Evitar casos como el de España

China prohíbe exportar mascarillas y test de coronavirus a empresas sin licencia local

China ha decidido endurecer los requisitos de sus empresas exportadoras de productos médicos: no podrán exportar al extranjero si no tienen una licencia para vender en el mercado local

Foto: Un trabajador médico practica tests en Italia. (EFE)
Un trabajador médico practica tests en Italia. (EFE)

China ha decidido endurecer los requisitos de sus empresas exportadoras de productos médicos, un mercado en plena ebullición por la pandemia global de coronavirus, que ha convertido a China como el mayor exportador de tests de diagnóstico o mascarillas. Sin embargo, durante la última semana se han denunciado múltiples casos de productos defectuosos exportados por empresas chinas a gobiernos europeos, entre ellos España, que adquirió un lote de tests rápidos que resultaron fallidos de una empresa de biotecnología con sede en Shezhen.

China ha decidido poner fin a este tipo de situaciones. En un comunicado publicado este martes, el Gobierno chino ha anunciado la prohibición de exportar material sanitario a compañías que, a pesar de tener las certificaciones sanitarias de la Unión Europea, no cuenten también con el visto bueno gubernamental para vender esos mismos productos en el mercado local.

Estas nuevas restricciones se aplicarán a todas las compañías que exporten material médico especialmente demandado en la respuesta a la pandemia de coronavirus, desde tests de diagnóstico a mascarillas, pasando por trajes protectores, respiradores y termómetros infrarrojos, según un comunicado conjunto publicado el martes por el Ministerio de Comercio, la Administración General de Aduanas y la Administración Nacional de Productos Médicos de China.

Esta decisión ha sido anunciada tras las crecientes denuncias de productos sanitarios defectuosos ofrecidos por empresas exportadoras chinas a los gobiernos europeos. Además de los tests de diagnóstico rápido fallidos vendidos a España, se han detectado otros productos defectuosos en República Checa, Países Bajos, Ucrania, Turquía o el gobierno regional de Flandes (Bélgica). Estas denuncias han socavado los buenos resultados iniciales de la narrativa china, que tras controlar el brote de coronavirus en el país ha ofrecido su ayuda a países en crisis.

Mercado en plena ebullición

Con la fuerte irrupción de la pandemia de coronavirus en los países europeos, que suman ya más de 424.000 infectados y 27.000 muertes en el continente, los gobiernos se han vuelto hacia China en busca de material sanitario. Muchas empresas locales, que hasta hace apenas tres meses se dedicaban a otro tipo de negocios biosanitarios, han aprovechado la coyuntura y comenzado a producir tests de diagnóstico de coronavirus o mascarillas en un mercado con cada vez más demanda y una oferta limitada.

A esta ebullición se une la relativa facilidad de obtener una acreditación de venta en la zona económica europea, después de que la Comisión Europea levantara algunos requisitos necesarios para agilizar la importación de material sanitario para hacer frente al coronavirus. Obtener una acreditación para vender en el mercado chino, sin embargo, es mucho más complicado.

De las 102 compañías con acreditación de la Comisión Europea para exportar productos a la Unión, solo 21 tienen licencia para vender esos mismos productos en el mercado chino, según recoge el rotativo South China Morning Post. Obtener una licencia para vender en el mercado chino podría, según fuentes del sector consultadas por dicho diario, "prolongarse de uno a tres años".

Este sería el caso de la empresa de la que España habría adquirido una partida de tests de diagnóstico rápido fallidos a través de un proveedor nacional. Según afirmó la Embajada China en España tras conocerse que los tests vendidos por la empresa china, con sede en Shenzhen, apenas tenían una sensibilidad del 30% cuando deberían alcanzar el 80%, dicha empresa "no estaba incluida" en la lista de proveedores acreditados en China.

La empresa, además "no ha conseguido todavía la licencia oficial de la Administración Nacional de Productos Médicos de China para vender sus productos", añadía la Embajada China.

La empresa en cuestión, Bioeasy Biotechnology, envió por su parte una carta al gobierno español explicando que, aunque no tienen licencia para vender en China, sí la tienen para hacerlo en el resto del mundo. "Desde un punto estratégico tan solo nos centramos en vender en el extranjero y como no vendemos nuestros productos dentro de China no necesitamos tener licencia para vender dentro del país", apuntaban. La empresa se ha ofrecido a reemplazar la partida defectuosa.

Además de las nuevas restricciones anunciadas por China, la Autoridad Estatal de Control de Fármacos ya habría reforzado los requisitos de exportación de tests de diagnóstico y otros suministros, según un artículo del periódico 21st Century Business Herald, para evitar incidentes similares en el futuro.

Rescisión de contratos

El director de la Asociación china de Diagnósticos In Vitro, Song Haibo, ha afirmado que la decisión del Gobierno chino tendrá un enorme impacto en la industria.

"Muchas compañías con la acreditación CE han firmado contratos [con compradores extranjeros], pero ahora puede que se vean forzados a romperlos, lo que puede acabar en demandas legales", ha afirmado al SCMP. "La regulación no solo afectará a los productos Covid-19, sino también a la reputación de la industria china de diagnóstico in vitro y tendrá un impacto negativo a largo plazo en la exportación de suministros médicos", añade.

Mundo
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios