Detienen a una madre que encerró a su hijo durante 28 años en casa: "Fue como entrar en una pesadilla"
  1. Mundo
en suecia

Detienen a una madre que encerró a su hijo durante 28 años en casa: "Fue como entrar en una pesadilla"

Mantuvo su casa cerrada durante 20 años, pero en un descuido, una pariente logró entrar cuando la madre no estaba y allí descubrió el horror; un hombre de 41 años deteriorado y una casa entre escombros: "Olía como a podrido"

Foto: El edificio en el que la mujer tuvo a su hijo encerrado y bajo pésimas condiciones: golpes, suciedad y aislamiento. Foto: Efe
El edificio en el que la mujer tuvo a su hijo encerrado y bajo pésimas condiciones: golpes, suciedad y aislamiento. Foto: Efe

La policía sueca ha detenido a una mujer de unos 70 años por supuestamente haber mantenido encerrado contra su voluntad a su hijo durante 28 años en un piso al sur de Estocolmo, informó este miércoles la televisión pública SVT. La mujer, que niega los cargos, es sospechosa de privación ilegal de libertad y de provocar daños corporales graves al hombre, de 41 años.

Fue una pariente de la acusada la que el domingo, aprovechando que la mujer estaba en el hospital, acudió al piso familiar en la localidad de Haninge y encontró al hombre acurrucado en la cocina y con heridas en las piernas y otras partes del cuerpo. "Fue como entrar en una pesadilla. Había orina y suciedad, olía como a podrido", declaró la mujer al tabloide 'Expressen'. Según declaró la testigo, llevaba más de 20 años sin poder pisar esa casa y sin saber los motivos para tanta ocultación.

Relata, además, que cuando consiguió acceder al interior de la vivienda, tuvo que evitar pisar los escombros que ocupaban el pasillo y asegura que todo estaba en "en absoluto silencio". Cuando llegó a la cocina, se encontró al niño que conoció convertido ya en adulto: "Cuando me vio, se puso de pie y susurró mi nombre una y otra vez".

El hombre fue trasladado al hospital Nuevo Karolinska de Estocolmo y operado anoche de varias lesiones, según varios medios suecos. De acuerdo con la versión de su pariente, la madre perdió a un niño a temprana edad y decidió luego ponerle el mismo nombre a su siguiente hijo, que vivió aparentemente una vida normal hasta que lo sacaron de la escuela en séptimo curso, informa Efe.

Los servicios sociales recibieron un aviso en su momento, pero no hicieron nada y el resto de la familia trató de restar importancia al caso, según declaró a 'Expressen' la mujer, que ya entonces se interesó por su pariente al considerar que la madre ejercía un excesivo control sobre el joven. "Yo era joven y acabé desistiendo. Le robó la vida y manipuló a todos sus contactos para mantener su secreto", aseguró la mujer, que calificó a la familia de "disfuncional".

Suecia Sucesos
El redactor recomienda