Coordenadas | ¿Qué está pasando en Jordania, el aliado más 'estable' en Oriente Medio?
  1. Mundo
El ex príncipe heredero, bajo arresto

Coordenadas | ¿Qué está pasando en Jordania, el aliado más 'estable' en Oriente Medio?

La imagen de estabilidad de Jordania se rompió por sorpresa este fin de semana, cuando las autoridades acusaron al ex príncipe heredero de ser parte de un plan para desestabilizar el país

placeholder Foto: El ex príncipe heredero, Hamzah bin Al Hussein, y su hermano, el rey Abdalá de Jordania (derecha) en 2004. (EFE)
El ex príncipe heredero, Hamzah bin Al Hussein, y su hermano, el rey Abdalá de Jordania (derecha) en 2004. (EFE)

En el convulso Oriente Medio, Jordania es uno de los países que menos llega a los titulares de las noticias: durante la conocida como Primavera Árabe, las protestas (muy inferiores a las de otros lugares) no se saldaron con cientos de muertos o un cambio de régimen, la guerra en Siria o la violencia del Daesh en Irak no se contagiaron al país, que es a día de hoy uno de los aliados claves más 'estables' de Estados Unidos y otros gobiernos occidentales en la región.

Pese a las recalcitrantes tensiones internas en la monarquía, las acuciantes crisis económicas y las relaciones de poder con sus vecinos árabes, Jordania ha conseguido ofrecer una imagen de estabilidad y mesura que se rompió por sorpresa este fin de semana. Las autoridades jordanas acusaron al ex príncipe heredero de ser parte de un plan para desestabilizar el país y la monarquía de su hermanastro, el actual rey Abdalá II, entre rumores de un intento de golpe de Estado fallido.

En breve

Este domingo, el vice primer ministro jordano Ayman Safardi anunció que el ex príncipe heredero y hermanastro del rey, Hamzah bin Hussein (41 años), había sido puesto bajo arresto domiciliario y que se ha arrestado a otras 14-16 personas, presuntos aliados cercanos de Hamzah y entre los que se encontraba el exministro de finanzas y enviado de la monarquía hachemita a Arabia Saudí, Bassem Awadallah. Según Safardi, los cargos son tramar para "desestabilizar la seguridad" de Jordania y conspirar con un tercer país. No se ha concretado ese "país extranjero" que habría participado en la conspiración, y la falta de información fidedigna, así como el testimonio de Hamzah, que ha negado todos los cargos a través de un vídeo filtrado a los medios, ha levantado numerosos interrogantes sobre si, más que una operación para impedir un golpe de Estado, las detenciones han sido un intento del actual rey de Jordania, Abdalá II, de silenciar a su popular hermano, apartado de la línea sucesoria.

Contexto

Jordania, país de unos 10 millones de habitantes (muchos refugiados palestinos asimilados a la población) y que hace frontera con Israel y Palestina, Siria, Irak y Arabia Saudí, está gobernado por la monarquía hachemita, ahora en manos del rey Abdalá II, uno de los hijos del rey Husseín. El rey Husseín gobernó durante cuatro décadas y forjó el acuerdo de paz con Israel. Apenas unas semanas antes de morir en 1999, nombró a Abdalá como sucesor en detrimento de Hamzah, que quedó como príncipe heredero. En manos de Abdalá, Jordania se ha convertido en un aliado clave de Estados Unidos en la región (fue el primer líder árabe al que llamó Biden al llegar a la Casa Blanca) tanto en su lucha contra el terrorismo como por el desarrollo de su influencia. Con una importante comunidad de millones de palestinos en territorio jordano, y como responsable formal de la mezquita de Al Aqsa (Jerusalén) y los santos lugares, Jordania es clave también en cualquier acuerdo de paz entre Israel y Palestina. Durante la Primavera Árabe se produjeron protestas pacíficas, una rareza en el contexto de la región, donde otros gobiernos reaccionaron con violencia y represión. Sin embargo, en los últimos años, el Gobierno jordano se ha vuelto más represivo intentando silenciar algunas críticas u oposición política.

Económicamente, el país está sufriendo varias crisis (con un desempleo que alcanzó casi el 25% el año pasado), que Jordania está surfeando gracias a numerosos montos de ayudas económicas de países occidentales (EEUU entregó más de 700 millones de dólares el pasado agosto) y del Golfo.

En 2004, el rey Abdalá (59 años) retiró el cargo de príncipe heredero de su hermanastro Hamzah para nombrar a su hijo, el príncipe Husseín (26 años). Pese a las tensiones internas de la monarquía hachemita por el poder, siempre han intentado proyectar un frente unificado al exterior, presentando a la prensa internacional más titulares del corazón o estilo de sus reinas y princesas que de tensiones políticas. Al menos hasta los últimos dos años, en los que Hamzah ha intentado reconstruir y ampliar su influencia entre grupos de poder como las tribus jordanas, su imagen como "reformista" y se ha mostrado crítico con el Gobierno "corrupto" y "sin confianza de la gente".

Protagonistas

Príncipe Hamzah bin Hussein: "No soy la persona responsable de la ruptura de la gobernanza, la corrupción y la incompetencia que ha sido prevalente en nuestra estructura de gobierno durante los últimos 15 o 20 años y que ha ido empeorando. (...) Se ha llegado al punto en el que nadie puede hablar o expresar su opinión sobre nada sin ser intimidado, arrestado, acosado y amenazado".

Hamzah es el hijo mayor del matrimonio entre el rey Hussein y su cuarta mujer la reina Noor, el favorito de su padre, que llegó a llamarlo "la delicia de mis ojos". De hecho, Hamza guarda un alto parecido con su padre, el antiguo rey, lo que le ha facilitado una importante popularidad entre la población. Durante los últimos años, se ha presentado a sí mismo como un luchador contra la corrupción, y cuenta con importantes contactos e influencia entre los líderes tribales beduinos jordanos. De hecho, su arresto se ha producido pocas semanas después de varios encuentros con estos líderes de las tribus, claves en la estructura de seguridad del país. Aunque al principio las autoridades jordanas negaran que había sido detenido, Hamzah logró filtrar un vídeo a través de su abogado a los medios de comunicación en el que negaba su implicación en el presunto complot, criticaba al Gobierno de "corrupción" e "incompetencia" y afirmaba estar incomunicado en su residencia. El mismo lunes, se volvió a filtrar un audiomensaje en el que sostiene que "no callará".

Su madre, la reina viuda Noor, ha sido una de las más críticas con estos movimientos en palacio, con un mensaje de apoyo a su hijo y el resto de detenidos: "Rezo por que la verdad y la justicia prevalezca para todas las víctimas inocentes de esta calumnia malvada. Que Dios les bendiga y les mantenga a salvo".

placeholder El príncipe Hamzah bin Al Hussein en 2004. (EFE)
El príncipe Hamzah bin Al Hussein en 2004. (EFE)

Bassem Awadallah: exministro de Finanzas y exjefe de la corte real, cuenta con una larga trayectoria como consejero y mano derecha del rey, y es considerado como un 'Rasputín' del Gobierno. Sin embargo, su posición empezó a peligrar en Amán tras servir como enviado especial del rey Abdalá a Arabia Saudí, del que fue retirado por considerarlo más leal al príncipe heredero saudí Mohamed Bin Salman que al propio rey jordano. Su sucesor, también muy cercano a MBS en Riad, también ha sido arrestado.

Algunas voces y analistas en la región consideran que el arresto de Awadallah y otros pesos pesados cercanos a Arabia Saudí responden a otros motivos, no al presunto golpe de palacio de Hamzah, pero que ayudan a cimentar la narrativa del Gobierno.

¿Y ahora qué?

Sin muchas respuestas claras, algunos analistas sostienen que la detención de Hamzah y otras 16 importantes figuras del Gobierno refleja divisiones dentro de la familia real. Otros, en cambio, apuntan a una forma de Abdalá de silenciar las quejas más abiertas sobre la corrupción y mala gobernanza en un país que sufre cada vez más la presión social y económica ante sus escasos recursos.

Dado que las autoridades jordanas no han concretado con qué país extranjero habría conspirado Hamzah, países como Arabia Saudí se han apresurado a dar su apoyo al rey de Jordania. Fuentes de seguridad jordanas han apuntado más tarde a una posible implicación de un "agente de la inteligencia israelí", que habría ofrecido a Hamzah ayuda para salir del país en un 'jet' privado.

Lo que está claro es que la estabilidad de Jordania es clave para muchos actores en la región, incluido Israel o EEUU. Jordania cuenta con una importante población de refugiados palestinos o de los Hermanos Musulmanes, y es pieza central en el equilibrio frente a los países desestabilizados por la guerra y el terrorismo como Siria e Irak y el conocido como 'creciente iraní' de influencia de Teherán. A Israel, por ejemplo, le conviene especialmente un régimen estable en su frontera, pese a que la tensión ha estado creciendo en los últimos meses por los planes de Tel Aviv de anexionar Cisjordania.

Para seguir el hilo...

Unas apreciaciones, en inglés, de la periodista Sara Obeidat sobre la confusión desatada en el reino hachemita y el verdadero poder del príncipe Hamzah.

Otro ángulo

Nuestros compañeros de Vanitatis han retratado esta tensión en la familia real jordana a través de la 'guerra fría' entre la reina Noor y Rania de Jordania.

"En la historia de la realeza, hay numerosos ejemplos de malas relaciones entre suegras y nueras. Desde la mítica Sissi y la emperatriz Sofía de Baviera a casos más actuales, como el de Josefina Carlota y María Teresa de Luxemburgo o, más cercanas a nosotros, la reina Sofía y la reina Letizia, quienes protagonizaron aquel recordado rifirrafe en la catedral de Palma de Mallorca. En este grupo encontramos también a Rania y Noor de Jordania, aunque no son suegra y nuera como tales, pero sí un híbrido que podríamos llamar 'suegrastra' o 'nuerastra'. Estas dos mujeres, a cada cual más glamurosa y admirada, vivieron una auténtica guerra de poder para que sus respectivos primogénitos se convirtieran en herederos de Jordania. Una batalla que ahora vuelve a estar en boca de todas después de que el príncipe Hamzah haya sido detenido por un intento de golpe de Estado para destronar a su hermanastro, el rey Abdalá".

Foto: La reina Rania y la reina Noor. (Getty)

La imagen

La imagen es la del videomensaje del príncipe Hamzah, filtrada a los medios de comunicación, en la que confirmaba su arresto domiciliario y criticaba al Gobierno jordano, que hasta el momento había mantenido en secreto su arresto.

placeholder Captura del vídeo filtrado por la BBC.
Captura del vídeo filtrado por la BBC.

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Jordania Monarquía Abdalá II