Cada vez más países europeos deciden no vacunar con AstraZeneca a mayores de 65
  1. Mundo
ESPAÑA PODRÍA SUMARSE

Cada vez más países europeos deciden no vacunar con AstraZeneca a mayores de 65

Siete países de la Unión Europa, incluidos Alemania, Francia e Italia, han recomendado no inyectar esta vacuna a sus mayores por falta de datos. ¿Podemos permitirnos ese lujo?

placeholder Foto: Un vial de la vacuna de AstraZeneca. (Reuters)
Un vial de la vacuna de AstraZeneca. (Reuters)

Ni Francia, ni Alemania, ni Polonia, ni Italia, ni Austria ni Suecia, y posiblemente tampoco España. A la espera de la posición de España y pese a la aprobación de la Agencia Europea de Medicamentos (EMA), los organismos sanitarios de los países más grandes de la Unión Europea están recomendando evitar el uso de la vacuna de AstraZeneca/Oxford para mayores de 65 años. ¿El motivo? La falta de evidencia sobre su eficacia.

Todo empezó el 28 de enero, cuando Alemania desaconsejó la aplicación de la vacuna a este segmento de la población al no haber "suficientes datos" sobre su eficacia. Al día siguiente, en plena controversia entre AstraZeneca y la Comisión Europea por el envío de vacunas, la EMA aprobó su uso argumentando que, aunque la mayoría de los participantes en los ensayos tenía entre 18 y 55 años, confiaban en que la vacuna también confiriera protección dada la experiencia con otras.

¿Por qué la vacuna de AstraZeneca no se recomienda en mayores?

Además, la candidata AZD-1222 no había mostrado en ningún caso problemas de seguridad. Es cierto que se registraron dos casos de mielitis transversa que obligaron a paralizar el ensayo clínico de fase 3 entre julio y septiembre, pero, tras investigarse, finalmente no demostraron tener relación con la administración de la vacuna. El principal punto flaco de los resultados de AstraZeneca estaba, por lo tanto, en su eficacia en mayores.

Menos de un 10% de los voluntarios tenían más de 55 años, y solo se registraron dos infecciones por covid-19 tras la vacunación, una en el grupo que recibió la vacuna y otra en el del placebo. Como se suele decir en ciencia, no es estadísticamente significativo. Sin embargo, desde AstraZeneca y la Universidad de Oxford, se hizo hincapié en que todos los vacunados generaron anticuerpos neutralizantes, lo cual supone para ellos suficiente demostración de que algún efecto de inmunización hay, por pequeño que sea. Este mismo martes, la Universidad de Oxford ha anunciado que su vacuna evita hasta un 67% los contagios.

Foto: Imagen: EC
Lo que hay detrás del traspiés de AstraZeneca
The Wall Street Journal Jenny Strasburg Laurence Norman

Sin embargo, estas evidencias no han sido suficientes para los Estados miembros. El 30 de enero, tanto la agencia del medicamento italiana como el Comité Nacional de Vacunación austriaco insistieron en que la vacuna de AstraZeneca era mejor reservarla para las personas "de entre 18 y 55 años", según las autoridades transalpinas. "Para las personas más mayores y/o más frágiles", aconsejaban "el uso preferencial de las vacunas de ARN mensajero", es decir, de Pfizer/BioNTech y Moderna. Además, a esa lista de países se han unido este martes Polonia, Suecia y Francia.

No hay suficientes datos sobre cómo de efectiva es la vacuna a la hora de proteger a las personas de mayor edad

"El consejo médico de Polonia recomienda usar la vacuna de AstraZeneca para las personas que tengan una edad entre 18 y 60 años", dijo Michal Dworczyk, el asesor principal del primer ministro polaco y el director del programa de vacunación del país del este de Europa. Por su parte, la Agencia de Salud Pública sueca (FHM) ha tomado una postura similar. "La EMA dice que la vacuna es segura y produce una respuesta inmune buena", dijo en un comunicado en su web. "Sin embargo, no hay suficientes datos sobre cómo de efectiva es la vacuna a la hora de proteger a las personas de mayor edad contra una enfermedad del covid severa".

Desde la farmacéutica, sin embargo, siempre han negado la tesis de que sea poco efectiva para ese segmento de la población. "Tenemos suficientes datos que demuestran que la vacuna produce anticuerpos contra el virus en los más mayores, similares a los que hemos visto entre los jóvenes", dijo el CEO de AstraZeneca, Pascal Soriot, en una entrevista en el periódico alemán 'Die Welt'.

¿Quién lleva razón? AstraZeneca cuenta con la evidencia de que en sus ensayos no se han registrado víctimas por covid tras la vacunación

El problema es, ¿son suficientes esos datos? Los que el Instituto Robert Koch de Alemania manejaba dejaban mucho margen a la especulación en este sentido. Cuestionado ayer por este asunto, Fernando Simón deslizó que es "muy posible" que España se sume a este grupo de países y recomiende no vacunar con ella a los mayores. La decisión la tomará este miércoles la Comisión de Salud Pública.

Con los datos que han trascendido públicamente, es difícil saber quién lleva razón. AstraZeneca cuenta con la evidencia de que en sus ensayos clínicos, como en el resto de vacunas que los han publicado hasta la fecha, no se han registrado víctimas por covid-19 tras la vacunación. La vacuna de Sputnik, cuyos datos han aparecido esta semana en 'The Lancet', sí concede por ejemplo que se han registrado cuatro decesos, tres de ellos en el grupo de vacunados, pero que ninguno fue por coronavirus.

Sí es evidente, en comparación sobre todo con las vacunas de mRNA, que la de Oxford-AstraZeneca ha registrado más positivos posvacunación, aunque siempre es difícil comparar entre ensayos clínicos con diseños tan dispares. La otra evidencia a su favor es práctica: hasta la fecha, Reino Unido, uno de los países del mundo que más porcentaje de población ya han vacunado contra el coronavirus, se ha estado apoyando principalmente en las dosis de AstraZeneca.

Londres aprobó su uso el pasado 30 de diciembre y no impuso ningún límite de edad. Es más, optó por ir a contracorriente y estirar el plazo entre la primera y la segunda dosis todo lo posible para otorgar una protección parcial —la inmunidad final puede resentirse— a cuantos más ciudadanos mejor antes de la segunda dosis. Las autoridades británicas respondieron al comunicado alemán asegurando que la vacuna es segura y otorga "altos niveles de protección", sin especificar más.

Foto:  Ursula Von Der Leyen. (EFE)

Los mayores suponen más del 90% de las víctimas por covid-19 y una cosa está clara: si es posible escoger, lo razonable es administrarles aquellas vacunas que hayan demostrado darles mayor protección. La duda que sobrevuela ahora mismo estos países que han optado por no administrarla en mitad de una tercera ola terrorífica es, precisamente, ¿podemos escoger qué vacuna darles, disponemos de ese lujo, máxime en un momento en que la producción y distribución de vacunas es impredecible?

Esta duda se acentúa en países como Portugal o Italia, que reúnen los dos peores requisitos: son los territorios de Europa con más población mayor de 65 y además se encuentran sumidos en una crisis sanitaria muy acentuada. Algunos académicos opinan que limitar el acceso a este colectivo puede resultar contraproducente.

¡Sucríbete a El Confidencial!

¿Quieres leer El Confidencial sin límites? Suscríbete ya por solo 89 euros al año y tendrás acceso a las grandes exclusivas, las noticias más importantes y las mejores opiniones de nuestros expertos. 

Unión Europea Vacuna
El redactor recomienda