El apocalipsis del covid de Narendra Modi: ¿resistirá el líder indio su enésima crisis?
  1. Mundo
ANÁLISIS DE GZERO MEDIA

El apocalipsis del covid de Narendra Modi: ¿resistirá el líder indio su enésima crisis?

Tras convertirse en el nuevo epicentro de la pandemia, muchos indios se preguntan por qué el primer ministro no dio prioridad a su propia gente antes que exportar millones de vacunas

placeholder Foto: El primer ministro indio, Narendra Modi, recibe su segunda dosis de la vacuna contra el covid. (Reuters)
El primer ministro indio, Narendra Modi, recibe su segunda dosis de la vacuna contra el covid. (Reuters)

Primero fue Europa, luego Estados Unidos y más tarde Brasil, ahora mismo India es el epicentro mundial de la pandemia de coronavirus.

El país asiático está batiendo récords mundiales de infecciones diarias por covid (y el número real podría ser mucho mayor). Las ciudades más afectadas como Nueva Delhi se están quedando sin camas de hospital, mientras que los precios del oxígeno en el mercado negro y los medicamentos (a menudo falsos) están por los aires. Dado que los crematorios están llenos, muchos indios deben quemar a sus muertos en la calle o en piras masivas.

El país de 1.400 millones de habitantes, que antaño fue elogiado por su respuesta pandémica, ahora está perdiendo la batalla contra un virus que ha abrumado su frágil sistema de salud. Pase lo que pase a continuación, la crisis es una prueba importante para la popularidad del mandatario indio.

¿Cómo se llegó hasta este punto? Hace solo dos meses, las tasas de mortalidad per cápita de India aún eran relativamente bajas y sus tasas de recuperación por infección eran más elevadas que las de la mayoría de los países más afectados por la pandemia. Los nuevos casos habían comenzado a disminuir a finales de febrero, semanas después de que el Gobierno iniciara su ambiciosa campaña de vacunación. Pero fue entonces cuando la trayectoria cambió abruptamente: las infecciones y las muertes comenzaron a descontrolarse, en gran parte como resultado de una nueva variante local más letal y una menor adherencia al distanciamiento social y al uso de mascarillas. Las decisiones gubernamentales también contribuyeron directamente a estos factores.

Foto: Un simpatizante del Partido del Hombre Común. (Reuters)

La política es lo primero. Los opositores del primer ministro Narendra Modi dicen que se precipitó al declarar una victoria anticipada sobre la pandemia. Envalentonado por su éxito inicial en mantener unas cifras bajas (reportadas) de muertes, Modi permitió que grandes multitudes se reunieran para mítines de campañas electorales estatales y festivales religiosos masivos como el 'Kumbh Mela'.

El primer ministro, que en un principio se había tomado muy en serio la pandemia, esta vez eligió sumar puntos políticos en lugar de prestar atención a las advertencias de salud pública. En primer lugar, su partido gobernante, el BJP, tiene la oportunidad de ganar por primera vez en Bengala Occidental, actualmente gobernada por un destacado crítico de Modi. En segundo lugar, Modi, un nacionalista hindú acérrimo, no quería someterse a la presión de su base al cancelar el 'Kumbh Mela', considerada la reunión religiosa más grande del mundo, que se celebra cada 12 años y que involucra a millones de devotos hindúes bañándose juntos en el Ganges para purificar sus almas.

Nacionalismo de vacunas versus diplomacia de vacunas.

A medida que el virus avanza, Modi también está bajo una presión creciente para acelerar la lenta campaña de vacunación de India. A pesar de ser uno de los principales fabricantes de vacunas del mundo, apenas el 1,5 por ciento de los indios han sido completamente inmunizados hasta ahora.

Curiosamente, la lentitud se ha atribuido en parte a la disminución de los suministros en el estado de Maharashtra, hogar del peor brote actual y del Serum Institute of India, que está produciendo decenas de millones de dosis de inyecciones para consumo interno y, hasta hace poco, para otros países El Gobierno suspendió las exportaciones hace un mes para contener el actual recrudecimiento de la pandemia, pero muchos indios ahora se preguntan por qué el primer ministro no dio prioridad a su propia gente antes.

Foto: El primer ministro indio, Narendra Modi, recibe una dosis de la vacuna contra el covid-19. (EFE)

También está el enigma de la asistencia estadounidense. Durante el fin de semana, una serie de potencias extranjeras se ofrecieron a ayudar a la India en este momento de necesidad. Una de ellas fue EEUU, donde la administración Biden levantará temporalmente las restricciones a la exportación de materias primas para fabricar vacunas para que India pueda aumentar su producción nacional.

Para Modi, la ayuda de Estados Unidos implica buenas y malas noticias. Por un lado, el Serum Institute da la bienvenida a las materias primas necesarias para conseguir más inyecciones en los brazos de los indios. Por otro lado, lo que India realmente quiere es que EEUU y otras potencias renuncien temporalmente a los derechos de propiedad intelectual para poder fabricar tantas vacunas como quiera sin preocuparse por las patentes.

Foto: Bas Eickhout, durante un acto de campaña del partido de los Verdes Europeos en Budapest, Hungria. (Foto: Reuters)

Entonces, ¿cómo afectará todo esto a Modi? Aún no hay encuestas recientes para determinar si la actual ola de enfermedades y muertes ha dañado la popularidad del mandatario. Pero está lo suficientemente preocupado por la reacción de las redes sociales contra su manejo de la crisis que el Gobierno ha exigido a Twitter bloquear ciertas publicaciones críticas.

Modi ha demostrado una asombrosa inmunidad a los desafíos políticos desde que asumió el poder en 2014. La fallida reforma monetaria en 2016 tuvo poco efecto en su respaldo, que también sobrevivió a protestas masivas por una controvertida ley antimusulmana de ciudadanía justo antes de la pandemia. Y más recientemente también ha podido superar sin mucho problema las manifestaciones lideradas por agricultores contra una reforma agraria. Pero con más de 2.000 personas muriendo diariamente y sin un final a la vista, ¿podrá Modi desafiar la gravedad política por mucho más tiempo?

* Este artículo fue publicado originalmente en inglés en GZERO Media. Si te interesa la política internacional, pero quieres que alguien te la explique, suscríbete a la 'newsletter' Signal aquí.

India Pandemia Campañas electorales Nacionalismo