"la mujer más rica de África"

Isabel dos Santos, acusada de mala gestión y malversación en Angola

Desde que fuera la persona encargada de dirigir Senangol hasta su despido con el nuevo Gobierno, Dos Santos transfirió al extranjero millones de dólares de fondos públicos

Foto: Isabel Dos Santos (Reuters)
Isabel Dos Santos (Reuters)

Isabel dos Santos, hija del expresidente de Angola José Eduardo dos Santos, ha sido formalmente acusada de mala gestión y malversación de fondos durante los 18 meses que presidió la petrolera estatal Sonangol, anunció la justicia angoleña.

"Isabel dos Santos es acusada de administración fraudulenta y malversación de fondos durante su mandato en Sonangol", informó el fiscal general Helder Pitta Gros, en una rueda de prensa celebrada a última hora de ayer en Luanda.

"Y, por lo tanto, se le acusa en primera instancia de los delitos de lavado de dinero, tráfico de influencias, gestión perjudicial (y) falsificación de documentos, entre otros delitos económicos", continuó Gros, según detallan este jueves medios locales.

El pasado 19 de enero, el Consorcio Internacional de Periodismo de Investigación (ICIJ), que integra varios medios, reveló -tras investigar más de 700.000 documentos de un dossier apodado "Luanda Leaks"- el entramado de sociedades pantalla, empresas en paraísos fiscales y favores políticos que hicieron de Dos Santos "la mujer más rica de África".

Desde que fuera, por decreto presidencial de su padre, la persona encargada de dirigir Senangol en junio de 2016, hasta su despido a finales de 2017 con el nuevo Gobierno de João Lourenço, Dos Santos transfirió al extranjero decenas de millones de dólares de fondos públicos con la ayuda de empresas occidentales.

"Si hay evidencia de que las inversiones (de Isabel dos Santos) se hicieron con dinero que salió del país ilegalmente, pediremos el bloqueo de sus cuentas repartidas por todo el mundo", añadió Gros, que para este caso penal solicitará el apoyo de países como España, Reino Unido y Portugal.

Un secreto a voces que ha sacudido en los últimos días los cimientos financieros de la antigua potencia colonial, Portugal, donde la multimillonaria está presente en compañías como Galp, el Banco Portugués de Inversiones (en el que se enfrentó con Caixabank, actual dueña) o la energética Efacec.

Por su parte Dos Santos, que reside en el extranjero y no ha vuelto a pisar Angola desde que en marzo de 2018 la Fiscalía General del Estado la urgiera a personarse, niega todas las acusaciones y dice ser víctima de una "persecución política".

La lucha contra la corrupción es una de las prioridades de la presidencia de João Lourenço, quien reemplazó en septiembre de 2017 a José Eduardo dos Santos, jefe de Estado con mano de hierro desde 1979 y durante casi 40 años. Desde entonces, el Gobierno angoleño ha cancelado contratos de Isabel dos Santos realizados de manera irregular con el Estado angoleño y valorados en más de 20.000 millones de dólares.

Mundo
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios