Es noticia
Menú
Los españoles que no quieren ser evacuados de Gaza: "Aquí está nuestra vida"
  1. Mundo
98 españoles en la Franja

Los españoles que no quieren ser evacuados de Gaza: "Aquí está nuestra vida"

El Ayla lleva más de una semana sin salir de casa. Ni para comprar comida; están sobreviviendo con las vituallas que compraron para celebrar el Eid, festividad del fin del Ramadán

Foto: Escenas de destrucción en Gaza tras un bombardeo israelí. (EFE)
Escenas de destrucción en Gaza tras un bombardeo israelí. (EFE)

Riad Ali El Ayla es uno de los 98 españoles que el Consulado tiene registrados en Gaza. Con el comienzo de la Operación militar israelí 'Guardianes del Muro' contra el enclave, que se prolonga ya semana y media, el Ministerio de Exteriores español comenzó a activar su plan de contingencia para evacuarlos, como ya se hizo en 2014, 2012 y 2008. Sin embargo, en esta ocasión El Ayla ha preferido quedarse. Es uno de los cerca de la mitad de los hispano-gazatíes que han rechazado una posible evacuación del enclave organizada por el Ministerio de Exteriores español.

El Ayla lleva más de una semana sin salir de casa. Ni para comprar comida; están sobreviviendo con las vituallas que compraron en su momento para celebrar el Eid, festividad del fin del ayuno del mes de Ramadán, sagrado para los musulmanes. Como él, otros tantos de los hispano-gazatíes con los que ha hablado este periódico. Por miedo a los bombardeos, pero también a los drones israelíes. "Pasamos unas noches terribles, por el terror a los bombardeos, de la noche a la madrugada", cuenta por teléfono desde el campo de refugiados de Jabalia, al norte de la Franja y una de las zonas más afectadas por los sistemáticos bombardeos israelíes. Mientras hablamos, se oye una explosión y la llamada se corta unos minutos. "Esta semana ha sido más intensa que las anteriores ofensivas, más que la de 2014. Nadie se acostumbra a esto, pero nosotros llevamos así años", explica cuando vuelve la conexión.

Foto: Foto: Reuters.

Hasta el momento, la escalada bélica ha dejado ya 219 muertos en Gaza (de los que 63 son niños) y 12 en Israel en el incesante intercambio de cohetes y bombardeos entre las milicias gazatíes y las fuerzas armadas israelíes. El Ejército israelí (IDF) ha cambiado su estrategia respecto a la ofensiva de 2014 y los bombardeos sobre la Franja ahora son más cortos, pero mucho más intensos, según las propias cifras que distribuyen las fuerzas armadas israelíes. Los objetivos, según las IDF, son altos cargos de Hamás, milicia islamista que controla el enclave, o de la Yihad Islámica, así como sus sedes, infraestructuras o túneles.

Sin embargo, en los bombardeos sobre Gaza han caído también decenas de edificios residenciales, oficinas e incluso hospitales u otras infraestructuras civiles. Según la UNRWA, la agencia de Naciones Unidas para los refugiados palestinos, más de 40.000 personas han perdido sus casas. Según el Ministerio de Información gazatí, los bombardeos israelíes -1.615, según esa misma entidad, un número muy superior al ofrecido por las IDF- han destruido casi 1.200 casas. Un total de 156 torres o edificios residenciales habrían sido también completamente destruidos, entre ellos la sede de las oficinas de la cadena Al Jazeera y la agencia de noticias AP.

Foto: Un bombardeo sobre Gaza el 14 de mayo. (Reuters)

El Ministerio de Exteriores español está en contacto continuado con el cerca del centenar de residentes con pasaporte español en Gaza, "todos con doble nacionalidad y con arraigo en la Franja", según detallan fuentes diplomáticas. Con el inicio de la ofensiva 'Guardianes del Muro', el consulado en Jerusalén comenzó a tantear el terreno para una posible evacuación del enclave, en función de cómo evolucione la situación y que puede llegar a no ser necesaria si se produce un alto el fuego en los próximos días.

Casi la mitad se quedan, con la esperanza de que quizá mañana se haya acabado la ofensiva

Normalmente, se hace en uno o dos autobuses, que gracias a un corredor humanitario salen de Gaza en dirección o a Egipto o Jordania. En ofensivas anteriores, España evacuó a sus nacionales a Jordania, donde pasaron cerca de un mes en un hotel, o a Madrid, en condiciones similares, antes de regresar a Gaza. Pero no todos quieren ser evacuados. "Casi la mitad se quedan, con la esperanza de que quizá mañana se haya acabado [la ofensiva]", explica Salah El Sousi, hispano-gazatí que hace de enlace entre el consulado y los españoles residentes en la Franja y que conoce bien a la comunidad.

Quedarse en Gaza

"Sobre todo las familias que tienen hijos, se queda el padre de familia, el hermano mayor... Y se evacúan los niños y las mujeres. Ellos no pueden dejar el trabajo, tienen miedo de perder sus casas si se van sin saber cuándo van a volver". Porque, por mucho que sean evacuados por España, al final hay que volver a la Franja.

El Sousi cuenta varios ejemplos de gente que ha preferido decir 'no' a la evacuación. Desde Hamed, que se quedaría en Gaza mientras su mujer y sus hijas sí son evacuadas a un lugar seguro lejos de las bombas, a Riad, que aunque sí fue evacuado en dos ocasiones junto a su familia, en esta ocasión ha decidido quedarse.

"Si salimos, ¿cómo vamos a hacer nuestra vida? Prefiero quedarme aquí, vamos a aguantar. Sea lo que sea al final", explica este jubilado, que estudió ciencias políticas en Madrid y tiene por ahí todavía la 'cartilla de la mili'. Él es el primero de la familia que obtuvo la nacionalidad española, en el 78. Ahora, son también españoles sus hijos y nietos, una familia 'extensa' de casi treinta personas.

placeholder (EFE)
(EFE)

"Nuestros hijos tienen sus escuelas, sus exámenes, su vida", explica, como una de las razones por las que prefiere quedarse. Uno de sus hijos menores, de 17 años, acaba de terminar el bachillerato superior y está a la espera de hacer sus exámenes, que le servirán para entrar a la universidad. Si no hace los exámenes, el muchacho perdería una oportunidad clave para continuar con su educación. Para los cerca de dos millones de habitantes de la Franja, la vida tendrá que seguir después de la ofensiva israelí.

Riad se queja de que no puede estar "cincuenta días" viviendo en un hotel, como en las anteriores ocasiones en las que fue evacuado, dejando atrás sus casas y trabajos sin saber cuándo van a volver y sin poder tampoco empezar una nueva vida en España, pese a que tienen la nacionalidad. "Si salimos de aquí y vamos a España tenemos que continuar nuestra vida, ¿cómo vamos a continuar nuestra vida ahí? ¿Sin una casa?", lamenta. En Gaza, de momento, Riad y su familia tienen un hogar. "Aunque nunca sabemos si nuestro edificio será el siguiente [víctima de un bombardeo israelí]", añade.

"Nos escondemos dentro de casa, y que toque lo que toque hasta la siguiente ronda. No hay escapatoria"

Para El Sousi, cada día que se prolonga la ofensiva israelí sobre Gaza es una incertidumbre: "Nunca sabes cuándo van a disparar. Delante de mí están las fragatas disparando por mar. Se escucha todo. Nos escondemos dentro de casa, y que toque lo que toque hasta la siguiente ronda. No hay escapatoria". A diferencia de Riad, El Sousi sí ha informado al consulado de su voluntad de salir de la Franja si finalmente se produce la evacuación de españoles del enclave.

Una evacuación que puede que no llegue a ser necesaria si fructifican las negociaciones para un alto el fuego. Hasta el momento, el primer ministro israelí en funciones, Benjamín Netanyahu, se ha negado a poner fecha al fin de la ofensiva militar, pese a las crecientes presiones de Estados Unidos y la mediación de países árabes como Egipto y Jordania. Este miércoles, el presidente estadounidense Joe Biden pidió a Netanyahu relajar "significativamente" la confrontación "hoy mismo", como primer paso a un alto el fuego que la prensa israelí pronostica que podría producirse en las próximas 24 horas. Netanyahu ha respondido que están "decididos a continuar".

Riad Ali El Ayla es uno de los 98 españoles que el Consulado tiene registrados en Gaza. Con el comienzo de la Operación militar israelí 'Guardianes del Muro' contra el enclave, que se prolonga ya semana y media, el Ministerio de Exteriores español comenzó a activar su plan de contingencia para evacuarlos, como ya se hizo en 2014, 2012 y 2008. Sin embargo, en esta ocasión El Ayla ha preferido quedarse. Es uno de los cerca de la mitad de los hispano-gazatíes que han rechazado una posible evacuación del enclave organizada por el Ministerio de Exteriores español.

Gaza
El redactor recomienda