Las ambiciones geopolíticas de la UE necesitan una estrategia industrial
  1. Mundo
EUROPEAN COUNCIL ON FOREIGN RELATIONS

Las ambiciones geopolíticas de la UE necesitan una estrategia industrial

La UE necesitará algo más que el libre mercado para mejorar su poder económico global, especialmente cuando otras potencias se benefician de intervenciones políticas en la economía.

placeholder Foto: Reunión informal de ministros de defensa de la UE en Lisboa. (EFE)
Reunión informal de ministros de defensa de la UE en Lisboa. (EFE)

Los planes de la Comisión Europea de convertirse en una “comisión geopolítica" continúan sin estar definidos. No queda claro qué estrategias o mecanismos tenía en mente Ursula Von der Leyen cuando presentó esa visión durante uno de sus primeros discursos como presidenta electa, en 2019. Como ex ministra de Defensa, puede que considerara importante la capacidad militar, pero dado que la mayor fortaleza de la Unión Europea es su economía, la Comisión necesita desarrollar una estrategia industrial si quiere cumplir sus ambiciones geopolíticas.

Durante mucho tiempo han existido importantes deficiencias en el desarrollo industrial de la UE. El bloque incumplió uno de los objetivos clave que estableció en el año 2000 a través de la Estrategia de Lisboa: convertirse en "la economía más competitiva y dinámica del mundo, capaz de lograr un crecimiento económico sostenible, mejores empleos y una mayor cohesión social". Incluso antes de que la crisis financiera de 2008 dañara gravemente la economía europea, estaba claro que el bloque no alcanzaría este objetivo.

La competencia y el libre mercado son ingredientes importantes de cualquier estrategia económica exitosa. Pero la UE necesitará algo más que esto para mejorar su poder económico global, especialmente en un momento en el que algunos de sus principales competidores se benefician tanto de los mercados libres como de intervenciones políticas en la economía.

Foto: El líder de la política exterior europea, Josep Borrell. (EFE)

Si bien la UE ha logrado importantes avances en los últimos años en la lucha contra la competencia desleal, sigue oponiéndose ideológicamente a una estrategia industrial activa. Como muestran los debates sobre el presupuesto de la UE, el Consejo Europeo nunca ha dado prioridad a la investigación y el desarrollo. Por el contrario, el Consejo ha intentado a menudo recortar las partes relevantes del presupuesto propuestas por la Comisión y respaldadas por el Parlamento Europeo. Sin embargo, una fuerte inversión en investigación y desarrollo se encuentra en el corazón de cualquier estrategia industrial.

Lentamente, la Comisión Europea está abandonando esta tradicional oposición a una estrategia industrial activa. Esto se deriva de su identificación de dependencias estratégicas en áreas como las materias primas y procesadas que son vitales para la descarbonización de la industria europea (incluidos el cobalto, el litio y el molibdeno). Otro sector dependiente es el de los productos sanitarios, como se reveló durante la pandemia. La Comisión afirma que “la UE ha ido perdiendo gradualmente su liderazgo en muchas tecnologías, en términos de cuántas solicitudes de patentes presenta en comparación con el resto del mundo”.

Por supuesto, la UE no puede liderar en todos los sectores de la industria y la investigación. Además, algunas de estas dependencias son mutuas. Pero cuando la UE depende de proveedores externos para sus transiciones ecológicas y digitales o para proteger la salud de sus ciudadanos, se encuentra en una posición geopolítica débil. El bloque puede tener grandes ambiciones geopolíticas, pero actualmente carece de los medios para cumplirlas.

Foto: El presidente turco Tayyip Erdogan. (Reuters)

Sorprendentemente, ninguno de los documentos oficiales de la UE explica cómo el desarrollo de una estrategia industrial es crucial para el objetivo geopolítico de mantener a raya a los estados autoritarios. Una UE económicamente debilitada abriría la puerta a una influencia política todavía mayor por parte de Rusia y China. Este problema ha sido especialmente evidente en las actividades de China en el sudeste de Europa y en África después de que la UE se mostró incapaz de cumplir sus compromisos sobre la entrega de vacunas a estas regiones. Las sanciones pueden ser un instrumento necesario para expresar la indignación moral, pero no sustituyen a las sólidas políticas industriales y de investigación que permitirían a la UE competir verdaderamente con los estados autoritarios.

El núcleo de la estrategia industrial de la UE debería estar compuesto de fuertes incentivos para establecer o mantener una posición de liderazgo en tantas áreas económicas como sea posible. El bloque también debe planificar cómo capacitar a una fuerza laboral para implementar las transiciones digital y verde. La UE no solo debe garantizar unas capacidades críticas de investigación y producción, sino que también debe estar dispuesta a utilizar estos recursos para competir con otras potencias. La pandemia ha demostrado cómo China, Rusia e incluso Estados Unidos están dispuestos a usar esos recursos de una manera que puede amenazar a la UE. La orden ejecutiva de Estados Unidos que garantiza el acceso a las vacunas contra el covid-19 -que tuvo una motivación geopolítica- es un buen ejemplo de esto.

Como Estados Unidos, el Reino Unido ha movilizado los recursos de vacunación mucho mejor que la UE a través de la intervención del Gobierno en la economía.

Todo esto muestra por qué la UE debería crear un marco legal para una estrategia industrial sólida. El marco debe incluir normas para las políticas de contratación pública que otorguen un trato preferencial a los productos y servicios de la UE en áreas críticas. Y también debería crear mecanismos para movilizar esos recursos en tiempos de crisis, incluso si lo hace sobre una base más democrática que las órdenes ejecutivas de los presidentes estadounidenses.

* Análisis publicado originalmente en inglés por el European Council of Foreign Relations bajo el título Why the EU needs an industrial strategy

Comisión Europea Unión Europea Ursula von der Leyen Parlamento Europeo Industria