Máxima polarización y creciente incertidumbre

'Rastreadores de covid': El polvorín norteamericano

Pablo Pombo se sumerge en la prensa internacional y selecciona los artículos imprescindibles para estar bien informado sobre la pandemia. Una 'newsletter' diaria solo para suscriptores

Foto: Imagen: Pablo López Learte.
Imagen: Pablo López Learte.

Duras, históricamente durísimas perspectivas sanitarias en los Estados Unidos. Una gestión difícil de defender mientras se vende electoralmente un producto que probablemente no llegará a tiempo. Racismo sistémico y violencia policial frente a victimización de la América blanca. Máxima polarización y creciente incertidumbre en las encuestas. La noche electoral adquiere el rango de riesgo máximo para el futuro del país y también para los inversores.

Números de espanto. El 'WPost' recoge esta estimación elaborada por la Universidad de Washington: en aquel país, la cifra de fallecidos llegará hasta los 410.000 antes de que termine el año. Un volumen equivalente al de muertos durante la Segunda Guerra Mundial. El cálculo “refuerza las advertencias de que la bajada de temperaturas y un mayor tiempo en interiores podrían aumentar la transmisión viral este otoño e invierno, como sucede típicamente con otros virus respiratorios”. Mejor escenario previsto: 288.000. Peor: 620.000.

Todo a la vacuna. Con cifras como esta, con una gestión difícil de defender y ante el impacto económico que puede desencadenar la segunda ola, la apuesta sanitaria de Trump pasa por llegar al día de las urnas con una vacuna sobre la mesa. Cueste lo que cueste. La preventa genera la esperanza de que el producto está cerca. 'Politico': “Trump contradice a las autoridades sanitarias, dice que 'probablemente' habrá una vacuna en octubre”.

Salud o seguridad. El racismo sistémico, la violencia policial y los disturbios están llevando al equipo electoral de Trump a fijar su estrategia en la oferta de seguridad. Ley y orden. “Más que nunca, Trump se ofrece como el defensor de la América blanca”.

Bajo ese título, el análisis dominical del NYT sostiene que “después de un verano en el que cientos de miles de personas salieron a las calles para protestar contra la injusticia racial que sufren los negros, Trump viene dejando claro que, según él, el verdadero problema racial es el prejuicio contra los estadounidenses blancos”. Victimización del electorado. Presentación del candidato como guerrero. Funcionó en 2016.

Encuestas. Las encuestas mantienen a Biden en la primera posición. Pero hay más señales a tener en cuenta. Bloomberg: “JP Morgan comunica a sus inversores que deberían prepararse para un aumento en las probabilidades de que Trump gane”.

El mismo medio informó recientemente sobre un nuevo estudio en el que se sostiene que las encuestas están teniendo problemas para detectar a los “votantes tímidos de Trump”. ¿Infraestimación? Según el análisis de CloudResearch LLC: “Republicanos e independientes tienen el doble de probabilidades de no dar su verdadera opinión en una encuesta telefónica respecto a su preferencia en las elecciones presidenciales”.

El riesgo de la noche electoral. Análisis pata negra. Cuando los chicos del 'Financial Times' dedican un 'the big read' a un tema, mejor tomarse el asunto en serio. Título: “Sacudida en los mercados ante el riesgo de un resultado electoral revuelto”. Párrafo central: “El mayor temor que atormenta a muchos inversores es un resultado poco claro. Durante mucho tiempo, ha sido la norma en los Estados Unidos que el perdedor acepte la derrota con elegancia. Sin embargo, el nivel de rechazo de los demócratas hacia Trump y la disposición del presidente a burlarse de la costumbre han elevado el peligro de que el resultado pueda ser no aceptado por el perdedor”.

La pieza central en el 'Economist' de esta semana es más explícita. “Imagine algo parecido al recuento de Florida [del año 2000] pero en varios estados, después de una pandemia que ya ha matado a 200.000 estadounidenses, en un momento en el que el contrario es visto como ilegítimo y odioso, mientras millones están convencidos —más allá de las pruebas— de que su hombre habría ganado sin un fraude electoral masivo”.

Bonus. Qanon. Nadie se atreve a aventurar si este movimiento conspiracionista se quedará en 'spin-off' electoral de serie B o si terminará siendo protagonista durante la campaña. Lo cierto y alucinante es que esta historia parece anticipar la perturbación del mundo que viene. Esto en 'The Atlantic' —publicado en mayo— es lo más completo y mejor escrito que hemos encontrado hasta ahora. Mejora con un café.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios