Anticlímax en los caucus de Iowa: un error informático retrasa los resultados
  1. Mundo
Primarias demócratas EEUU

Anticlímax en los caucus de Iowa: un error informático retrasa los resultados

La primera cita clave de las primarias demócratas ha sido enturbiada por un error informático que ha retrasado los resultados. Cuatro candidatos están muy empatados

Foto: Anticlímax en los caucus de Iowa: un error informático retrasa los resultados
Anticlímax en los caucus de Iowa: un error informático retrasa los resultados

El burbujeante inicio de las primarias estadounidenses en el estado de Iowa, con sus más de 1.600 caucus o asambleas políticas en colegios, iglesias o bibliotecas; sus siete candidatos, cuatro de ellos muy igualados, y sus dos almas demócratas, la moderada y la socialista, compitiendo por el futuro del partido, fue arruinado por un oscuro fallo informático. Un error, según la organización demócrata, en la aplicación que compila los resultados y en las nuevas y más complicadas reglas de su anuncio.

"Creemos que las campañas merecen explicaciones completas e información relevante acerca de los métodos de control de calidad que estáis empleando", ha aseverado Dana Remus, consejera del candidato y exvicepresidente de EEUU, Joe Biden, en una carta dirigada a la rama del partido en Iowa.

Foto: Iowa inaugura las primarias demócratas: así funciona la democracia arcaica de EEUU

Aún así los aspirantes salieron a hablar con sus seguidores en los respectivos eventos. Y todos ellos quisieron dejar en el aire la sensación de que estaban muy bien posicionados para ganar los famosos caucus, la primera cita electoral de la temporada y por tanto la oportunidad de destacarse del resto de contendientes. "Nos va a ir muy bien", anunció el favorito, el senador Bernie Sanders.

El único que salió a declarar la victoria, pese a la falta de resultados fiables, fue el exalcalde de South Bend: el político de 38 años, homosexual, veterano de guerra y con un currículum cincelado al milímetro Pete Buttigieg. El joven, ataviado con una corbata azul y armado con su artillería dialéctica de tipo John F. Kennedy, salía a hablar el último, frente a un público multigeneracional y muy entregado.

"Según todas las indicaciones, partiremos victoriosos hacia New Hampshire", declaró Buttigieg. "Porque, esta noche, una esperanza improbable se ha convertido en una realidad innegable". Un trueno de vítores separaba sus frases. Buttigieg se comportó como si acabase de ganar las elecciones presidenciales. Su madre y su marido y sus colaboradores más cercanos subieron a abrazarlo y a darse un baño de aplausos.

"Revolución sanderista"

El dilema de la noche era hasta qué punto comenzaría en Iowa la “revolución sanderista”, liderada por el senador Sanders y su joven, enérgica y ambiciosa base electoral. De todos los mítines celebrados en Iowa la última semana, los de Sanders eran los más concurridos y los de más difícil acceso. El Confidencial acudió anoche a dos caucus, y los dos fueron ganados con mucha diferencia por las tropas de "Bernie".

“La gente siente que es momento de un gran cambio y poner fin a lo que está ocurriendo”, explica Omar Shahin, estadounidense de origen sirio, en una mezquita a las afueras de Des Moines. Shahin y otros "sanderistas" han logrado celebrar caucus en cinco mezquitas de la periferia y llenarlos de simpatizantes.

Foto: La ira contra los megarricos despierta a los Estados Unidos Soviéticos de América

A diferencia de otros mítines más discretos y accesibles, el evento del senador de Vermont se celebró en un hotel cerca del aeropuerto. Gran parte de la prensa, en lugar de tener acceso al salón de actos donde hablaría Sanders y se concentraban sus seguidores, fue invitada a conformarse con una pantalla de plasma.

La sensación de la noche es que la victoria sería de Sanders, sobre todo en la primera de las dos votaciones de los caucus, y hasta Donald Trump lo elogió con su atención durante una entrevista con Fox News el fin de semana. "Creo que es un comunista", dijo de él el presidente. “Pienso en el comunismo cuando pienso en Bernie”.

Un desgastado Joe Biden

A diferencia de las congregaciones socialistas, los mitines del otro favorito, el centrista Joe Biden, proyectan un aura envejecida y cansada. Un clima de bajo imperio: la apelación a las fórmulas del pasado, a los principios blandos y conocidos, la decencia, la honestidad, el diálogo. Sus defensores afirman que la fuerza de Biden reside en su vasta experiencia política, de casi medio siglo, en las pruebas que le ha puesto la vida, y en su manera de hablar llana y popular. Una supuesta baza para recuperar a los votantes de clase obrera blanca que "desertaron" al trumpismo.

“Joe es Joe”, dice Roger Evenburger, votante demócrata, a la salida de un mitin de Biden. "No es el político más sofisticado... Desearía que fuera tan sofisticado como John Kerry, pero pienso que es un tipo honesto. No solo es el más experimentado de todos los candidatos, sino también el único que puede volver a unir el país”.

Foto: Pete Buttigieg, un Kennedy millenial para vencer a Donald Trump

La figura visiblemente más fresca y lozana de John Kerry, de 76 años y perdedor de las elecciones de 2004 contra George W. Bush, desató algunos rumores que el demócrata se aprestó a desmentir. "De ningún modo me presentaré a presidente", escribió Kerry en Twitter. “Cualquier información que diga lo contrario es jodidamente (categóricamente) falsa”. Minutos después borró el tuit.

Pero Kerry estaba nervioso. Durante una llamada telefónica en el vestíbulo de un restaurante de Des Moines, Kerry habría flirteado con la idea de presentarse ya que había "posibilidades de que Bernie Sanders hunda al Partido Demócrata". Un periodista de NBC News escuchó la conversación y publicó el comentario.

Moderados clásicos vs oleada progresista

La esencia de la lucha por el destino del partido es esa: la tensión entre los idealistas dispuestos a todo por instalar una socialdemocracia plena, con un estado fuerte y protector de corte europeo, y los moderados, centrados en resucitar la “gran coalición” de la era Obama y sanar las hondas heridas políticas de los últimos años. Sanders y la senadora Elizabeth Warren encarnan el ala izquierdista; la moderada está representada por Joe Biden, Pete Buttigieg y la senadora Amy Klobuchar. A distancia estarían el millonario Tom Steyer y el original Andrew Yang.

Foto: Renta básica contra Trump: el inesperado ascenso de Andrew Yang, rey de internet

El “Alcalde Pete” Buttigieg se hizo desear y poco antes de la medianoche, hora local, leyó su discurso del teleprompter. Su alquimia para reunificar el país consistiría en seducir a una parte sustancial de los votantes de Donald Trump: recuperar el corazón de las regiones industriales del Medio Oeste a quien él mismo pertenece.

“Pete es auténtico”, dice Doug Dunco, voluntario de 53 años. "Mi mujer y yo jamás habíamos participado en política. Yo de hecho siempre he sido republicano o independiente, pero la elección de Trump me dejó abatido. Y Pete puede apelar a republicanos e independientes. Mi mujer tiene tres hermanos. Los tres votaron a Trump. Pero dicen que, si Buttigieg consigue la nominación, podrían votarlo".

Los resultados de Iowa son el broche de la primera y simbólicamente más importante parada de las elecciones primarias.

Dunco asegura que Buttigieg tiene todos los elementos para esa difícil misión: es un progresista que viene de la América industrial y que habla como un republicano; es homosexual pero religioso, y tiene ese toque reconocible en muchas regiones del interior. “La gente del Medio Oeste es franca, directa. Pete es la persona más elocuente y precisa que he visto nunca: no malgasta ni se calla las palabras”.

Buttigieg utilizó su elocuencia para reclamar unas elecciones que todavía esperan ser definidas a lo largo de este martes. El broche de la primera y simbólicamente más importante parada de las elecciones primarias. Atrás queda un año de campaña intermitente y una semana labor intensiva. Según cifras del Partido Demócrata, los activistas de los siete candidatos han llamado a medio millón de puertas en un estado que tiene escasamente más habitantes que Galicia, y cuya conquista suele otorgar una valiosa plataforma para conseguir la nominación del partido.

Partido Demócrata Bernie Sanders John Kerry Barack Obama Joe Biden Pete Buttigieg
El redactor recomienda