Etiopía, en guerra contra sí misma
  1. Mundo
Análisis de GZERO Media

Etiopía, en guerra contra sí misma

¿Estamos ante una nueva guerra civil que puede poner patas arriba el Cuerno de África?

Foto: Etiopía, en guerra contra sí misma
Etiopía, en guerra contra sí misma

Las tensiones étnicas entre el Gobierno federal etíope y fuerzas nacionalistas en la región de Tigray al norte del país ya han desencadenado un conflicto armado. ¿Estamos ante una nueva guerra civil que puede poner patas arriba el Cuerno de África?

El trasfondo. Tigray, pese a representar únicamente el 5% de la población de Etiopía, siempre ha peleado por encima de su categoría en la política federal. Después de que una coalición liderada por el radical Frente de Liberación Popular de Tigray (FLPT) ayudara a terminar con el brutal reinado del dictador Haile Mengistu en 1991, el tigray Meles Zenawi gobernó el país durante veinte años.

Foto: Coordenadas | ¿Qué está pasando en Etiopía y por qué no tienes ni idea de esta nueva guerra?

Etiopía prosperó durante esta época, pero otros grupos étnicos recelaron del dominio tigray sobre el gobierno, la economía, y el ejército. Todo llegó a su fin hace dos años, cuando una ola de rechazo popular llevó al poder al reformista Abiy Ahmed, el primer ministro de etnia oromo en la historia de Etiopía.

En un país profundamente fragmentado y con más de ochenta grupos étnicos, muchos de ellos tradicionalmente marginados del proceso político, Abiy fue visto como un respiro de aire fresco: se movió rápido para liberar a los presos políticos, y ganó un Premio Nobel por firmar la paz con Eritrea. Pero al mismo tiempo con esas reformas abrió la caja de Pandora al permitir la ebullición de disputas étnicas que llevaban décadas cociendo a fuego. (Este mismo año, Abiy ya se enfrentó a un sangriento levantamiento popular de sus propios oromo sobre el asesinato de un cantante nacionalista).

Militares en Etiopía. (Reuters)
Militares en Etiopía. (Reuters)

El desencadenante. El pasado 4 de noviembre, Abiy lanzó una ofensiva militar en Tigray por un supuesto ataque del FPLT contra un cuartel del ejército federal. La acción fue ampliamente vista como represalia por la decisión de Tigray de celebrar unas elecciones que fueron aplazadas por la pandemia en el resto de Etiopía.

Desde entonces, todo ha empeorado de manera rápida. Ambas partes se acusan mutuamente de haber matado a cientos de civiles, aunque verificar esto es difícil puesto que en Tigray tienen totalmente cortado internet.

Efectos colaterales. En menos de dos semanas, el conflicto ya se ha ampliado más allá de las fronteras de Etiopía. El fin de semana, el líder del FLPT, Debretsion Gebremichael, anunció que los tigray habían lanzado misiles a Eritrea en respuesta al supuesto apoyo de Asmara a la invasión de Tigray por parte del ejército etíope.

Si eso fuera cierto, pondría a dos antiguos enemigos contra un rival común. Isaias Afwerki, el líder autoritario de Eritrea, odia al FLPT, que estuvo muy involucrado en la guerra fronteriza de 1998-2000 entre Etiopía y Eritrea.

Mientras tanto, la crisis ya ha desembocado en el éxodo de decenas de miles de civiles que huyen del conflicto a Sudán. La crisis económica de Sudán le pone en ninguna posición para absorber una cantidad tan masiva de refugiados, una catástrofe humanitaria incipiente. Y todo esto sucede al tiempo que Adís Abeba y Jartúm están enfrentados por una controvertida presa en el río Nilo que los sudaneses denuncian que dejará sin agua a sus campesinos.

Sin solución a la vista. Con tanto en juego, la guerra en Tigray ha escalado rápidamente. Las dos partes se niegan a dar su brazo a torcer, y el ejército etíope se enfrenta con el FPLT a un enemigo curtido y con poco que perder ahora que ya no mandan en Adís Abeba.

Es poco probable que Abiy acepte más desafíos de Tigray, mientras los tigray no se fían de los planes del primer ministro de hacer una transición a un estado unitario del actual federal. Mientras el conflicto se agudiza, el Cuerno de África está en (cada vez mayor) riesgo.

Etiopía Guerra Pandemia
El redactor recomienda