lo último en su desaparición

¿Qué se sabe del caso Madeleine McCann? Una última pista podría revelar el peor final

Desde el principio fue tratado como una desaparición, después como un secuestro y, finalmente, la aparición de un nuevo sospechoso conduce a una trágica hipótesis

Foto: Foto: Reuters
Foto: Reuters

Una nueva pista en forma de sospechoso podría haber dado con la respuesta al caso y las autoridades coinciden en considerar que la pequeña no sigue con vida 13 años después desde que las calles de Portugal se llenaron con carteles y fotos de una niña cuyo rostro es ya imposible de olvidar. Madeleine McCann, británica y de 3 años de edad, desapareció durante unas vacaciones en familia en tierras lusas. Sus padres la vieron por última vez donde la dejaron, en el apartamento de Praia da Luz, en el Algarve. A partir de ahí, surgieron las incógnitas, las sospechas y las últimas pistas que rodean uno de los casos más famosos del mundo, pero la cuestión clave sigue siendo la misma: ¿Madeleine McCann sigue viva?

Verano de 2007

  • 3 de mayo de 2007. Kate y Garry McCann pasaban unos días de vacaciones en un apartamento Playa de la Luz del Algarve portugués junto a sus hijos, los gemelos Sean y Amelie, y la pequeña Madeliene, de poco menos de cuatro años. Esa noche, los progenitores quedaron con unos amigos en un restaurante del propio alojamiento para cenar mientras los menores dormían en sus habitaciones. Fue la última vez que vieron a la pequeña. Solo unos días después, la niña cumplió 14 años, un día que casi coincide con el arresto del primer sospechoso para la Policía lusa; Robert Murat, un ciudadano británico que vivía cerca del complejo turístico. Pero, tras un largo interrogatorio, quedó en libertad por falta de evidencias de su implicación. Era oficial, el director de la Policía Judicial de Faro, Guilhermino Encarnação, informaba de que el caso podía considerarse un secuestro.

Apartamento en Praia da Luz (Portugal) en el que fue vista por última vez. Foto: Efe
Apartamento en Praia da Luz (Portugal) en el que fue vista por última vez. Foto: Efe

  • 29 de mayo. Los McCann se volcaron con las autoridades y pidieron ayuda por todos los medios con la esperanza de que alguien supiera el paradero de su hija. Fue entonces cuando nació la web www.findmadeleine.com, que recaudó millones en donaciones para el operativo de búsqueda. Los padres no solo se movieron en redes, sino que buscaron aliados en toda Europa y hasta en el Vaticano, logrando que el propio Benedicto XVI los recibiera en persona.
    Poco después, el 2 de junio, Kate y Garry McCann, aun desolados, viajaron a Madrid para comparecer en una rueda de prensa en la que prestaron su apoyo a la familia de Yeremi Vargas y Sara Morales, los menores desaparecidos en Canarias. Desde entonces, los ciudadanos de muchas partes de España se solidarizaron también con la causa de los padres británicos.
Madeleine MccAnn. Foto: Efe
Madeleine MccAnn. Foto: Efe


  • 19 de marzo de 2008. Cuatro diario británicos, entre ellos The Daily Express y The Daily Star, pidieron disculpas púbicamente a los padres de Madeleine por acusarles de ser los culpables de su desaparición con un "Kate y Gerry McCann: Lo siento" en sus titulares. Lo hicieron después de que las autoridades informaran de que "se habían precipitado" en sus acusaciones. Tiempo después, los agentes desviaron su atención a los amigos de los McCann con quienes habían estado cenando la noche de la desaparición.
  • 21 de julio. La Justicia de Portugal archiva el caso por falta de pruebas concluyentes y retira la condición de sospechosos a los McCann y a Murat.
  • 23 de septiembre de 2009. Kate y Gerry McCann vuelven a Lisboa para "encontrar nuevas pistas y una estrategia que maximice la demanda" de su hija por sus propios medios.

  • 18 de febrero de 2010. Los progenitores llevaron a juicio al inspector de la policía lusa Gonçalo Amaral que dimitió de su cargo durante la investigación de la menor por supuestas presiones y quiso después publicar un libro sobre el caso en el que supuestamente contaba detalles que no habían salido antes a la luz y en el que señalaba a los padres como responsables. Aunque ganaron el juicio de no lanzar la obra 'Maddie: La verdad de la mentira', fue anulada unos meses más tarde. Sin embargo, Amaral finalmente tuvo que indemnizar a los padres con 500.000 euros por los daños causados.
  • 12 de mayo de 2011. Madeleinde McCann ya habría cumplido los siete años y sus padres pidieron por carta al primer ministro del Reino Unido, David Cameron, revisar del caso. Dicho y hecho: al día siguiente el Gobierno anunció que lo haría.

  • 4 de julio de 2013. Después de que Scotland Yard, de la Policía Metropolitana de Londres, decidiese contribuir en el caso, afirmaron que no hay una prueba definitiva de que Madeleine McCann esté muerta, despertando de nuevo las esperanzas de la familia, y que ha identificado a 38 "personas de interés" para ser escuchadas en toda Europa.
  • 24 de octubre de 2013. Debido a los "nuevos indicios", Portugal reabre la investigación por el caso.
  • 13 de febrero de 2018. Más de 10 años después de la desaparición y sin ninguna pista sobre lo que pudo ocurrir, el Ministerio de Interior británico anunció que solicitaría fondos adicionales para la investigación, lo que unos meses más tarde se tradujo en una inyección de 172.000 euros para poder continuar con el caso.
  • 15 de marzo de 2019. La gran plataforma Netflix estrena el documental 'La desaparición de Madeleine McCann' sobre el caso sin contar con la participación de los progenitores, quienes ya declararon que el reportaje podría "obstaculizar" la investigación.

Nuevo giro en el caso

Casi un año después de la emisión de ese documental, la Scotland Yard ha dado con una nueva pista. Los agentes han encontrado un nuevo sospechoso en el caso, un presidiario alemán de 43 años, que en el momento de la desaparición de la niña acampaba en su autocaravana en la zona. Según detalles ofrecidos por las autoridades británicas al frente de la investigación, el sospechoso, que tenía hace 13 años el cabello corto y rubio, era de complexión delgada y medía en torno a 1,82 metros, frecuentaba el Algarve entre 1995 y 2007, quedándose "durante días" en 'campings' con su autocaravana, una furgoneta de 'camping' Volkswagen T3 de principios de los años 1980, de colores blanco y amarillo y con matrícula portuguesa.

Las pistas que apuntan a un nuevo sospechoso. Foto: Efe
Las pistas que apuntan a un nuevo sospechoso. Foto: Efe

Pero hay más, ya que el varón alemán dispone de otro vehículo, un Jaguar modelo XJR 6 de 1993, con matrícula alemana, que transfirió a otra persona justo un día después de la desaparición de Madeleine, en mayo de 2007. Según las pesquisas policiales, el hombre entró en prisión en Alemania poco después de esta fecha por un "asunto no relacionado". Aunque, según recoge la prensa alemana, este sospechoso tiene antecedentes por delitos de pedofilia, tráfico de drogas y robo. El motivo por el que las autoridades británicas centran su atención ahora en él es el registro de una llamada de 30 minutos que realizó aquel 3 de mayo de 2007 a las 19:32 y que lo sitúa en el complejo turístico de Praia da Luz. Pero esta no es la primera que las autoridades se topan con este hombre, ya que fue uno de los investigados durante la denominada 'operación Grange' y no fue hasta 2017 cuando empezaron a seguir sus pasos y a considerarle sospechoso.

Imagen de la casa en la que el sospechoso estuvo viviendo cerca de Lagos, en Portugal. Foto: Efe
Imagen de la casa en la que el sospechoso estuvo viviendo cerca de Lagos, en Portugal. Foto: Efe

Tras este nuevo indicio, la Fiscalía de Braunschweig (centro de Alemania país) ha afirmado este jueves que trabajan con la hipótesis de que la niña británica podría estar muerta y sospechan que el autor del asesinato es el hombre que está preso. Según el semanario Der Spiegel, tiene un amplio historial delictivo, con unos 17 casos, desde agresiones a robos o asuntos relacionados con drogas y su primer juicio por un delito sexual fue en 1994, cuando tenía 17 años, en que fue condenado en Baviera por abusar a un niño. El último caso relacionado con menores fue un proceso por tenencia de pornografía infantil, en 2016. Actualmente cumple condena por una violación cometida en 2005 en Portugal, cuya víctima fue una estadounidense de 72 años a la que ató, pegó, agredió sexualmente y finalmente robó.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios