En una residencia de ancianos

La primera víctima de coronavirus en Israel es un superviviente del Holocausto

Se escondió en bodegas junto a su madre cuando Budapest fue invadida por los nazis. Murió solo en una residencia de ancianos en Jerusalén a los 88 años

Foto: Entierro de Ariel Even, la primera víctima del coronavirus en Israel (REUTERS)
Entierro de Ariel Even, la primera víctima del coronavirus en Israel (REUTERS)

Ariel Neven había sobrevivido a todo. Al Holocausto nazi cuando era un niño en Budapest, a una epidemia de cólera durante un viaje, incluso a varios infartos. Pero no pudo con el coronavirus. El pasado 20 de marzo, a los 88 años, moría en una residencia de ancianos en Jerusalén convirtiéndose en el primera víctima de la Covid-19 en Israel. Con el país confinado, tres de sus cuatro hijos y sus 18 nietos no pudieron despedirse de él por las medidas de seguridad. Tan solo le acompañó su hijo menor. Una historia que, trágicamente, pueden contar ahora numerosos familiares en todo el mundo.

La historia de Neven la han contado estos días varios medios como el israelí 'Haaretz' y la agencia 'AP' porque tiene unas vicisitudes bastante extraordinarias. Nació bajo el nombre de George Steiner -como el filósofo- perteneciente a una familia judía muy adinerada. De hecho, aquello en parte le salvó la vida. Siendo aún un niño, en 1941 su padre fue enviado al campo de concentración de Mauthausen. Con la llegada de los nazis a Hungría, en 1944, su madre, su hermano y él estuvieron escondidos durante más de un año en bodegas subterráneas. En varias ocasiones le salvaron las buenas relaciones que su abuelo tenía con diplomáticos como Raoul Wallenberg, quien salvó a miles de judíos. Su abuelo, sin embargo, fue asesinado de un disparo y tirado al Danubio.

Liberado por los rusos

En 1949 huyó a Israel e ingresó en un kibutz -comunidad judía- y poco después en el ejército israelí. Sus padres consiguieron sobrevivir también a la guerra y todos se reunirían en 1956. Para aquel entonces, Neven ya había conocido a su mujer, Yona, que era diplomática de carrera y debido al trabajo de ella viajaron y vivieron en diferentes partes del mundo como India, Japón, Alemania, Francia o España.

Neven grabó un vídeo para el museo-memorial del Holocausto Yad Vashem- Este superviviente afirmó que siempre le había tenido simpatía a Rusia


Yona moriría en 2012. En aquellos años Neven grabó un vídeo para el museo-memorial del Holocausto Yad Vashem en el que recordaba cómo Budapest fue liberado por los rusos. Este superviviente afirmó que desde entonces siempre le había tenido simpatía a Rusia. Hasta sus últimos días fue un hombre que, aunque tenía algunas patologías -estaba próximo a cumplir 90 años-, se mantuvo lúcido y con energía, como manifestaron sus hijos en un comunicado.

"Era un hombre querido, vivió una vida plena, se dedicó a su familia y mostró fortaleza hasta sus últimos momentos". "Lamentamos que haya tenido que pasar su último momento sin su familia a su lado”, se lee en el comunicado sobre este hombre que sorteó a los nazis y fue vencido por un virus.

Mundo
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios