China estrena una serie de TV para dibujar la narrativa del virus. Sale mal
  1. Mundo
Críticas por el papel de las mujeres

China estrena una serie de TV para dibujar la narrativa del virus. Sale mal

Una serie televisiva promovida por el Gobierno chino que refleja historias de "los héroes" de la pandemia ha recibido fuertes críticas por su trato a las mujeres de primera línea de batalla

Foto: China estrena una serie de TV para dibujar la narrativa del virus. Sale mal
China estrena una serie de TV para dibujar la narrativa del virus. Sale mal

En un mundo de memoria muy corta, controlar la narrativa es vital. Y la narrativa sobre la mayor pandemia que ha sufrido el mundo en décadas, con casi un millón de víctimas mortales y ha obligado a detener países y economías, aún más importante. China, donde se originó el virus (o donde primero se descubrió, dependiendo de quién esté escribiendo el relato), es consciente y ha estrenado una serie televisiva sobre "los héroes" de la pandemia y la victoria china sobre el virus. Sin embargo, tras la emisión de los primeros capítulos, el programa no ha logrado cumplir con las expectativas del Gobierno: ha generado una oleada de rechazo entre los televidentes, que han volcado en redes su descontento con la serie, tanto por las "inexactitudes" en la narración de los sufrimientos de los médicos de Wuhan como especialmente por el retrato que hace del papel de las mujeres en la primera línea de lucha contra la pandemia.

La serie propagandística, titulada "Heroes in Harm's Way" y de 14 capítulos en total, comenzó a emitirse el pasado jueves en la cadena estatal China Central Television (CCTV) tras un rodaje y desarrollo a contrarreloj de apenas cuatro meses. "Heroes", que toma forma de un mosaico de historias "conmovedoras" sobre cómo el pueblo chino, desde médicos a voluntarios o funcionarios del Gobierno y ciudadanos comunes, lucharon contra el brote en Wuhan, "demostrando el heroísmo valiente del pueblo chino para luchar y ganar", según detalla el medio estatal China News Service, forma parte también de la estrategia del Gobierno de Pekín de promocionar su éxito en la contención del virus y alimentar la narrativa heroica entre el público interno, obviando la ocultación inicial del virus de las autoridades o el silenciamiento de los críticos. La cercanía de la serie con los postulados del partido comunista chino no se discute. Además de haber sido producida por la televisión estatal, el productor jefe de la serie es Shen Haixiong, viceministro del Departamento de Propaganda del Partido.

Las mayores críticas ha estallado por un brevísimo fragmento. La escena: el director de una compañía de autobuses en Wuhan pregunta a sus conductores si quieren presentarse voluntarios para trayectos de emergencia durante el confinamiento de la ciudad. Se forma una larga línea, y ninguna es una mujer. El primer voluntario es miembro del Partido comunista. "¿Dará un paso al frente alguna camarada femenina?", pregunta. Señala a una mujer, pidiéndole presentarse voluntaria. Ella lo rechaza, diciendo que tiene compromisos familiares por las vacaciones del Año Nuevo chino. "Realmente no puedo". Más tarde, en otra escena, un doctor dice a una colega: "Eres mujer, puedes simplemente quedarte a un lado de apoyo".

De golpe y plumazo, la serie borra todo el papel de las mujeres chinas en la lucha contra la pandemia de coronavirus en Wuhan, dibujándolas como miedosas frente a sus valientes camaradas masculinos. No sólo no se presentan voluntarias, sino que sus razones para negarse, frente a una pandemia mundial, parecen irrisorias. En realidad, el 70% de los más de 42.000 sanitarios enviados a Wuhan y la provincia de Hubei para luchar contra la epidemia de coronavirus eran mujeres, según cifras del propio medio oficial del partido, People's Daily, el pasado marzo. Más de la mitad de los doctores desplegados en Wuhan desde Shanghái eran mujeres, y el porcentaje alcanzaba el 90% en el caso de las enfermeras, según cifras ofrecidas por Xinhua, la agencia estatal de noticias.

Foto: ¿Solo 3.305 muertos en China? Las cifras de la discordia que pueden hundir a Pekín

Apenas unos días después de su estreno, el 'hashtag' tuvo más de 100 millones de menciones en la red social china Weibo y decenas de miles de personas han pedido que se cancele su emisión. Una votación 'online' recibió más de 91.000 votos a favor de su cancelación, frente los 6.800 que votaron por su permanencia, según recoge el New York Times. Este fin de semana Douban, una plataforma china de críticas de películas, tuvo que deshabilitar la función de votaciones después de que los usuarios puntuaran la serie con 2,4 puntos de 10. Los censores de la red, habituales en las polémicas internas chinas, bloquearon este fin de semana el 'hashtag' que pedía la cancelación de la serie.

Para los televidentes chinos, el detalle de la escena de la compañía de autobuses es un ejemplo más del sexismo contra las mujeres no sólo en la ficción, sino en la vida real, a lo que se añade lo que se ha criticado como un intento de "embellecer" y redibujar la dureza de las condiciones de los sanitarios en los primeros estadios de la pandemia en Wuhan, o el caos y la desesperación de los primeros confinamientos, cuando los hospitales de Wuhan estaban saturados y los muertos comenzaban a apilarse.

Un usuario de Weibo criticó que el programa parecía "decidido a promover una historia 'desinfectada', libre de controversias" sobre los encubrimientos iniciales de la pandemia, escasez de suministros médicos y el caos de los confinamientos. "Esta debe ser la correcta memoria colectiva que quieren dejar". "Por favor, dejen de revisar la historia y cancelen la transmisión de la serie", escribió otro usuario, según recoge Bloomberg.

Coronavirus
El redactor recomienda