'Rastreadores de covid': Pandemia y reconversión del mercado laboral
  1. Mundo
La precariedad echará raíces en 2020

'Rastreadores de covid': Pandemia y reconversión del mercado laboral

Pablo Pombo se sumerge en la prensa internacional y selecciona los artículos imprescindibles para estar bien informado sobre la pandemia. Una 'newsletter' diaria solo para suscriptores

placeholder Foto: Imagen: Pablo López Learte.
Imagen: Pablo López Learte.

Desconocemos cuándo se recuperará la economía. Sabemos, sin embargo, que hay algo descartado: la posibilidad de regresar al punto anterior a la pandemia está cerrada. El mercado laboral nunca volverá a ser igual. Digitalización. El cambio es histórico. Por eso, algunos puestos de trabajo pasarán a la historia y otros se deslocalizarán. La luna del teletrabajo también tiene su cara oculta. Aceleración. La precariedad, tendencia desde la crisis de 2008, echará raíces más profundas a partir de 2020. Y, como ocurre en todas las recesiones, un tramo de edad se encontrará más expuesto que los demás a la dificultad. En la zona del vértigo.

Los más amenazados

“La pandemia deja a los mayores de 50 años con perspectivas laborales inciertas”. 'Financial Times'. “Desde la llegada del coronavirus, el mayor aumento del desempleo se ha producido entre los más jóvenes. Pero los trabajadores mayores concentran también altas probabilidades de despido. La evidencia de las recesiones anteriores sugiere que serán los que más tendrán que luchar para encontrar de nuevo un empleo, también cuando la economía se recupere (...) [En Gran Bretaña] menos de la mitad de los hombres y menos de un tercio de las mujeres siguen trabajando cuando llegan a los 65 años. Quienes están en la década de los 50 y los 60, tienen también mayores probabilidades de trabajar a tiempo parcial o por cuenta propia con bajos ingresos, lo que dificulta el ahorro para las pensiones”.

Foto: Álvaro Monterde, director de Previsión Social de March R.S.

Puestos de trabajo que no volverán

“La reinvención de los trabajadores para la economía poscovid”. 'New York Times'. “Es posible que muchos puestos de trabajo no regresen pronto, incluso después de la vacunación. Es probable que esto resulte especialmente problemático para millones de trabajadores mal pagados en industrias de servicios como el comercio minorista, la hostelería, el mantenimiento de oficinas. Sectores que pueden verse permanentemente dañados o radicalmente transformados (...) Los datos reflejan que estos trabajadores tendrán dificultades para poder reinventarse (...) Mover a millones de trabajadores hacia nuevos puestos de trabajo es un desafío enorme (...) Es un reto considerable ayudar a los trabajadores a desenvolverse en la transición hacia una nueva economía en la que muchos puestos de trabajo se han ido para siempre y los disponibles requieren a menudo el dominio de herramientas digitales sofisticadas”.

Puestos de trabajo que empiezan a marcharse

La otra cara del teletrabajo. “Los asistentes virtuales están a un clic de distancia, a menudo en otro continente. Una nueva industria para poner orden en nuestras vidas laborales podría cambiar el orden de nuestra fuerza laboral”. 'The New Yorker'. "Durante los últimos 20 años, el número de personas empleadas como asistentes administrativos en los Estados Unidos se ha reducido en un 50% (...) Se espera una reducción adicional del 9% hasta 2029 (...) El cambio es tecnológico y también económico. Los puestos de asistencia se encuentran a menudo entre los primeros en desaparecer cuando las empresas reducen gastos (...) Algunas empresas emergentes de asistencia se están dirigiendo a los países pobres. Un salario ilegal en Estados Unidos no lo es en África, América del Sur, India o sudeste asiático (...) Una de esas compañías es Invisible Technologies, que cuenta con personal en 35 naciones desde Ghana a Pakistán, pasando por Serbia".

Foto: (Reuters)

Más precarios que antes

“Las aplicaciones para móviles de entrega de alimentos están en auge, sus trabajadores tienen dificultades con frecuencia”. 'New York Times'. “Los 'riders' han sido esenciales para alimentar a Nueva York y han aumentado las ventas de empresas como Uber y DoorDash. Pero las condiciones laborales han empeorado. Pese al aumento de ventas, el salario de los trabajadores se ha mantenido errático. Debido a que los 'riders' son 'trabajadores independientes', no tienen derecho a un salario mínimo, tampoco a un seguro médico (...) Solo Uber ha contratado en NY 36.000 repartidores desde marzo”.

Teletrabajo: entre el deseo y la debilidad

“El teletrabajo aporta beneficios a empleados y empleadores, pero requiere mayor esfuerzo por parte de los ejecutivos”. 'The Economist'. “Las empresas se están esforzando para comprender cuáles de los efectos de la pandemia serán temporales y cuáles resultarán permanentes. El teletrabajo no ha mermado la productividad, de hecho, ha mejorado en algunas áreas (...) El primer cambio que seguramente perdurará es que los empleados pasarán más tiempo trabajando en casa. El 70% de los encuestados desea dividir la semana entre la oficina y el hogar, solo el 4% desea volver a la oficina a tiempo completo (...) En esencia, los teletrabajadores están compitiendo en un escenario global y, como consecuencia, se encuentran en una posición de negociación más débil. Está aumentando la disposición de las empresas a trabajar con autónomos”.

"El 70% de los encuestados desea dividir la semana entre la oficina y el hogar, solo el 4% desea volver a la oficina a tiempo completo"

Desconocemos cuándo se recuperará la economía. Sabemos, sin embargo, que hay algo descartado: la posibilidad de regresar al punto anterior a la pandemia está cerrada. El mercado laboral nunca volverá a ser igual. Digitalización. El cambio es histórico. Por eso, algunos puestos de trabajo pasarán a la historia y otros se deslocalizarán. La luna del teletrabajo también tiene su cara oculta. Aceleración. La precariedad, tendencia desde la crisis de 2008, echará raíces más profundas a partir de 2020. Y, como ocurre en todas las recesiones, un tramo de edad se encontrará más expuesto que los demás a la dificultad. En la zona del vértigo.

Pandemia Mercado laboral Coronavirus Precariedad Digitalización
El redactor recomienda