Suspende el acuerdo de extradición con China

Australia advierte a sus ciudadanos del "riesgo de ser detenidos" en Hong Kong

El primer ministro, Scott Morrison, acusa a China de "represión de la disidencia y las libertades personales" y ofrece a ciertos hongkoneses una ampliación de sus visados

Foto: Protestas en Hong Kong ante la ley de seguridad de China. (Reuters)
Protestas en Hong Kong ante la ley de seguridad de China. (Reuters)

La tensión entre Australia y China no hace más que subir, ahora con Hong Kong y la polémica ley de seguridad implantada por Pekín como el centro de la disputa. Este jueves, el primer ministro de Australia, Scott Morrison, ha anunciado la suspensión del acuerdo de extradición con Hong Kong y ha ofrecido a ciertos hongkoneses una ampliación de sus visados en respuesta a la nueva Ley de Seguridad Nacional para el territorio aprobada por China.

La respuesta china no se ha hecho esperar, con un comunicado de la embajada en Canberra advirtiendo a Australia que ceje en su empeño en lo que consideran una "tremenda interferencia en los asuntos internos [de China]" y que, si continúa con este tipo de medidas, "será como levantar una piedra para luego herirse en el propio pie".

Apenas unas horas después del comunicado chino, el Gobierno australiano ha cambiado sus advertencias de viaje a Hong Kong, advirtiendo a sus ciudadanos de un riesgo de ser arbitrariamente detenidos "o ser transferidos a la China continental" para ser juzgados bajo "unos motivos vagamente definidos de seguridad nacional", en referencia a la nueva ley de seguridad nacional china impuesta a Hong Kong, en la que también se le otorga a Pekín el derecho a juzgar cargos de "secesión" o "disidencia" a críticos extranjeros en Hong Kong.

Según Morrison, que ha acusado a China de "represión de la disidencia y las libertades personales", el acuerdo de extradición, hasta entonces vigente entre ambos países, queda suspendido debido a que la polémica ley representa "un cambio fundamental en las circunstancias", según ha informado la cadena de televisión ABC.

En cuanto a los visados australianos para los hongkoneses, el primer ministro ha concretado que se ampliarán los de trabajo y estudios, por lo que los hongkoneses que ya se encuentren en Australia podrán permanecer en el país durante cinco años. Esta medida ofrece a estas personas la posibilidad de obtener la residencia permanente en el país.

"El impacto más significativo de las decisiones que tomamos hoy es para aquellas 10.000 personas que ya están en Australia", ha señalado Morrison, al tiempo que ha asegurado que los canales para que Australia acoja a "refugiados humanitarios" siguen disponibles "para personas de todo el mundo".

Australia se encuentra entre los países que más críticos han sido con la Ley de Seguridad Nacional para Hong Kong de Pekín. Esta misma semana, y en un contexto de tensión creciente entre ambos países, Australia actualizó su alerta de viaje para China y advirtió de que los ciudadanos provenientes de Australia podrían verse sometidos a "detenciones arbitrarias" si entran en el gigante asiático.

Los roces se han incrementado especialmente después de que Canberra abogara por la apertura de una investigación independiente sobre el origen del coronavirus. Además, Australia ha acusado a China de llevar a cabo ciberataques, mientras que Pekín ha alertado de estudiantes y turistas chinos de la posibilidad de sufrir ataques racistas si viajan a territorio australiano.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios