UN SUCESO ÚNICO Y SORPRENDENTE

Un joven indonesio es apuñalado en el cuello por un pez aguja (y vive para contarlo)

Muhammad Idul se encontraba pescando cuando algo le hirió gravemente en el cuello: no podía creerlo, era un pez que se había clavado en el cuerpo tras saltas desde el agua

Foto: Muhammad, el joven herido por un pez aguja. (Facebook)
Muhammad, el joven herido por un pez aguja. (Facebook)

Dos jóvenes indonesios salieron a pescar en sus barcas como solían hacer por diversión. Muhammad Idul y su amigo Sardi salieron por la noche, aprovechando el silencio y la tranquilidad del Mar de Java para encontrar buenos peces, pero lo ocurrido supera a la ficción. Sardi iba con su barca delante y, a pocos metros, Muhammad le seguía: a poco menos de 500 metros de la playa, lanzaron sus cañas... cuando un pez apuñaló, literalmente, a Muhammad en el cuello.

En plena oscuridad, Muhammad notó cómo algo con una terrible fuerza se le clavaba en el cuello y, por la potencia que llevaba, le tiró de la barca en dirección al mar. Comenzó a pedir ayuda a su amigo de manera desesperada, quien le enganchó con su barca y le llevó hasta la orilla. Cuando ambos llegaron a la playa, con algo más de luz, descubrieron lo que había pasado: el joven tenía un impresionante ejemplar de pez aguja clavado en su cuello.

ATENCIÓN, EL ARTÍCULO CONTIENE IMÁGENES QUE PUEDE HERIR LA SENSIBILIDAD DEL LECTOR

Era un pez de más de 75 centímetros de largo, cuyo pico alargado y afilado, similar a un aguja, había ido a parar al cuello del joven. Muhammad trató de quitárselo con las manos al llegar a la orilla, algo que Sardi le impidió para tratar de contener la hemorragia lo mejor posible. Tras avisar al padre del joven, le llevó en coche en un agónico viaje de casi 90 minutos hasta el hospital, donde consiguió llevar a Muhammad en un estado realmente increíble de salud para lo que le había pasado.

Tras más de una hora y media de camino hasta el hospital de Bau-Bau, los médicos quedaron impresionados con lo que estaban viendo. El joven llegaba al hospital con el pez clavado al cuello, al que abrazaba para impedir que la lesión pudiera ir a mayores. Allí, loe médicos consiguieron separar el cuerpo del pez de la cabeza, reduciendo la presión que ejercía, pero no tenían el material para extraer el pico, por lo que tuvo que acudir a otro hospital mayor, el de Wahidin Sudirohusodo.

(Facebook)
(Facebook)

Allí, los servicios médicos quedaron impresionados con lo que estaban viendo, asegurando que se trataba del primer caso similar que habían recibido. Tras una hora de cirugía, en la que tuvieron que intervenir cinco especialistas diferentes, los doctores consiguieron extraer el pico del pez aguja del cuello del joven. A día de hoy, se recupera con normalidad en el hospital, después de haber vivido una experiencia que será difícil que olvide durante toda su vida.

Una semana después de lo sucedido, Muhammad cree saber la verdadera razón por lo que el pez aguja le atacó. Recuerda que, escasos segundos antes del ataque, su amigo Sardi encendió la linterna que llevaba en su barca: "Necesito ser más cuidadoso la próxima vez. El pez aguja no puede tolerar la luz, por eso saltó del agua y me apuñaló", aseguró en declaraciones a 'BBC'. Un ataque poco común que pudo costarle la vida a este joven singapurense.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios