¿Quién se beneficia del ataque contra la planta atómica iraní de Natanz? Israel
  1. Mundo
Análisis de GZERO Media

¿Quién se beneficia del ataque contra la planta atómica iraní de Natanz? Israel

Todo esto ocurre apenas unos días antes de las negociaciones para que Estados Unidos entre de nuevo en el acuerdo nuclear de 2015 se reinicien en Viena

placeholder Foto: Imágenes de satélite del complejo de Natanz. (Reuters)
Imágenes de satélite del complejo de Natanz. (Reuters)

Irán ha prometido vengar el ataque contra su planta nuclear de Natanz del pasado domingo. Teherán culpa a Israel, que —como ha hecho en otras ocasiones— ni ha confirmado ni ha negado su responsabilidad. Y todo esto ocurre apenas unos días antes de las negociaciones para que Estados Unidos entre de nuevo en el acuerdo nuclear de 2015 se reinicien en Viena. Lo que los iraníes hagan ahora determinará el futuro inmediato de las negociaciones, una prioridad de la Administración Biden.

¿Qué ha pasado? Natanz, una de las instalaciones más importantes de Irán para enriquecer uranio, sufrió una explosión que afectó al sistema eléctrico de las centrifugadoras. Los daños probablemente retrasen los esfuerzos del país para enriquecer uranio a nivel necesario para armamento. Hasta el momento, no queda claro si fue un ciberataque similar al 'gusano' Stuxnet, desarrollado conjuntamente por Israel y EEUU, que destruyó un quinto de las centrifugadoras iraníes en 2010, o una bomba como la que causó un incendio en julio de 2020 en la misma central.

Foto: Imagen de satélite de la central de Natanz. (Reuters)

¿Por qué ahora? El momento del ataque, mientras continúan las conversaciones entre Estados Unidos e Irán, no es una coincidencia. Israel se opuso ferozmente al acuerdo original defendido hace seis años por la Administración Obama, y quedó encantado cuando Donald Trump se retiró del acuerdo en 2018 y luego impuso fuertes sanciones económicas a Irán. Para hacer avanzar las conversaciones, el presidente Biden está dispuesto a levantar algunas de esas sanciones, pero Teherán, cauteloso de parecer desesperado tan pronto en la negociación, se está haciendo el difícil.

A los israelíes ahora les preocupa que Irán haya reiniciado el enriquecimiento de uranio a niveles más altos y que muchas de las llamadas "cláusulas de extinción" del acuerdo expiren en 2026, por lo que Irán podría comenzar a expandir significativamente su programa nuclear mientras (técnicamente) se adhiere a los términos del acuerdo. Tel Aviv siente que es urgente detener la versión 2.0 del acuerdo nuclear antes de que Irán se acerque incluso a niveles peligrosos de enriquecimiento nuclear.

¿Cómo afecta el ataque en Natanz a las negociaciones nucleares entre Estados Unidos e Irán? Es demasiado pronto para determinar si el ataque devaluará la moneda de cambio clave de Irán: amenazar con enriquecer uranio más rápido. Lo que está prácticamente garantizado, sin embargo, es que sus secuelas envenenarán el ambiente político interno en Irán, donde cualquier concesión al "Gran Satanás" es siempre difícil de vender, más aún ahora con las elecciones presidenciales en dos meses.

Si bien la posición negociadora de los estadounidenses se ha fortalecido, el asunto de Natanz erosionará aún más la voluntad mutua de compromiso, que ya es muy baja después de que Irán dejara de cumplir con los términos del acuerdo sobre el enriquecimiento de uranio en mayo de 2019 y el asesinato de alto perfil de un alto general iraní ordenado por Trump a principios de 2020.

Foto: Manifestante contra el asesinato del general iraní Soleimani. (Reuters)

¿Quién se beneficia? Claramente, Israel, por dos razones. Primero, cualquiera que sea el alcance total del daño del ataque ha socavado físicamente el programa nuclear de Irán, al menos a corto plazo. En segundo lugar, ha complicado un proceso diplomático que los israelíes querrían detener. Irán ahora tiene que elegir entre una represalia contundente, que retrasaría el levantamiento de las sanciones y un alivio de las dificultades económicas dentro de Irán, o una respuesta silenciosa que podría hacer que los líderes de Irán parezcan débiles justo en el momento en que les gustaría parecer que negocian con mano dura.

¿Qué pasa ahora? Las consecuencias del ataque en Natanz ejercerán una enorme presión sobre las conversaciones de Viena, probablemente endureciendo la posición de Irán y reduciendo las probabilidades de llegar a un acuerdo antes de las elecciones presidenciales en junio. Independientemente del resultado de las elecciones, la decisión sobre la reincorporación al acuerdo nuclear la tomará el líder supremo Alí Jamenei.

Las negociaciones continuarán. La economía de Irán, plagada de sanciones, sufrió enormemente el año pasado debido a la pandemia y los bajos precios del petróleo que aún puede exportar. Hacer lo que sea necesario para llegar a un acuerdo puede no ser popular para muchos conservadores en casa, pero el alivio de las sanciones de Estados Unidos es un incentivo económico demasiado grande para que Irán lo ignore.

En resumen, tanto Estados Unidos como Irán todavía quieren volver al acuerdo original. Por eso, desafortunadamente para el Gobierno de Israel, la pregunta no es si, sino cuándo se firmará un nuevo acuerdo nuclear.

*Este artículo fue publicado originalmente en inglés en GZERO Media. Si te interesa la política internacional, pero quieres que alguien te la explique, suscríbete a la 'newsletter' Signal aquí.

Irán Nuclear Seguridad Nuclear
El redactor recomienda