ENTREVISTA A LA VICEALCALDESA DE JERUSALÉN

Fleur Hassan: "España era colonialista con Gibraltar, Israel no lo es con Palestina"

Con pasaportes británico e israelí esta política habla de la difícil demografía de su ciudad, de sionismo en el siglo XXI y de colonialismo

Foto: Fleur Hassan, vicealcaldesa de Jerusalén.
Fleur Hassan, vicealcaldesa de Jerusalén.

Con pasaportes británico e israelí y título de vicealcaldesa de la tres veces santa y dividida Jerusalén, Fleur Hassan habla de la difícil demografía de su ciudad, de sionismo en el siglo XXI, de feminismo, de España y de colonialismo y, todo, con acento andaluz. Porque es de Gibraltar.

PREGUNTA. Fleur Hassan, ¿por qué 'Fleur'?

RESPUESTA. Ay, hija mía, porque a mi padre le gustaba mucho una serie de televisión de los años setenta en la que la protagonista se llamaba 'Fleur'. Y con este nombre crecí en Gibraltar, donde no había 'Fleurs'. En Gran Bretaña había una cantante 'Fleur' y poco más. ¡Es un nombre que no se usa ni en Francia! Y en Israel, nadie puede pronunciarlo.

***

Sir Joshua Abraham Hassan, el padre de Fleur, fue primer ministro de Gibraltar durante 8 mandatos. Dice de él la Enciclopedia británica: "Político gibraltareño que estuvo en el Gobierno más de 40 años. Especialmente notable por su liderazgo a la hora de oponer resistencia a las reivindicaciones de España sobre la colonia británica y por inculcar la identidad gibraltareña en los habitantes de la colonia".

España es colonialista con respecto a Gibraltar. Israel se quiere separar de los palestinos, no queremos ser colonialistas

P. ¿Cómo se siente la identidad gibraltareña?

R. Culturalmente, muy española y andaluza, pero muy patriota británica y con todos los sabores del Mediterráneo. Pero patriota británica.

P. ¿La pretensión española con respecto a Gibraltar tiene algún paralelismo con la ocupación israelí desde tu punto de vista?

R. La gran diferencia es que en Gibraltar la gente quiere ser británica y no española, eso fue lo más importante que mi padre consiguió dar a los gibraltareños, su propia autodeterminación, algo que los palestinos pudieron haber elegido hace 16 años, en sus elecciones, pero en lugar de construir instituciones nacionales y fomentar la democracia, eligieron la dictadura. Si me preguntas a mí, yo creo que la mayoría de los palestinos hubieran preferido estar bajo dominio israelí, porque sus líderes les roban y es una gran mafia.

P. O tener líderes palestinos no corruptos…

R. Sí, eso también. Pero hay otra diferencia, que España es colonialista con respecto a Gibraltar, lo es, pero Israel no lo es con respecto a los palestinos. Israel se quiere separar de los palestinos. Les devolvimos Gaza, no queremos ser colonialistas.

***

Hassan es una de las únicas tres personas de la coalición del alcalde Moshe Lion que no provienen de la extrema derecha en el consejo municipal de Jerusalén. Venía de presidir la lista local Yerushalmim (jerosolimitanos) que se disolvió hace dos años.

P. Ser vicealcaldesa de la ciudad corazón de las tres religiones monoteístas, pero también una de las más disputadas del planeta, ¿se puede resumir en una entrevista?

R: Intentaremos: tenemos una ciudad muy bonita y muy complicada. Precisamente por eso que has dicho, porque tenemos una demografía muy compleja y diversa, con un 37% de árabes en la parte este, casi 30% de ultraortodoxos y una tercera parte con todo lo que sobra, mira tú.

Yo estoy convencida de que en 20 años la demografía de todo Israel será como la actual de Jerusalén. La población entera será espejo de lo que es ahora Jerusalén. Pero los árabes no serán los mismos árabes ni los religiosos los mismos religiosos, estarán más integrados, porque hacia allí va la normalización, ninguno de ellos quiere ser pobre en el nombre de dios.

Por eso tenemos la obligación de desarrollar modelos de coexistencia, no solo para ayudar a la ciudad, sino porque le serán útiles al país entero en el futuro. Este lugar es un laboratorio demográfico: tiene perspectivas para todos los gustos, somos la ciudad que más inmigrantes acoge en el país, ¡aquí se hablan 70 idiomas!

Vista de Jerusalén. (EFE)
Vista de Jerusalén. (EFE)

P. ¿Dirías que es una ciudad tolerante?

R. Sí, a pesar de la mala prensa que nos hacen a Jerusalén y al país en general, creo que es una ciudad tolerante, y probablemente lo sea por obligación: aquí vivimos y trabajamos todos juntos, 'we’re stuck together' (estamos atrapados juntos), y nadie se va a ir. En la municipalidad, por ejemplo, hay 10.000 trabajadores, 2.000 de ellos son árabes, en Tel Aviv no creo que haya mucha gente que tenga amigos árabes o ultraortodoxos, amigos de verdad, porque se rozan a diario. En Jerusalén sí. En mi gimnasio se ejercitan mujeres árabes al lado de ultraortodoxas, así es.

P. Gibraltar probablemente sea lo opuesto a diversidad, ¿no?

R. ¡Sí! Gibraltar no era nada diverso, pero hay que decir que una sociedad católica como esa ¡votó 8 veces por un primer ministro judío! Mi padre, y es un orgullo que así fuera.

Los árabes nunca van a ser mayoría en Israel, nosotros tenemos más niños

La única hermana de Fleur, Marlene, también se dedica a la política, es uno de los 18 miembros del parlamento de Gibraltar. Su padre era laborista y Fleur dice que ella siempre se sintió cercana a ese partido, "sin embargo, en Israel y ahora, el laborismo no es lo que era en Gibraltar…".

Con padres de Marruecos, Hassan dice sentirse cómoda con todo tipo de personas de países árabes o musulmanes, y con el acuerdo entre Israel y Emiratos Árabes Unidos (EAU) está jugando un papel preponderante.

¿Sabes que he montado una cosa con los Emiratos Árabes?, pregunta.

P. ¿Qué cosa?

R. El UEA Israel Business Council. Y en las reuniones, los árabes al leer mi nombre dicen "ah, esta es una de las nuestras" y luego cuando me ven la cara, pues no piensan otra cosa tampoco…

P. Quién iba a decir que Israel se iba a acercar a los países de su entorno de este modo, tal vez EAU sean ahora destino de israelíes, ¿no?, que están bastante obsesionados con salir del país.

R. Sí, los israelíes siempre quieren tener otro pasaporte, europeo a ser posible, para poder escapar en algún momento. Y ahora se abre otro mundo de posibilidades. En general los israelíes creen que tienen más oportunidades fuera del país, y puede que sea verdad… Aunque yo eso lo comparto menos, porque yo escogí venir a Israel, meterme en el lío, y ellos buscan salir.

P. ¿A qué edad llegaste?

R. A los 28 años. Sabía apenas leer y escribir porque había ido a una escuela religiosa, pero no sabía hablar, nunca pensé que estaría dando discursos e inaugurando cosas en hebreo, mira tú…

P. ¿Te diriges a los ciudadanos y ciudadanas?

R. Siempre. Soy feminista. Es un término al que le han hecho muy mala prensa y solo significa igualdad de oportunidades y de derechos, nada que ver con afeitarse o no los sobacos.

El que no crea que el pueblo judío se merece su país, es un antisemita. No hay contradicción entre ser un país democrático y judío

P. ¿Y en el mismo tono alegre dices fuera de Israel que eres sionista?

R. Claro que sí. También siento que la gente no sabe qué es el sionismo, como no sabe qué es el feminismo. ¿Tú sabes la cantidad de gente que me ha escrito en Twitter llamándome "sionista" para insultarme? El que no crea que el pueblo judío se merece su país, es un antisemita. No hay ninguna contradicción entre ser un país democrático y judío.

P. ¿Y si los árabes acaban siendo mayoría, el sionismo estaría en entredicho?

R. Nunca van a ser mayoría, nosotros tenemos más niños.

P. Sí, en Israel la media de hijos por pareja es la más alta de los países de la OCDE, con más de 3. Desde el punto de vista medioambiental, insostenible, y desde el punto de vista político, ¿deseable?

R. Bueno, de eso se ocupan los ultraortodoxos, hija mía. Los árabes bajaron su media de cuatro a dos hijos y nosotros hemos subido de dos a casi cuatro. Es lo que es.

P. Demasiados…

R. No, 'mujé', yo tengo cuatro.

P. Israel está a punto de entrar en un nuevo ciclo de confinamientos parciales por la epidemia del coronavirus y ha pasado de ser el país que mejor llevó el ataque inicial a ser el peor, y la ciudad más afectada es Jerusalén.

R. Sí, hija. Pero lo bueno del nuevo plan de combate contra la pandemia que se acaba de poner en práctica es que no ve a la ciudad como una unidad homogénea, sino que ve la ciudad como lo que es: varios vecindarios con su propia identidad y sus problemas y particularidades, porque un vecindario árabe no tiene nada que ver con un vecindario ultraortodoxo y un vecindario ultraortodoxo no tiene nada que ver con uno laico, ¿comprendes? Jerusalén es la ciudad más grande del país y la que tiene los números más altos de árabes y de ultraortodoxos, y hay un problema cultural con el coronavirus con estas poblaciones porque, son como son…

P. ¿Cómo son?

R. Bueno, los árabes no han parado de hacer bodas desde hace dos meses y por eso han subido los números de manera dramática en sus comunidades, los ultraortodoxos, pues tampoco escuchan tanto, quieren seguir con las bodas, la 'yeshivá' (casas de estudio religiosas), aunque les han dicho que es peligroso e ilegal. Entonces, esas dos poblaciones, que en Jerusalén las tenemos en los números más altos, han causado que los números en la ciudad estén como están. Pero hay que verlo en el contexto de que somos la ciudad más grande, casi un millón de personas. Y esos vecindarios problemáticos son los que van a cerrar ahora con la nueva normativa, pero si te paseas por el centro de la ciudad o por donde yo vivo, aparte de ir con la mascarilla, la gente vive normal.

P. ¿La conclusión que podemos sacar es que los laicos son más disciplinados y responsables?

No creo que sea una cuestión de disciplina, es un problema de reuniones y aglomeraciones. En las poblaciones tradicionales hay muchas más reuniones comunales, y también, vamos a decir la verdad, desafortunadamente la ignorancia, la tradición, a veces eso es lo que trae. También puede ser que sea nuestra culpa, que nosotros no hemos sabido llevar el mensaje a esas dos poblaciones.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
91 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios