La policía brasileña investiga a Bolsonaro por irregularidades en la compra de vacunas
  1. Mundo
Indagan prevaricación y otros delitos

La policía brasileña investiga a Bolsonaro por irregularidades en la compra de vacunas

Una vez concluida la investigación, la Fiscalía deberá determinar si hay indicios sólidos contra el líder ultraderechista y, en ese caso, presentar una denuncia a la Corte Suprema

placeholder Foto: El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro. (EFE)
El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro. (EFE)

La Policía Federal abrió este lunes una investigación contra el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, por las posibles irregularidades en las negociaciones de vacunas contra el covid-19. La indagatoria, que deberá ser concluida en un plazo de 90 días, tiene como objetivo establecer si el mandatario cometió prevaricación y otros delitos a la hora de compra la vacuna Covaxin, elaborada por la farmacéutica india Bharat Biotech.

Las sospechas fueron alentadas por una comisión del Senado que intenta determinar si el Gobierno es responsable del agravamiento de una pandemia que ya mató a más de 533.000 brasileños en el país, el segundo con más óbitos del mundo, por detrás de Estados Unidos. Algunas de esas supuestas irregularidades fueron reveladas por el diputado Luis Miranda, de la base política que respalda a Bolsonaro, y su hermano Ricardo Miranda, jefe de importaciones del Ministerio de Salud, quienes afirmaron que el presidente ignoró alertas sobre supuestas sospechas de corrupción en el proceso de adquisición del inmunizante.

Foto: El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro. (Reuters)

Una vez concluida la investigación por parte de la Policía Federal, la Fiscalía deberá determinar si hay indicios sólidos contra el líder de la ultraderecha brasileña y, en ese caso, presentar una denuncia a la Corte Suprema. En caso de acogerla, la máxima corte sólo podrá iniciar un juicio con el aval de una mayoría de dos tercios del pleno de los 513 diputados.

En ese supuesto, el presidente sería suspendido de sus funciones durante los 180 días que el Supremo tendría de plazo para concluir el juicio, y destituido si fuera declarado culpable. No obstante, si la Cámara de Diputados no autorizara el proceso, Bolsonaro continuaría en el poder.

El presidente contra las cuerdas

El mandatario brasileño, que fue elegido en 2018 impulsado por un fervor nacionalista y de rechazo contra la clase política del país, vive sus horas más bajas. Pese a haber prometido en su campaña combatir sin tregua los desvíos de recursos públicos, el 70 % de los brasileños consideran que hay corrupción en su Gobierno, según una encuesta de Datafolha divulgada este domingo.

Foto: Felipe Neto, el 'youtuber' que disputa con Bolsonaro el título de más influyente de Brasil.

Bolsonaro ha negado las acusaciones. "Van dos años y medio sin corrupción. Quieren imputarme ahora un crimen de corrupción pese a que no fue comprada ni una dosis de esas vacunas", afirmó. De acuerdo con el presidente, los contratos sospechosos fueron suspendidos por los organismos fiscalizadores debido a que, según dijo, "nosotros tenemos un filtro, tenemos control", lo que impidió la compra de vacunas en los negocios investigados.

Antes de ser salpicada por denuncias de corrupción, la imagen de Bolsonaro ya venía deteriorándose por su cuestionada gestión frente a la covid, ya que, en medio del negacionismo del presidente, contrario a los confinamientos, las mascarillas y otras medidas preventivas, Brasil se convirtió en uno de los países mas castigados por la pandemia en el mundo

Brasil Prevaricación Tribunal Supremo Jair Bolsonaro