"No es una guerra, no hay por qué morir": SOS desde un buque lleno de enfermos
  1. Mundo
por coronavirus

"No es una guerra, no hay por qué morir": SOS desde un buque lleno de enfermos

Con 4.000 personas a bordo, el Theodore Roosevelt se encuentra atracado en Guam sin poder desembarcar a su personal: un centenar de marines ya se han infectado de Covid-19

placeholder Foto: El USS Theodore Roosevelt, junto al puerto de Da Nang, Vietnam, el 5 de marzo (Reuters)
El USS Theodore Roosevelt, junto al puerto de Da Nang, Vietnam, el 5 de marzo (Reuters)

"Esto requerirá una solución política, pero es lo que hay que hacer. No estamos en guerra. Nuestros marines no tienen por qué morir. Si no actuamos ya no estamos cuidado como deberíamos a nuestro más leal activo: nuestros marines". Estas son las palabras que plasmó en una carta destinada al Pentágono Brett Crozier, capitán del portaaviones nuclear Theodore Roosevelt, con más de 4.000 personas a bordo y un centenar de infectados por el coronavirus que ha obligado a los habitantes de medio planeta a estar confinados en sus viviendas. En la misiva (de cuatro páginas), obtenida en exclusiva por el diario estadounidense 'San Francisco Chronicle' y de la que ya se han hecho eco varios medios, el capitán explica a los altos mandos militares de Estados Unidos que solo una "pequeña parte" de la tripulación ha procedido a desembarcar, mientras que la mayoría de los tripulantes aún permanecen a bordo, y si bien se les ha definido una serie de pautas a cumplir —como el mínimo distanciamiento social o los aislamientos en caso de cuarentena—, el espacio les impide seguir estas medidas.

[Última hora del coronavirus]

Para el capitán, las "limitaciones inherentes al espacio" de la embarcación son las que los llevan a no poder seguir estas pautas. "Así que la propagación de la enfermedad se está acelerando", ha indicado. El capitán del Theodore Roosevelt, actualmente atracado en la isla de Guam —donde un tercio del territorio está ocupado por infraestructura militar estadounidense—, ha pedido que se establezcan salas de cuarentena en la costa para poder desembarcar a su tripulación "lo antes posible" y que entren en el periodo de cuarentena que se les exige. "Retirar a la mayoría del personal de un portaaviones nuclear desplegado y aislarlos durante dos semanas puede parecer una medida extraordinaria, pero es un riesgo necesario (...). Mantener a más de 4.000 hombres y mujeres jóvenes a bordo de la embarcación es un riesgo innecesario y rompe esa confianza con los fieles marines a nuestro cargo", ha lamentado el capitán.

Cuando se conoció la situación del Theodore Roosevelt, la Marina de Estados Unidos no respondió a la solicitud, por parte del mencionado diario, de información; sin embargo, después de que esta se difundiera, el secretario en funciones de la institución militar, Thomas Modly, ha indicado que están al tanto de la situación y están viendo la manera de sacar a los marines del buque. "He conocido la carta del capitán Crozier esta mañana y sé que nuestro comando ha sido consciente de lo que ocurre durante las últimas 24 horas; llevamos una semana trabajando para poder desembarcarlos y llevarlos a algunas instalaciones en Guam", ha señalado, en declaraciones a la cadena CNN. "El problema es que Guam no tiene suficientes camas en este momento, y las autoridades estadounidenses deben hablar con el Gobierno de la isla para evaluar si podemos conseguir un hotel o establecer una especie de instalaciones de campaña".

Modly, en nombre de la Marina, ha asegurado que no está "en desacuerdo" con la postura del capitán, pero que se está trabajando "de manera metódica" porque no se trata de la misma situación que la que ya ha ocurrido en algún crucero. "Este barco tiene armas, tiene aviones, tenemos que poder apagar fuego si hay un incendio dentro del barco, tenemos que gestionar una planta de energía nuclear... hay muchas cosas que tenemos que hacer en ese barco y que lo hacen diferente y único, pero estamos trabajando en ello", ha añadido, haciendo hincapité en que Washington está "muy comprometido" con su situación y "preocupado" por la tripulación.

placeholder El USS Theodore Roosevelt (CVN-71), en Vietnam (EFE)
El USS Theodore Roosevelt (CVN-71), en Vietnam (EFE)

Ninguno de los infectados ha mostrado, por ahora, ninguno de los síntomas del Covid-19 más graves, aunque la cifra de casos positivos dentro de la embarcación militar ha dado un salto exponenciar desde que la Marina informó, el pasdo 24 de marzo, de tres miembros de la tripulación infectados. El ya retirado almirante James G. Stavridis, que en el pasado fue comandante supremo aliado en Europa de la OTAN, ha señalado al 'SF Chronicle' que es previsible que este tipo de incidentes se repitan, porque "los buques de guerra son un caldo de cultivo perfecto para el coronavirus". Por su parte, el almirante John Aquilino, actual comandante de la Flota estadounidense del Pacífico, ha confirmado ante los medios que se está planteando trasladar a algunos de los marines a hoteles en Guam, fuera de las instalaciones militares que el país tiene en la isla.

Aunque se negó a proporcionar datos de infectados —los medios estadounidenses sostienen que hay sobre un centenar de personas con Covid-19—, garantizó que ninguno de ellos estaba en situación de peligro. "Les diré que no tengo dentro del Theodore Roosevelt a marines que deberían estar en el hospital, ni a marines conectados a respiradores artificiales, ni a marines en estado crítico, ni tampoco a marines en estado de estar ingresado en la UCI".

Coronavirus
El redactor recomienda