EL ZOO LLEVABA 3 AÑOS ESPERANDO SU NACIMIENTO

Muere un elefante de tan solo 27 días en un zoo de Estados Unidos

El paquidermo sufría graves problemas de salud desde su nacimiento, pero se deterioró aún más durante el pasado fin de semana y no pudo superarlos

Foto: Los veterinarios cuidaron cada día de Avi, pero no pudieron evitar que su salud se deteriorara (Foto: St. Louis Zoo)
Los veterinarios cuidaron cada día de Avi, pero no pudieron evitar que su salud se deteriorara (Foto: St. Louis Zoo)
Autor
Tiempo de lectura2 min

El zoo de San Louis, en Estados Unidos, llevaba tres años preparándose para el nacimiento de Avi, una cría de elefante asiático que llegó al mundo el pasado 6 de julio. Atrás quedaban 22 meses de gestación en el interior de su madre, además de otro año de duro trabajo anterior por parte de los responsables del parque.

Avi era el fruto de un proyecto de supervivencia de elefantes asiáticos que puso en marcha la Asociación de Zoológicos y Acuarios de Estados Unidos (AZA) y que estaba destinado a perpetuar esta especie, que se encuentra en peligro de extinción. Por eso, cruzaron a su madre, Rani, con Raja, el primer elefante asiático que nació en el zoo.

Todo eran buenas noticias hasta que el pasado 6 de julio nació, pero los cuidadores del parque pronto se dieron cuenta de que Avi tenía graves problemas de salud. Desde el primer día mostró problemas de desarrollo que limitaron su capacidad para alimentarse, problemas que le acompañaron durante sus escasos 27 días de vida.

Están desolados

Tal y como explica el zoo en un comunicado, la salud de Avi se deterioró mucho el pasado fin de semana y, finalmente, fue sacrificado y "falleció pacíficamente" el domingo por la mañana. El servicio de veterinarios y especialistas en elefantes no pudieron hacer nada más por salvar su vida y Avi moría demasiado joven.

Avi no quiso separarse de su madre durante todos sus días de vida (Foto: St. Louis Zoo)
Avi no quiso separarse de su madre durante todos sus días de vida (Foto: St. Louis Zoo)

Jeffrey P. Bonner, Ph.D., director del zoológico, ha reconocido que "todos están devastados en este momento. Nuestro equipo de expertos profesionales en cuidado de elefantes hizo todo lo posible para ayudar a mejorar la salud de la cría. Desafortunadamente, al final, no fue suficiente ya que sus complicaciones de salud fueron demasiado graves".

Rani, la madre de la desafortunada cría, forma parte de una familia de tres generaciones de elefantes. Avi era su tercera cría después de que Jade naciera en 2007 y Kenzi lo hiciera en 2011. Sin embargo, solo la primera sobrevive hoy en día.

En el mundo apenas quedan unos 35.000 elefantes asiáticos que pueden vivir de manera salvaje en la naturaleza. La mayoría de ellos se enfrenta a la extinción debido a la caza furtiva en busca de marfil y a la destrucción de su hábitat natural.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios