Los pasaportes de vacunación cogen impulso en los países nórdicos: "Podemos mostrar el camino"
  1. Mundo
para el verano

Los pasaportes de vacunación cogen impulso en los países nórdicos: "Podemos mostrar el camino"

En Suecia, todo el mundo que recibe una vacuna ya puede pedir un certificado, pero el Ejecutivo está trabajando en una versión digital que permitirá “viajar al extranjero de vacaciones"

Foto: Vacunación contra el covid-19 en Noruega. (Reuters)
Vacunación contra el covid-19 en Noruega. (Reuters)

A medida que avanzan las campañas de vacunación y se acerca el buen tiempo, en Europa arrecia el debate sobre cómo reabrir las fronteras y reactivar los viajes internacionales. En el centro de la controversia: el pasaporte de vacunación. La propuesta, lanzada inicialmente por Grecia y respaldada por otros países dependientes del turismo como España, busca expedir un documento comunitario que permita libertad de movimiento a las personas inmunizadas contra el covid-19. La idea no convence a algunos pesos pesados del bloque, como Alemania y Francia, plantea cuestiones legales y éticas por la potencial discriminación de aquellos que no hayan recibido la vacuna y además todavía existen dudas sobre si las personas vacunadas siguen siendo infecciosas.

A pesar de las incertidumbres y las controversias en el debate comunitario, los países nórdicos han cogido carrerilla

A pesar de las incertidumbres y las controversias en el debate comunitario, los países nórdicos han cogido carrerilla. A principios de este mes, Dinamarca anunció la creación de un pasaporte para las personas inmunizadas que podría servir tanto para viajar como para participar en eventos culturales y deportivos. Fue el primer país de la Unión Europea en tomar esta decisión, y le siguió, solo un día después, Suecia. También Finlandia está trabajando en la tecnología para hacerlo posible. En Islandia, que no forma parte de la UE, pero sí de la zona Schengen, ya está en marcha un certificado digital para acreditar la inmunización contra el covid. Fuera de Europa, existe el ejemplo de Israel, que la semana pasada pactó con Grecia y Chipre un corredor sin test ni cuarentenas para viajeros con el certificado de la vacuna anticovid.

Islandia, pionera en la zona Schengen

Desde finales de enero, las autoridades islandesas emiten un certificado de vacunación contra el covid-19 para todos sus ciudadanos que hayan completado la inmunización, convirtiéndose así en el primer país de la zona Schengen en hacerlo. Además, este tipo de documento ha pasado a considerarse motivo de excepción en el cumplimiento de las estrictas medidas de control de la infección al entrar al país. Todos los pasajeros que llegan a la isla deben presentar una PCR negativa al aterrizar, hacer seis días de cuarentena y testarse de nuevo pasado este tiempo. Con la nueva excepción, quienes presenten una prueba válida que demuestre que han recibido todas las dosis de la vacuna contra el covid podrán saltarse todos estos pasos. “El objetivo es facilitar el movimiento de personas entre países”, argumenta el Ministerio de Sanidad islandés en un comunicado.

Foto: Una bandera de Noruega en una calle de Oslo. (Reuters)

Los niveles actuales de la infección en Islandia son muy bajos, con una incidencia acumulada en los últimos 14 días de apenas dos casos por 100.000 habitantes. La estrategia en el país nórdico se ha basado en un monitoreo minucioso de la epidemia, aislando rápidamente a los contagiados y a sus contactos. En el último mes, solo se ha detectado una infección doméstica de alguien que no estaba en cuarentena.

Dinamarca tendrá un pasaporte anticovid

El Gobierno danés anunció el 3 de febrero que a finales de este mes tendría lista una primera versión de su propio pasaporte digital de vacunación anticovid, que se acabará de desarrollar durante los próximos tres o cuatro meses. En este caso, la iniciativa se ha acordado con las organizaciones empresariales y el sector cultural del país escandinavo, con el objetivo inicial de reactivar los viajes de negocios, pero podría utilizarse más adelante para participar en eventos culturales o deportivos si la situación epidemiológica está bajo control. “Se trata de que nosotros, como país, explotemos las ventajas tecnológicas que tenemos. Podemos ser de los primeros en tenerlo y mostrarlo al resto del mundo”, afirmó el ministro de Finanzas danés, Morten Bødskov.

El Gobierno socialdemócrata espera que esta medida pueda contribuir a la reactivación del país, que lleva dos meses prácticamente paralizado: todos los comercios no esenciales están cerrados, así como también otros negocios como gimnasios y peluquerías, y también los centros culturales; la mayoría de los alumnos —excepto los más pequeños— tienen solo clases 'online', y la entrada al país está fuertemente restringida.

Podemos ser de los primeros en tenerlo y mostrarlo al resto del mundo

Dinamarca, que ya figura entre los países que han realizado más test de detección en relación con su población, acaba de anunciar una nueva estrategia de pruebas masivas, que supondrá que varios colectivos deban testarse dos veces por semana, con la intención de acelerar la reapertura. Además, el país escandinavo está entre los europeos con una mayor proporción de la población inmunizada: cerca de un 5% ha recibido al menos la primera dosis, y un 3%, las dos. El Ministerio de Sanidad danés actualizó la semana pasada el calendario de la campaña de vacunación y anunció que prevé recibir un millón de dosis más de las previstas antes de verano. Así, aseguró que todos los daneses adultos que quieran vacunarse podrán hacerlo antes del mes de julio.

Suecia y Finlandia siguen sus pasos

Un día después de que Dinamarca se convirtiera en el primer país de la UE en anunciar un pasaporte de vacunación, el Gobierno sueco siguió sus pasos, asegurando también que lo tendrá listo antes de verano. En estos momentos, todo el mundo que recibe una vacuna en Suecia ya puede pedir un certificado, pero el Ejecutivo de centro izquierda está trabajando en una versión digital que permitirá “viajar al extranjero de vacaciones o para visitar a un ser querido”, dijo la ministra de Sanidad, Lena Hallengren.

Foto: Una trabajadora sanitaria administra una dosis de la vacuna contra el covid-19 de Sinovac en Santiago de Chile. (Reuters)

El Gobierno sueco también tiene la última semana de junio marcada en el calendario, ya que tiene intención de haber vacunado a todos los ciudadanos que lo deseen antes de esta fecha. Sin embargo, los retrasos en las entregas durante las primeras semanas de campaña han complicado la tarea, y varias regiones han avisado de que no podrán vacunar a todo el mundo antes de verano. La vacunación masiva para todos los mayores de 18 años está prevista a partir de abril, después de que se haya inmunizado a los grupos prioritarios, y según el periódico 'Svenska Dagbladet', Suecia necesitaría vacunar a un millón de personas a la semana entre abril y junio para lograr cumplir el objetivo. Hasta ahora, 400.000 personas han recibido al menos una dosis (alrededor de un 5% de la población) y 187.000 han completado la inmunización (2,3%).

En Finlandia, el proyecto de un pasaporte de vacunación anticovid está algo menos avanzado, pero el Gobierno ya está preparando un decreto para hacerlo posible, según la cadena de televisión pública Yle. El certificado digital tomará la forma de un código QR o un código de barras, y podría estar listo a finales de abril. El país nórdico ha vacunado a unas 288.000 personas con la primera dosis (un 5,2% de la población) y 76.000 están completamente inmunizadas, menos de un 2%.

A medida que avanzan las campañas de vacunación y se acerca el buen tiempo, en Europa arrecia el debate sobre cómo reabrir las fronteras y reactivar los viajes internacionales. En el centro de la controversia: el pasaporte de vacunación. La propuesta, lanzada inicialmente por Grecia y respaldada por otros países dependientes del turismo como España, busca expedir un documento comunitario que permita libertad de movimiento a las personas inmunizadas contra el covid-19. La idea no convence a algunos pesos pesados del bloque, como Alemania y Francia, plantea cuestiones legales y éticas por la potencial discriminación de aquellos que no hayan recibido la vacuna y además todavía existen dudas sobre si las personas vacunadas siguen siendo infecciosas.

Vacunación Finlandia Islandia Grecia
El redactor recomienda