Laya apuesta por una "diplomacia discreta" en derechos humanos en Oriente Medio
  1. Mundo
Visita a Egipto y Líbano

Laya apuesta por una "diplomacia discreta" en derechos humanos en Oriente Medio

Fortalecer las relaciones comerciales y políticas es la prioridad de Exteriores en la zona

Foto: Laya apuesta por una "diplomacia discreta" en derechos humanos en Oriente Medio
Laya apuesta por una "diplomacia discreta" en derechos humanos en Oriente Medio

Una visita breve. Dos países, Líbano y Egipto, en apenas 48 horas y la economía y el impulso a las relaciones comerciales como prioridad. Es el ejemplo perfecto de hacia donde caminan las relaciones exteriores de España: la denominada diplomacia económica. En su visita, la ministra de Asuntos Exteriores española, Arancha González Laya, se reunió en el Líbano con su homólogo Charbel Wehbe, y en Egipto con el presidente Abdelfatah el Sisi y su colega de Exteriores Sameh Shoukry.

En el Líbano aterrizó la víspera del primer aniversario del inicio de las protestas que llevaron a la dimisión del Gobierno de Saad Hariri. En el país del Nilo lo hizo tras semanas de denuncias por parte de la sociedad civil y organizaciones no gubernamentales de que recientemente se han producido cientos de detenciones (algunas organizaciones locales hablan de en torno a un millar), en diferentes protestas contra el gobierno.

Los derechos humanos son uno de los temas clave en una región donde los coletazos de la Primavera Árabe que pronto cumplirá 10 años aún se sienten. Pero pocos, o ningún político europeo los ponen como prioridad en su agenda. Los intereses comerciales priman y la sociedad civil percibe como “abandono” y “blanqueo” el hecho de que los diplomáticos no adopten medidas contundentes contra la política de represión de actores regionales como el exgeneral Abdelfatah el Sisi en Egipto, donde el número de disidentes encarcelados asciende a 60.000 y la libertad de prensa ha sido cercenada paulatinamente.

Foto: González Laya: "Abrimos antes que otros y ahora somos el canario en la mina"
González Laya: "Abrimos antes que otros y ahora somos el canario en la mina"
Ángel Villarino Enrique Andrés Pretel Fotografías: Roberto Gómez

En las últimas semanas la ministra ya había visitado Jordania (a principios de octubre) y Libia (en septiembre). Esta última hundida en un conflicto que se ha visto agravado por la injerencia de otros países. A dicha contienda se ha trasladado el pulso entre Turquía y Egipto, cuyas relaciones diplomáticas están rotas desde el golpe de Estado en 2013 que llevó al actual presidente al poder y acabó con el hermano musulmán Mohamed Morsi, que había sido elegido en las urnas tras la revolución y era muy cercano al Gobierno de Recep Tayyip Erdogan. En ese contexto Egipto tiene una posición clave como bisagra, pero también una inclinación a favorecer al general Khalifa Haftar, otro hombre fuerte y militar como el propio Sisi. Egipto ya amenazó durante el verano con enviar tropas a Libia. La ministra expresó su deseo de que haya una solución “de libios para Libia”.

"Buena relación" que espera que sea "excelente"

González Laya se refirió también a “turbulencias en el Mediterráneo oriental” a las que solo se puede responder “desde el diálogo, nunca desde la unilateralidad” y buscando “una solución negociada a través del diálogo”. Y ahí, considera a Egipto clave. Un país con el que España tiene “buenas relaciones” que desea sean “excelentes” y con los que también quiere colaborar en materia de “lucha contra el terrorismo” y “tráfico de personas”, ambos íntimamente ligados al conflicto en Libia, pero también a las relaciones con Turquía, país clave en el control del flujo migratorio hacia Europa.

Durante la comparecencia de prensa en El Cairo con su homólogo egipcio, en la que sólo se aceptaron dos preguntas filtradas, la ministra indicó que trabajarían en el ámbito de “la economía, inversión y el comercio” y anunció para el próximo año un foro empresarial hispano-egipcio en el que se pueda dar forma a ese deseo de mejorar las relaciones económicas entre ambos países.

La ministra Laya junto a su homólogo egipcio Sameh Shoukry. (EFE)
La ministra Laya junto a su homólogo egipcio Sameh Shoukry. (EFE)

Laya anunció que el presidente del Gobierno Pedro Sánchez tiene intención de viajar a Túnez y Líbano, aunque por el momento las fechas se supeditan a “la situación epidemiológica en nuestro país y en los países que se visitan”. Además, hizo referencia a la celebración el próximo 27 de noviembre en España del vigesimoquinto aniversario del Proceso de Barcelona, que reunió por primera vez a los países europeos y de la ribera sur del Mediterráneo. En Barcelona, apuntó la diplomática invitando a los egipcios, “queremos construir una relación estratégica a futuro que nos permita trabajar desde la co-responsabilidad".

El empoderamiento de las mujeres es también una prioridad en la agenda de Laya. Por ese motivo se condecoró con la orden del mérito civil -a propuesta de la legación diplomática española en Egipto- a Nehad Abolkomsan, consejera del centro para los derechos de las mujeres, una organización gubernamental.

Foto: Vivir en la capital del acoso sexual
Vivir en la capital del acoso sexual
Pilar Cebrián. El Cairo

Este reconocimiento a una figura vinculada al régimen fue recibido con críticas por parte de la sociedad civil a lo que la ministra respondió argumentando que “se puede leer de otra manera: condecorando una persona estás condecorando una causa”, algo con lo que no coinciden feministas como Mozn Hassan, fundadora de la organización Nazra de estudios feministas. La activista afirmó que es “responsabilidad de la comunidad internacional defender los derechos de las mujeres egipcias y la independencia del movimiento feminista”. Es inaceptable que una ministra de Asuntos Exteriores se reúna con su homólogo egipcio y hable de empoderamiento de la mujer en un momento en el que, “las mujeres que defienden los derechos humanos de las mujeres se han convertido en un objetivo del régimen”, y recordó a la abogada Mahienour al Massry y otras mujeres activistas que están encarceladas en Egipto.

La política exterior española, declaró Laya respondiendo a preguntas sobre el tema de los derechos humanos, “es una política de valores y de principios” por lo que, asegura, en todas sus reuniones plantea no solamente las cuestiones económicas, políticas, “nacionales y regionales”, sino también “las cuestiones relativas a valores, a derechos y principios”. Por eso en esta visita ha hablado de “derechos políticos, derechos civiles, derechos económicos y derechos humanos” pero siempre “en términos de entender cómo ven los países terceros (en este caso Egipto) estas cuestiones [de derechos humanos]” y en un contexto: “el de la diplomacia discreta”.

Egipto Arancha González Laya Líbano Libia Primavera árabe Mediterráneo Recep Tayyip Erdogan
El redactor recomienda