas y las cinco de la mañana, y las restricciones de la crisis sanitaria que prohíben todo tipo de manifestaciones públicas, la capital vivió un ambiente festivo en el que miles de coches y transeúntes festejaron ante la mirada de las fuerzas de seguridad hasta altas horas de la noche.

"Advierto a quien esté pensando en recurrir a las armas... Cualquiera que dispare una bala, las fuerzas armadas responderán con balas"

"Hace años que esperábamos esto. Toda esta gente está feliz porque ahora los oprimidos han ganado al opresor", declaró a Efe Najet, vecina de la Marsa, en los suburbios de la ciudad, que llegó acompañada de sus hijos.

Una satisfacción compartida por Munia, otra ciudadana con bandera en mano, que explicó que la decisión del presidente es una respuesta a las demandas populares: "No queremos un Estado islamista, sino civil, queremos recuperar nuestro país".

"Hace años que esperábamos esto. Toda esta gente está feliz porque ahora los oprimidos han ganado al opresor"

Según la prensa local, las autoridades decretaron a partir de este lunes a medianoche el cierre del espacio aéreo y las fronteras marítimas por una duración ilimitada. Además, unidades del Ejército fueron desplegadas alrededor del Parlamento, la sede del Gobierno y otros edificios institucionales. El sitio web 'Tunisie Numérique' reveló que la justicia ha adoptado medidas cautelares de prohibición de abandonar el territorio nacional contra el presidente del Parlamento y líder del partido islamista Ennahda, Rached Ghannouchi, así como sus 64 diputados.

A media mañana del lunes, se han producido los primeros choques entre partidarios del presidente y afines a Ennahda a las puertas del Parlamento, después de que se les prohibiera acceder a los políticos de la formación. Pocas horas después, fuerzas de seguridad tunecinas han entrado en las oficinas de la cadena catarí Al Jazeera, forzando la salida de todos los periodistas.

Acusado de "golpe de Estado"

El anuncio de Said se produce tras un encuentro de emergencia con los estamentos de seguridad del país, después de la enésima jornada de protestas civiles contra el Gobierno. Muchos de los manifestantes, en su mayoría jóvenes, gritaban consignas pidiendo la disolución del Parlamento y elecciones anticipadas. Los manifestantes también irrumpieron en varias oficinas del movimiento islamista Ennahda, la fuerza mayoritaria en el Parlamento. El partido islamista denunció el ataque, señalando que "bandas criminales" estaban tratando de "sembrar el caos y la destrucción al servicio de una agenda destinada a dañar el proceso democrático tunecino".

Tras el anuncio de Said, el líder del partido Ennahda, Rached Ghannouchi, ha acusado al presidente de dar "un golpe de Estado" contra "la revolución y la Constitución". Por el momento, Ennahda, rival político de Said, es el único partido político que se ha pronunciado en contra del golpe de fuerza del presidente.

Foto: Cartel electoral del candidato islamista Abdelfattah Morou. (Reuters)

Desde comienzos de año, el país magrebí vive un bloqueo institucional después de que el Parlamento apoyara la remodelación del Ejecutivo, con cambios en 11 de sus 25 carteras, y de que el presidente Said se negara a aceptarla al considerar que no fue consultado previamente y debido a las sospechas de conflicto de intereses que planean sobre algunos de los nuevos miembros.

La grave crisis económica que arrastra el país en los últimos años, agravada por la epidemia, ha obligado al Gobierno tunecino a pedir ayuda a la comunidad internacional ante la falta de vacunas y de equipos médicos para hacer frente a esta cuarta ola de coronavirus, que suma ya más de 18.000 víctimas, la tasa más alta de mortalidad del continente, según la Organización Mundial de la Salud.

Túnez Tribunal Constitucional
El redactor recomienda