Los grises de David Beriain
  1. Mundo
Nos enseñaron a buscar respuestas

Los grises de David Beriain

Si algo enseñó, o me enseñó David, es a buscar respuestas y a no cesar de cultivar la empatía. Esa búsqueda que remueve tus cimientos, te da perspectiva

placeholder Foto: El periodista David Beriain. (Discovery)
El periodista David Beriain. (Discovery)

¿Qué pasa cuando eres capaz de entender por qué hace lo que hace un verdadero criminal? El miedo, o la reflexión, viene cuando te das cuenta de que no eres tan diferente. Así repetía David Beriain en muchas ocasiones sus reflexiones sobre aquellos verdaderos desgraciados a los que muchas veces entrevistaba. Porque el mundo está lleno de grises y David solo quería bucear en ellos, a sabiendas de que la realidad nunca sería clara, pensando que quizá, en los extremos, encontraría alguna respuesta.

Si algo enseñó, o me enseñó David, es a buscar respuestas y a no cesar de cultivar la empatía. Esa búsqueda que remueve tus cimientos, te da perspectiva, te golpea de frente con otras realidades y en definitiva, te convierte en mejor persona. De esas con las que quieres estar, de las que quieres aprender, con las que es fácil apasionarte en nuevos proyectos, con las que sabes que lo importante es emocionar, porque al final es la emoción lo que trasciende, lo que transforma. Y eso él lo tenía muy claro. La tele o el reconocimiento, para él solo eran un medio para poder seguir contando historias, que emocionaran, que nos hicieran reflexionar y por supuesto poner en tu casa una información valiosísima que requería meses de esperas, de conversaciones, de buen hacer, de honestidad, de una confianza que solo él y su equipo generaban.
Yo me imagino a David sentado, sereno, frente a aquel que lo ha ejecutado, preguntándole “¿Qué te ha llevado a hacer esto?”.

Foto: Los féretros de los periodistas españoles, a hombros de personal del Ejército. (Reuters)

En la poca tranquilidad y soledad que a veces nos dejaba nuestra frenética vida, reflexionábamos… ¿Por qué hemos nacido con esta quizá desdicha? La de no conformarnos. Y surgía ese término, el umbral de excitabilidad. A veces cuando uno tiene un trabajo particularmente activo, donde quizá normaliza situaciones extraordinarias, o vive algo con un nivel de intensidad de emociones elevado, ese umbral es alto. Luego toca volver, no a la realidad, sino a otra realidad, donde ese umbral de excitabilidad se ha de adaptar a lo ordinario. A veces no es fácil adaptarse a lo sencillo y no es fácil transmitir lo vivido. Cuando me preguntan qué tal tu expedición, tu aventura, tu trabajo... no siempre salen las palabras. En realidad todo el mundo lidia con sus problemas y cuando le preguntan a uno, al final no les importa demasiado lo que uno ha sentido. Al final uno se desplaza y no encuentra la manera de hablar de lo mundano. Y tu entorno se resiente, porque tu locura, disfrazada de pasión, no es fácil de llevar. No es fácil volver a conectar con lo sencillo, a veces se fracasa.

Foto: David Beriain (i) y Roberto Fraile, asesinados en Burkina Faso mientras grababan un documental sobre caza furtiva. (EFE)

Pero también lo ordinario, que no es peyorativo, nos ayuda a tomar perspectiva de lo extraordinario. Ese mundo extraordinario en el que se movían David y Roberto.

Recuerdo en el preestreno de su documental “El Ejército Perdido de la CIA” que le dije: "David, tío, ya puedes descansar tranquilo, porque esto es una obra de arte que define todo lo que sabes hacer y que será un referente documental". Una historia humana desgarradora, en una situación de conflicto, metido en toda una expedición filmado como no se podía hacer mejor con Sergio y Roberto.

Chequeo mi móvil, y como un guiño del destino, veo su último mensaje:

Foto: El periodista David Beriain, fotografiado en el Amazonas en 2015. (Discovery Max)

“Lo más difícil siempre es volver. Por aquello de la épica y de que es más fácil para nosotros pelear con un león que con un ejército de hormigas. Pero lo sabio es saber vivir en las dos realidades. Cuando averigüe como cómo te cuento".

Almas inquietas, espero que encontréis ahora sosiego, aguardad con las respuestas.

David, sigues inspirando. Es lo que le ocurre a los grandes, que no mueren, porque seguiremos pronunciando vuestros nombres.

Como decía el poeta, ojalá que ser valiente no fuera tan caro.

CIA Burkina Faso Periodismo