Tensión en la frontera entre Grecia y Turquía por la avalancha de inmigrantes y refugiados
  1. Mundo
Aumentan a 139 los detenidos desde el viernes

Tensión en la frontera entre Grecia y Turquía por la avalancha de inmigrantes y refugiados

Se trata de la tercera jornada de un movimiento masivo que al parecer se ha desencadenado por el bulo de que las fronteras de la Unión Europea estarían abiertas

Foto: Refugiados intentan cruzar la frontera entre Turquía y Grecia. (EFE)
Refugiados intentan cruzar la frontera entre Turquía y Grecia. (EFE)

Miles, o quizás decenas de miles, de refugiados se agolpan este domingo en el paso fronterizo entre Grecia y Turquía, en la tercera jornada de un movimiento masivo desencadenado por el bulo de que las fronteras de la Unión Europea (UE) estarían abiertas. Hastiados de esperar ante la valla fronteriza, donde la policía griega carga de vez en cuando con gas lacrimógeno contra quienes se acercan demasiado a la linde, cientos de migrantes han decidido probar suerte en otros puntos fronterizos y se han dispersado a lo largo del río Evros, que marca la frontera.

Pero cruzar el río, a veces de más de cien metros de ancho y que corre con fuertes corrientes entre orillas escarpadas y sotobosques, es casi imposible sin barca y los traficantes de personas han descubierto rápidamente su oportunidad de negocio. Desde la tarde del sábado, el Ministerio del Interior turco ha dado abultadas cifras en continuo incremento sobre el número de refugiados que habrían "abandonado Turquía" hacia Grecia, de 36.000 a 76.000 en la mañana del domingo, hasta rebasar los 100.500 al anochecer de hoy.

Estafas de traficantes

En las redes sociales de los migrantes, donde proliferan noticias y bulos en árabe, estas cifras han insuflado esperanzas a los refugiados, muchos de ellos desde hace años asentados en Turquía, dispuestos ahora a dejar todo para montarse en un autobús o un taxi a Edirne y probar suerte. Pero la realidad era que poco más de un centenar realmente llegó a suelo griego, según las autoridades helenas, que afirmaron haber detenido en las últimas 24 horas a 73 personas en el intento de cruzar la frontera del Evros, llegando el total desde el viernes a 139.

placeholder Varios refugiados se calientan junto a una hoguera en Ipsala (Turquía). (EFE)
Varios refugiados se calientan junto a una hoguera en Ipsala (Turquía). (EFE)

Más frecuente es fracasar en el intento, como le ocurrió a un grupo de sirios, iraquíes y paquistaníes, que pagaron 50 euros por cabeza a un traficante en la noche del viernes para cruzar el río fronterizo en una lancha neumática. Nada más desembarcar en lo que creyeron era la orilla griega, descubrieron empero que se hallaban en un islote boscoso, sin posibilidad de avanzar ni de regresar. Tras dos noches y casi dos días a la intemperie, los más fuertes acabaron nadando de vuelta a la orilla turca, mientras que otros, recién llegados, consiguieron tender una cuerda a través del mismo brazo del río, de unos 40 metros de anchura. Gracias al improvisado dispositivo, otras tres personas pudieron regresar y el resto fue rescatado finalmente en la tarde del domingo por un equipo de AFAD, la agencia turca de emergencias.

Acampada con pocas esperanzas

Mientras tanto, miles de personas, la mayoría de Siria, Irak, Pakistán, Afganistán y Somalia, seguían congregadas delante del paso fronterizo con la esperanza de que la UE cambie de parecer. Desde la noche del sábado, la policía turca veta a la prensa el acceso a esta zona, donde sí permite la entrada a los migrantes que siguen afluyendo desde Estambul y otras regiones del país para sumarse a la espera, aunque otros se deciden por dar marcha atrás. En conversación con Efe, un portavoz de la asociación turca UMHD de ayuda a los refugiados estimó que unos 30.000 refugiados se hallaban en la zona fronteriza.

Los voluntarios de la ONG turca ASAM, la única que tiene permitido el acceso a la zona para llevar comida y artículos de primera necesidad a las familias acampadas, ha declinado hacer estimaciones, limitándose a admitir, en respuesta a la pregunta de Efe, que había "miles", "mucha gente". También aumentó el movimiento de refugiados por las costas del mar Egeo, espoleado por el buen tiempo, y este domingo llegaron más de 200 personas a la isla griega de Lesbos. No es un incremento demasiado llamativo, sin embargo, dado que la media diaria desde inicios del año superaba el centenar.

Refugiados Grecia Inmigración Linde Ministerio del Interior
El redactor recomienda