LA GUERRA CIVIL DE YEMEN COMPLICA EL RESCATE

Un petrolero abandonado con un millón de barriles podría explotar en el mar Rojo

El conflicto civil de Yemen ha provocado que un barco abandonado con más de un millón de barriles de petróleo se encuentre en una situación límite: al borde de quebrarse

Foto: Un petrolero fantasma con un millón de barriles podría explotar en el mar Rojo. (EFE)
Un petrolero fantasma con un millón de barriles podría explotar en el mar Rojo. (EFE)

Un petrolero fantasma, abandonado en el mar desde hace cinco años, puede convertirse en una de las grandes tragedias de la historia del mar Rojo. Amarrado a las costas de Yemen desde el año 1987, el barco ha sufrido tal deterioro que los expertos creen que se encuentra en verdadero peligro de romperse o, incluso, de explotar. Y es que el principal problema es que, a día de hoy, se encuentra cargado con más de un millón de barriles de petróleo crudo. Cualquier ruptura en el casco puede generar una catástrofe de enormes dimensiones y de irreparables consecuencias.

Llamado FSO Safer, se trata de un barco de fabricación japonesa que fue construido a mediados de la década de los setenta para, a continuación, ser vendido al gobierno yemení en los años ochenta. La idea de la administración local era utilizarlo para desplazar hasta tres millones de barriles del petróleo que era extraído de los campos de la provincia de Marib, tanto para distribuirlo al resto del país como para comerciar con ello a nivel internacional. Fue en el año 1987 cuando se decidió convertirlo en un punto de almacenaje estático en el mar, donde ha estado desde entonces. Pero en 2015, el inicio de la guerra civil en Yemen complicó la situación.

Los rebeldes hutíes, respaldados por Irán y en contra del gobierno reconocido internacionalmente, respaldado por la coalición liderada por Arabia saudí y Estados Unidos, son los que tienen el control de los puertos occidentales del mar Rojo, incluido Ras Isa, donde el buque cisterna se encuentra. El conflicto bélico provocó que el presupuesto existente para el mantenimiento del barco dejará de existir y, por tanto, desde 2015 el FSO Safer ha dejado de tener ningún tipo de cuidado y de control. ¿Qué significa esto? Muy sencillo: el barco está completamente abandonado y, por tanto, puede estar al borde del colapso.

No llevar a cabo ningún proceso de cuidado y reparación del barco en cinco años ha provocado, en primer lugar, que haya dejado de contar con las 11.000 toneladas de combustible que se necesitan al año para que sus calderas funcionen. Por ende, al dejar de funcionar estas, buena parte de los equipos y maquinaria del barco cisterna han dejado de estar operativo y, entre ellas, el sistema de ventilación, fundamental para evitar una catástrofe. Este elemento de seguridad consigue reducir la humedad y evitar la corrosión del mar, pero al estar completamente parado, el estado del barco ha comenzado a ser considerado de riesgo.

Según informa The Associated Press, que ha tenido acceso a una serie de documentos internos de Naciones Unidas, el agua del mar ha conseguido entrar en el compartimento del motor del petrolero, lo que ha causado importantes daños en las tuberías y en otras partes del barco. Por si fuera poco, el gas inerte con el que cuentan los compartimentos donde se almacena el petróleo ha comenzado a filtrarse, lo que supone un problema aún más grave, pues este elemento sirve para evitar que se acumulen gases inflamables y pueda producirse una explosión. Al ir escapando poco a poco, las posibilidades de que se produzca una detonación son cada vez mayores.

Si a eso le sumamos que existe una guerra civil en Yemen, y que cualquier bala perdida puede impactar en el barco y crear una inmensa deflagración, la situación es aún más complicado. Por ello, Naciones Unidas ha solicitado a los hutíes el acceso al barco, con el objetivo de descargar el petróleo y llevarlo a otro lugar seguro, pues los daños son tan severos que los expertos aseguran que el barco ya es irreparable. Sin embargo, los rebeldes se niegan en permitir el acceso a la ONU y se muestran enfadados por la negativa tanto norteamericana como saudí para que ellos pueda vender ese petróleo.

A día de hoy, los expertos consideran que los más de un millón de barriles de petróleo que tiene el barco en su interior son un peligro inminente. Los negociadores insisten en que la probabilidad de que el petróleo pueda llegar al mar es más real que nunca y que un vertido de tamañas dimensiones puede tener graves consecuencias para la vida marina del mar Rojo, pero también puede acabar con las fábricas de desalinización y crear graves problemas en las rutas de envío internacional. Una catástrofe que se puede evitar si las partes se ponen de acuerdo, pero los rebeldes hutíes no están por la labor: un conflicto que, a día de hoy, tiene difícil solución.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios