EN EL QUE MURIERON 19 PERSONAS

Trudeau promete prohibir los fusiles de asalto en Canadá tras el tiroteo del domingo

A medida que aumenta el número de víctimas mortales, grupos a favor de una nueva normativa sobre el control de armas han aprovechado para pedir al Gobierno más restricciones

Foto: Justin Trudeau, primer ministro de Canadá. (Reuters)
Justin Trudeau, primer ministro de Canadá. (Reuters)
Autor
Tiempo de lectura2 min

El primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, ha asegurado este martes que el Gobierno actuará "lo más rápido posible" para prohibir la venta de fusiles de asalto en el país tras el tiroteo de este domingo en el que murieron 19 personas.

A medida que aumenta el número de víctimas mortales de la masacre, grupos a favor de implementar una nueva normativa sobre el control de armas han aprovechado para pedir al Gobierno que apruebe las restricciones, según informaciones del diario local 'The Chronicle Herald'.

"Imploramos que tomen una decisión viable ahora mismo: prohibir la venta de fusiles de asalto", ha indicado en una carta abierta dirigida al ministro de Seguridad, Bill Blair, una coalición que aúna cuatro grupos a favor de impulsar una mayor restricción a la venta y posesión de armas.

Lugar donde Gabriel Wortman comenzó el tiroteo del pasado domingo. (Reuters)
Lugar donde Gabriel Wortman comenzó el tiroteo del pasado domingo. (Reuters)

Así, han recalcado que "tal y como se ha documentado, este tipo de armas suponen un riesgo excesivo para la seguridad pública y no tienen ningún tipo de finalidad".

Trudeau, por su parte, ha reiterado que su Gobierno estaba a punto de presentar un proyecto de ley ante el Parlamento cuando las sesiones fueron suspendidas debido a la pandemia de coronavirus. En este sentido, ha especificado que las autoridades están "esperando a que sea el momento adecuado para presentarlo".

El tiroteo

El domingo, un individuo de 51 años identificado como Gabriel Wortman con uniforme de Policía y un coche pintado como los de la Real Policía Montada de Canadá mató al menos a 19 personas, incluida una policía, una profesora de educación primaria y dos trabajadores sanitarios.

El tiroteo comenzó en realidad en la noche del sábado en Portapique, Nueva Escocia, y el sospechoso estuvo huido durante doce horas protagonizando persecuciones y enfrentamientos con la Policía hasta que finalmente fue abatido en una gasolinera en Enfield, a 90 kilómetros de distancia.

Los investigadores tratan aún de discernir el móvil del tiroteo. Mientras que algunas de las víctimas eran conocidos de Wortman, otras, aparentemente, no tenían vinculación alguna con el presunto autor del ataque.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios