Es noticia
Menú
El "escudo de silicio", el milagro que salva a Taiwán de una posible invasión china
  1. Mundo
ESTADOS UNIDOS, ALERTA

El "escudo de silicio", el milagro que salva a Taiwán de una posible invasión china

Pekín lleva años amenazando con tomar la isla, pero sigue sin dar el paso por la dependencia de los microchips que proceden de Taiwán

Foto: La bandera de Taiwán sigue ondeando en la isla (Reuters/Ann Wang)
La bandera de Taiwán sigue ondeando en la isla (Reuters/Ann Wang)

China tiene claro que Taiwán es una más de sus provincias, aunque, oficialmente, la isla esté en un limbo internacional. De hecho, lleva gobernándose de manera autónoma desde 1949, pero Pekín nunca ha renunciado a su soberanía y no duda en amenazar con "una guerra" cualquier declaración de independencia que se debata en el parlamento de Taipéi, la capital.

En el año 2005, el Partido Comunista chino aprobó una ley que permite al gigante asiático recurrir a "medidas no pacíficas" en el caso de que Taiwán declarara la independencia. Sin embargo, ese ataque militar nunca ha llegado, a pesar de que los 23 millones de habitantes de la isla siguen viviendo como una democracia más, al contrario de la dictadura de Pekín.

Foto: Bandera de Taiwán. (Reuters)

Es probable que las reticencias de Pekín para hacerse con el control total de Taiwán tengan que ver, además de con las probables repercusiones internacionales, con el silicio. Este mineral es uno de los imprescindibles hoy en día para la fabricación de chips semiconductores y Taiwán es el primer fabricante mundial de estos chips que utilizamos en todos los dispositivos electrónicos. Por eso, un periodista ha acuñado el término "escudo de silicio" para hablar de la defensa de la isla ante China.

Un escudo impenetrable

Craig Addison es el periodista que acuñó el término en su libro 'El escudo de silicio: la protección de Taiwán contra un ataque de China'. Tal y como explica a la BBC, se trata de una forma de explicar por qué Pekín no ha tomado por la fuerza la isla en los últimos años, a pesar de que las amenazas no dejan de sucederse una tras otra.

placeholder Los microchips necesitan silicio para su funcionamiento (IEEE)
Los microchips necesitan silicio para su funcionamiento (IEEE)

El concepto de "escudo de silicio" significa que una acción militar por parte de China en el estrecho de Taiwán provocaría daños igual de importantes para el gigante asiático como para la pequeña isla o, incluso, para Estados Unidos, su aliado en la sombra. De esa manera, el pequeño territorio se protege con el silicio, evitando un conflicto armado que podría tener un coste demasiado elevado para el gobierno de Xi Jinping.

Porque detrás del problema entre Pekín y Taipéi se sitúa la posición de Estados Unidos. La mayoría de los analistas en geopolítica internacional están convencidos de que Washington no permitiría una invasión de la isla por los problemas que provocaría en el suministro de alta tecnología en todo el planeta, pero también por el control que China pasaría a tener sobre las fábricas de chips más importantes del mundo…. por no hablar de las armas que se han vendido a Taipéi a lo largo de los años.

Un ataque militar provocaría daños igual de importantes para China y para Taiwán

Aunque, oficialmente, Estados Unidos no se ha posicionado del lado chino ni de Taipéi, diversos presidentes como George Bush han dicho públicamente que defenderían a la isla haciendo "lo que fuera necesario" en caso de un ataque. Incluso Bill Clinton envió dos portaaviones de guerra a la zona durante la crisis de los misiles del estrecho de Taiwán de 1996, lo que se entendió como un mensaje directo a Pekín.

La importancia del silicio ha quedado demostrada este mismo año, cuando la industria automovilística ha tenido que cerrar temporalmente fábricas en todo el mundo por la escasez de microchips. Tanto China como Estados Unidos, Europa o Japón quieren dejar de depender de los chips taiwaneses con la construcción de fábricas en sus territorios, pero esa solución no llegará a corto plazo. Mientras, el "escudo de silicio" seguirá defendiendo la isla de un gigante de 1.300 millones de personas.

China tiene claro que Taiwán es una más de sus provincias, aunque, oficialmente, la isla esté en un limbo internacional. De hecho, lleva gobernándose de manera autónoma desde 1949, pero Pekín nunca ha renunciado a su soberanía y no duda en amenazar con "una guerra" cualquier declaración de independencia que se debata en el parlamento de Taipéi, la capital.

Taiwán Política exterior
El redactor recomienda