Por qué la suspensión de Janssen no afectará a la vacunación en EEUU
  1. Mundo
La UE tiene las de perder

Por qué la suspensión de Janssen no afectará a la vacunación en EEUU

Apenas un 5% de los más de 120 millones de dosis suministradas en territorio estadounidense han sido de Janssen y el país cuenta con vacunas suficientes

placeholder Foto: Estadounidenses esperan en una fila su turno en un centro de vacunación de Miami. (EFE)
Estadounidenses esperan en una fila su turno en un centro de vacunación de Miami. (EFE)

La pandemia de coronavirus acaba de mostrarnos otra de sus desagradables paradojas: la pausa cautelar de la vacuna de Janssen (subsidiaria europea de Johnson & Johnson), recomendada por el Gobierno federal de Estados Unidos y adoptada por los estados, podría afectar más a la campaña de vacunación europea que a la estadounidense. Lo que para la UE significaba un importante empujón a sus esfuerzos, para EEUU solo era una pequeña rueda dentro de una enorme maquinaria. Hasta ahora, apenas un 5% de las más de 120 millones de dosis suministradas en territorio estadounidense eran de Janssen.

Una de las razones por las que su proporción es menor que la de sus competidoras, pese a que solo requiere una dosis, es que la vacuna de Janssen fue aprobada más tarde (27 de febrero) y desde entonces ha experimentado algunos problemas de producción. A finales de marzo, una planta de Baltimore encargada de heredar la fabricación de la vacuna (permitida a plantas holandesas) tuvo que descartar entre 13 y 15 millones de dosis. Una remesa había sido contaminada por accidente.

En su comunicado conjunto, el regulador farmacéutico de EEUU y el Centro de Control de Enfermedades (CDC) revelaron este martes la aparición de seis casos de trombos en personas que habían recibido esta vacuna. Pese a que el número es estadísticamente más bajo que las aparentes secuelas de AstraZeneca —menos de un trombo por cada millón de vacunados— se tratan de casos particularmente problemáticos: una trombosis venosa cerebral. Uno de los pacientes ha fallecido como consecuencia y otro está en estado crítico en el estado de Nebraska.

Foto: Vacuna de Janssen. (Reuters)

“Recomendamos una pausa en el uso de esta vacuna por abundancia de cautela”, dijeron en su mensaje el Dr. Peter Marks, de la FDA, y la Dra. Anne Schuchat, vicedirectora del CDC. “Ahora mismo, estos acontecimientos adversos parecen ser extremadamente inusuales”. La suspensión podría durar algunos días.

El Comité Asesor de Prácticas Inmunizadoras del CDC, órgano responsable de aconsejar cómo usar las vacunas y en qué grupos de población, se reunirá este miércoles para revisar la situación y actualizar sus orientaciones. Una posibilidad es que restrinja el uso de la vacuna de Janssen a ciertas franjas de edad. Parece que los seis casos de trombos se han dado en mujeres menores de 48 años, entre una y tres semanas después de que recibieran la dosis.

J&J retrasa el reparto de la vacuna de Janssen en Europa tras su suspensión en EEUU

La negativa a exportar y su músculo tecnológico ha hecho que Estados Unidos esté mucho mejor abastecido de vacunas que cualquier otro país. La Casa Blanca, de hecho, ha confirmado que existen suficientes dosis de Moderna y Pfizer-BioNTech para compensar la pausa de Janssen, que tenía nueve millones de dosis listas para administrar. En Maryland, que abrió el lunes un enorme vacunódromo abastecido de vacunas de esta marca, los pacientes que tenían cita recibirán en su lugar pinchazos de las otras vacunas. Lo mismo ha sucedido en Nueva York y en muchos otros lugares que tenían a Janssen preparada.

“Estamos trabajando con nuestros socios estatales y federales para que cualquiera que tuviera cita para una vacuna de Johnson & Johnson se le dé rápidamente otra cita para una vacuna de Pfizer o Moderna”, declaró Jeffrey Zients, coordinador del coronavirus de la Casa Blanca. La suspensión “no tendrá un impacto significativo en la campaña”. Incluso si no se vuelve a usar Janssen, está previsto que se cumpla el objetivo del presidente, Joe Biden, de administrar 200 millones de dosis en los primeros 100 días de mandato.

Donde sí se puede llegar a notar momentáneamente esta decisión es entre las poblaciones más inaccesibles de Estados Unidos. Aquellas que, por distintos motivos, son más escépticas o viven alejadas de los servicios sociales. Ciudades como Louisville, en Kentucky, habían reservado las dosis de Janssen para las personas sin hogar. El hecho de que solo sea necesaria una dosis ahorra muchos problemas logísticos.

En Nueva York, una ciudad con una fuerte presencia de inmigrantes y donde se hablan unas 600 lenguas, esta marca se usaba para las personas que no podían abandonar sus casas y para quienes se vacunaban en puestos itinerantes. El concejal Mark D. Levin se reconoció preocupado en Twitter ante el hecho de perder, por tiempo indefinido, la posibilidad de inmunizar con solo una dosis. El Gobierno federal, por otra parte, ha confirmado que ninguna de las personas que recibieron los 180 millones de dosis de Pfizer o Moderna han reportado casos de trombos.

Foto: Un vial con la vacuna de Janssen en Oss, Países Bajos. (Rob Engelaar / EPA)

Al otro lado del Atlántico, en medio de una campaña de vacunación más parsimoniosa y empañada por los problemas documentados en algunos pacientes de AstraZeneca, la pausa de Janssen parece haber provocado más alarmas. España tenía planeado recibir hoy las 300.000 primeras dosis de un total de 5,5 millones en el segundo trimestre de 2021, y usarlas para las personas de entre 70 y 79 años. La suspensión, sin embargo, ha retrasado el desembarco de la vacuna. Las agencias sanitarias de EEUU y la UE dicen estar en estrecho contacto.

Una de las preocupaciones inherentes a estos casos, pese a que acaben siendo potencialmente aclarados o resueltos, es que pueden aumentar la desconfianza de la población hacia las marcas afectadas. Una encuesta de Euroconsumers reflejaba la semana pasada que en torno al 65% de los europeos estaban preocupados por recibir un pinchazo de AstraZeneca, que llegó a estar suspendida en la mayoría de los países europeos.

Joe Biden Pandemia Pfizer Trombosis
El redactor recomienda