EEUU APOYA LAS PROTESTAS

El jefe del Pentágono contradice a Trump y rechaza el despliegue del Ejército en las calles

Mark Esper ha marcado distancias con el presidente y ha aclarado que no está a favor de invocar la Ley de Insurrección para que las Fuerzas Armadas se sumen al despliegue de seguridad

Foto: Donald Trump y Mark Esper, jefe del Pentágono. (Reuters)
Donald Trump y Mark Esper, jefe del Pentágono. (Reuters)

El secretario de Defensa de Estados Unidos, Mark Esper, ha marcado distancias con el presidente, Donald Trump, y ha aclarado públicamente que no está a favor de invocar la Ley de Insurrección para que las Fuerzas Armadas se sumen al despliegue de seguridad ante las protestas convocadas por la muerte de George Floyd.

[El detonante de las protestas: los George Floyd del último lustro​]

Esper ha alegado que esta ley, que se remonta a principios del siglo XIX, "solo debería usarse como último recurso y en caso de las situaciones más urgentes y extremas", alegando que si son necesarios refuerzos "la Guardia Nacional encaja mejor" a nivel interno.

"Digo esto no solo como secretario de Defensa, sino también como antiguo soldado y exmiembro de la Guardia Nacional", ha dicho Esper, en sus primeras declaraciones públicas desde que estallaron los disturbios, que el presidente Trump ha abogado por aplacar a toda costa, informa The Hill.

Trump, que no ha escatimado críticas contra los manifestantes que claman contra el racismo tras la muerte de Floyd, ha amenazado esta semana con invocar la Ley de Insurrección si las autoridades estatales y locales no toman las medidas oportunas para contener a los manifestantes. Por otra parte, el secretario de Defensa ha reconocido que la muerte de Floyd a manos de un policía "es un crimen horrible". "Los agentes en el lugar de los hechos ese día deberían rendir cuentas por este asesinato", ha sostenido, según CNN.

"Es una tragedia que hemos visto repetirse demasiadas veces", ha subrayado en declaraciones a la prensa en el Pentágono, admitiendo que "el racismo es real" en el país y por tanto "todos debemos hacer lo posible por reconocerlo, plantarle cara y erradicarlo".

EEUU apoya las protestas

En plena vorágine de manifestaciones, una mayoría estadounidense apoya las protestas contra la brutalidad policial tras la muerte de George Floyd, pero también ven con buenos ojos que se saque al cuerpo reservista de la Guardia Nacional para contrarrestar las manifestaciones y, en último extremo, al Ejército. Esa es la conclusión que se extrae de la última encuesta realizada por la agencia de comunicación Morning Consult, que afirma que una mayoría de ciudadanos estadounidenses cree que lo peor aún está por llegar.

La encuesta, realizada entre el 31 de mayo y el 1 de junio, asegura que el 54% de los estadounidenses está a favor de las protestas, desencadenadas por la muerte del afroamericano George Floyd, después de que un policía de Mineapolis le asfixiara con la rodilla el pasado 25 de mayo en el vecindario de Powderhorn, en Minéapolis. Su muerte ha encendido la mecha de la discriminación racial y sacado a miles de personas a la calle en más de 75 ciudades del país en plena pandemia.

Guardia Nacional en Washington. (Reuters)
Guardia Nacional en Washington. (Reuters)

Las manifestaciones se están convirtiendo poco a poco en un grito contra Trump, después de que el lunes atacara verbalmente a los protestantes, amenazase con utilizar el Ejército contra ellos y ordenase dispersar una protesta en el parque Lafayette, frente a la Casa Blanca, para aparecer, biblia en mano, ante una emblemática iglesia baptista en una demostración de fuerza. En ese sentido, el apoyo de una mayoría de ciudadanos a las protestas pone en riesgo la reelección de Trump, que sale perdiendo contra el candidato demócrata Joe Biden en prácticamente todas las encuestas que se han publicado en el último año.

Preguntados por la posible evolución de este levantamiento, los estadounidenses lo tienen claro: el apoyo a las protestas también se trasluce en pesimismo sobre el futuro de su país. Un 54% de los ciudadanos encuestados asegura que lo peor de las manifestaciones aún está por llegar.

¿Ejército en las calles?

Otro de los aspectos más polémicos de los últimos días, también reflejado en la encuesta de Morning Consult y que ha vuelto a salir a colación tras las palabras de Esper ha sido la voluntad de Donald Trump de sacar el Ejército a las calles de Estados Unidos. “He recomendado a cada gobernador que reciba la Guardia Nacional en un número considerable”, aseguraba Trump hace unos días. “Si una ciudad o un estado se niega a tomar acciones que son necesarias para defender la vida y la propiedad de sus residentes, mandaré al Ejército de Estados Unidos y rápidamente resolveré el problema”.

De momento, la cuestión reside en los 50 estados del país. Trump no puede desplegar las Fuerzas Armadas salvo caso de insurrección, secesión o una obstrucción contra la autoridad de EEUU, algo que es muy improbable que ocurra, como bien dejaba entrever entre líneas el jefe del Pentágono. En su lugar, los estados pueden pedir ayuda a sus guardias nacionales. Hasta la fecha, 21 lo han hecho. Y cuentan con el apoyo popular: seis de cada diez demócratas están a favor de echar mano de la Guardia Nacional para calmar las protestas mientras que en el bando Republicano esa cifra asciende al 93%.

Donald Trump junto a Melania. (Reuters)
Donald Trump junto a Melania. (Reuters)

En cuanto al Ejército, una mayoría de estadounidenses están dispuestos a recurrir a él para ayudar a la policía a controlar las protestas. El 77% de los Republicanos y el 48% se muestran a favor de hacerlo. Tan solo un 43% del partido liderado por Joe Biden se opondría a ver soldados en las calles.

Washington, el campo de batalla de Trump

De momento, el candidato Demócrata para las elecciones presidenciales de noviembre se ha mostrado muy crítico con el uso partidista del Ejército por parte de su rival. A la amenaza de Trump de desplegar el Ejército frente a lo que considera "actos de terrorismo doméstico", Biden ha querido posicionarse también junto a los manifestantes. En un mensaje en Twitter, el veterano político criticó que el presidente "esté usando al Ejército estadounidense contra el pueblo estadounidense" y apeló a la unidad del país para derrotarlo.

Estas cifras explicarían por qué Trump se ha mostrado tan insistente, incluso pese a la negativa o a la reticencia de algunos de sus oficiales, a sacar al Ejército a las calles de Washington, ciudad que no pertenece a ningún estado y que por su estatus especial permite al presidente recurrir a tropas. El presidente de EEUU anunció el pasado lunes la movilización de "miles de soldados fuertemente armados" y de agentes de policía en la capital del país, después de calificar las protestas como actos de "terrorismo doméstico".

Sobre este asunto, varios funcionarios del Pentágono han reconocido al Daily Beast que fue la Casa Blanca y no el Departamento de Defensa, que normalmente se encarga de estas movilizaciones, quien pidió sacar al Ejército a las calles de la capital. Un ejemplo de esta superposición de autoridad serían los helicópteros militares que están sobrevolando la capital estadounidense, que forman parte de una petición más amplia del equipo de Trump para militarizar la ciudad.

La encuesta de Morning Consult no se acaba ahí. El 55% de los estadounidenses cree que la violencia de la policía contra los ciudadanos es un problema más grave que la violencia de los ciudadanos contra las autoridades. Además, el 61% está de acuerdo en que “muchas personas blancas no reconocen las verdaderas ventajas que tienen”, una cifra 12 puntos superior a la misma encuesta en 2019. El 51%, por su parte, asegura que “mucha gente no se toma el racismo lo suficientemente en serio hoy en día”, una subida del 25% respecto al año anterior.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
11 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios